Tal como la celebramos en la actualidad, empieza a tomar forma hacia el fin del último deshielo, hace unos 10,000 años. Se calcula con el ciclo de la luna que “muere y renace” cada 28 días y se mueve en el ciclo solar que “nace” en Navidad. Son fiestas de nacer, morir y renacer.

Antes de los cultivos, cuando aún éramos cazadores y recolectores, celebrábamos el inicio del ciclo solar, su “nacimiento”, en el solsticio de invierno del hemisferio norte, alrededor del 21 de diciembre. Su celebración se remonta unos 70,000 años antes de Cristo, cuando la Pascua Florida era de la fertilidad de la naturaleza, por eso los huevos del conejo pascual, que no pone huevos pero es muy fértil. De allí eso de “reproducirse como conejos”.

La actual fiesta del renacer, la Semana Santa, empieza con los primeros cultivos hará 8,000 años y se da en la primera luna llena tras el equinoccio de primavera, también del norte. Marcó en ese tiempo el momento de sembrar la cebada, el primer cultivo humano cuya semilla tiene que enterrarse (“morir”) para rebrotar.

Su primera mención como celebración religiosa está en la Épica de Gilgamesh, la crónica de la creación de Sumeria, Babilonia y Asiria, donde era la fiesta de la pasión, muerte y resurrección de Marduk, un dios encarnado que moría y resucitaba en la hoy Semana Santa.

La fiesta de Marduk caía entre Adar y Nisanu, marzo y abril de nuestro calendario. Data de unos 6,000 años atrás y solía presentar un prototipo del Ankh egipcio, predecesor de la cruz de la resurrección.

Los egipcios convirtieron la fiesta de Marduk en la de la pasión, muerte y resurrección de Osiris, celebrada a partir de la quinta dinastía hará 5,000 años. Duraba tres días y culminaba el domingo de gloria de Semana Santa, el mismo en que Marduk volvía a la vida. Los hebreos recogieron la fiesta hará 3,500 años, tras el éxodo, y la llamaron Pesach.

Un himno ptolemaico, Las lamentaciones de Isis, esposa del sol, dice al terminar: “Levántate y anda, contempla tu forma de nuevo”.

Tras su resurrección Osiris se une a Isis y nueve meses después nace Horus, hijo de ambos. En el calendario festivo cristiano Jesús nace nueve meses después de la resurrección.

Jesús muere el viernes de Pesach del año 33 a las 3 de la tarde, hora del sacrificio ritual del cordero cuya sangre colocaron los judíos en sus puertas en Egipto para evitar la muerte de sus primogénitos, de allí viene la palabra ‘pascua’.

Pascua viene de Pas qua, latín para Cuando-Pasa (o por donde), la fiesta del pass over en inglés, la celebración judía de cuando el ángel del señor pasa sobre ellos.

La pasión de Jesús tiene lugar en la pascua judía, la celebración egipcia, la babilonia, la hoy pascua cristiana.

El calendario de nuestras religiones viene de una remota antigüedad siguiendo los mismos ciclos del sol y la luna que nos enmarcan desde el inicio de la humanidad.

¿Qué es lo que es? Es lo que fue.

¿Qué es lo que fue ? Es lo que será,

no hay nada nuevo bajo el sol.

¿He aquí que esto es nuevo?

Ya fue en los siglos que nos precedieron.

Eclesiastés 1:9-10

Salomón, 950 AC

Habremos cambiado, sí, pero menos de lo que creemos. Feliz fiesta de la resurrección. Bendiciones.

Periodista, escritor y filósofo peruano

https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/guillermo-descalzi/article143861264.html

No more articles