“Nuestros resultados sugieren que dejar de fumar se asocia con la disminución de los antojos de drogas y alcohol. (…) Sin embargo, las actividades de dejar de fumar no suelen incluirse en los programas de drogas y alcohol debido a las preocupaciones sobre la sobrecarga. La preocupación es que la adicción a las drogas y el alcohol ya es un desafío en sí mismo, como para tener que dejar de fumar al mismo tiempo. Nuestros resultados sugieren que esta perspectiva puede que tenga que ser modificada.” María Pagano

Una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Case Western Reserve, ha encontrado que los resultados del tratamiento de la adicción a drogas y alcohol en adolescentes, mejoraron cuando estos además dejaron de fumar. Los hallazgos tienen implicaciones importantes para el éxito en el tratamiento de la adicción, ya que hasta tres de cada cuatro personas con tales trastornos son fumadores (75%), una proporción significativamente mayor que la tasa nacional de tabaquismo de uno de cada cuatro estadounidenses (25%).

El estudio encontró que los adolescentes que dejaron de fumar tuvieron menores deseos de alcohol y drogas, realizando dentro del tratamiento las mismas actividades que sus compañeros que fumaron. Estos últimos fueron dados de alta con deseos significativamente más altos de alcohol y drogas, un factor que se sabe aumenta los riesgos de recaídas. Los resultados de la investigación se basan en las evaluaciones a lo largo de dos años de 195 jóvenes, de 14 a 18 años de edad, los cuales fueron referidos a un programa de tratamiento residencial de dos meses de duración. A su vez, subrayan importante el hecho de contar con parches de nicotina, para ser ofrecidos con regularidad a los adolescentes. De esta forma, estos parches puede reducir el malestar asociado a la abstinencia de nicotina, incrementando el número de personas que dejan con éxito de fumar, y ayudando a su vez a los tratamientos de adicción a las drogas y al alcohol.

Fuente: sciencedaily

No more articles