image20

Crece la pasión por la bicicleta en Medellín

Programa Encicla

El surgimiento de 10 colectivos de bicicletas, la apertura cada vez de más de tiendas de repuestos y de diseño de ciclas, la existencia de 28 kilómetros de ciclorruta en toda la ciudad, además del Sistema de Bicicletas Públicas de Encicla evidencia que el pedaleo está moda en la ciudad.

Para Jairo Mejía, integrante del colectivo Bici rolling, que además se dedica a restaurar y reciclar partes de bicicletas, todo esto es un buen principio. “Entre más colectivos, grupos y organizaciones en pro de las bicicletas haya, más ciclorrutas y carriles se comenzarán a habilitar”, dice Mejía.

Carlos Cadena Gaitán, vocero de Ciudad Verde, que promueve ciudades y regiones más sostenibles, dice que “estamos ofreciendo alternativas cómodas, seguras y modernas para que el ciudadano no se sienta obligado a comprarse su carro, o dos, para ganarle al pico y placa y encerrarse solo en él todos los días”.

Un ejemplo de movilidad en bicicleta es Joaquín Hincapié, investigador de la Universidad Nacional, quien vive en Laureles. Todas las mañanas sale de su casa en bicicleta y tarda 20 minutos en llegar a su lugar de trabajo.

“En bicicleta no tengo que soportar los trancones, llego rápido, hago ejercicio y no contamino el medio ambiente”, cuenta Hincapié.

Bob Facoly, integrante del colectivo Siclas, sostiene que la gente no debe esperar al Día sin Carro para tomar la iniciativa de salir a la calle en bicicleta. Es consciente, eso sí, de que no es fácil porque falta más infraestructura y respeto de los motorizados hacia los que se movilizan en bicicletas. Pero, agrega, “Hay que seguir intentándolo”.

Justamente, en el Día sin Carro del 2012 hubo registros positivos en los niveles de contaminación del aire. Se redujo en un 67 por ciento el ozono, de acuerdo con las mediciones en Ditares (Itagüi) y un 50 por ciento el Monóxido de Carbono, según la estación de control de aire de la Universidad Pontificia Bolivariana (Laureles).

Siclas nació hace dos años gracias a un grupo de amigos que salía en bicicleta a dar paseos largos por la ciudad. Con el tiempo, más personas se unieron, así que organizaron el colectivo, definieron rutas y salen a pedalear, por lo menos, una vez a la semana.

Hace cuatro años, afirma Facoly, solo se rodaba por eventos de empresas privadas y en las ciclovías de los domingos. Ahora, en cambio, hay iniciativas ciudadanas y hay más concientización. “Así podemos exigir a nuestros mandatarios que construyan ciclorrutas y parqueaderos para bicicletas, que pinten carriles y fomenten el respeto en las vías”, agrega.

UIazOKF

Con el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales de la Eafit, SiCLas trabaja en una propuesta para el Plan de Ordenamiento Territorial, buscando que haya mejores vías e infraestructura para ciclistas en la ciudad.

Además de Siclas, también están Ciclo City, La Naranja Mecánica, Paletera Club, Fixev Gear, la Fiesta de la Bici, Señoritas al Pedal, Bici rolling, Pedaleando Alma y Bellocicleta.

Los aficionados están explorando nuevos destinos y saliendo cada fin de semana por una ruta diferente. Entre ellas, los antiguos caminos de herradura, caso el que va de Medellín a San Jerónimo y Santa Fe de Antioquia. También el camino de Santa Elena.

“Salir a montar bici, sea en la ciudad o en el campo es un parche”, dice Viviana García, quien todos los miércoles va a los ciclopaseos de Siclas.

A estos van más de 5.000 personas. Bicis de colores, formas y tamaños diferentes, además de estilos retro o reencauches de las clásicas, se ven rodar, subir y bajar lomas por las comunas.

“Hay futuro para las bicicletas en la ciudad, cada vez somos más los que pedaleamos”, dice Facoly.

Lo cierto es que la bicicleta hace parte ya de una nueva tendencia, no solo porque permite transportase con mayor facilidad, sino también porque une a las personas y es, quien lo duda, una actividad saludable.

PAOLA MORALES ESCOBAR

Fuente: diarioadn.co/