Oscar Mulero dice: He visto a Steve Aoki poner una sesión pregrabada en el Festival de Benicàssim

El dj y productor de música electrónica Óscar Mulero amplía su radio de acción y presenta en Gijón ‘Biolive’, un espectáculo que ha realizado junto a los artistas audiovisuales Fium. Antes del estreno, Mulero ha contestado a Qué.es.

Óscar Mulero es el nombre propio de la música techno en España. Lleva casi veinticinco años incendiando pistas de baile desde la cabina en discotecas y clubes de medio mundo y en los últimos tiempos, lejos de acomodarse, está desarrollando una faceta de productor que parece alejarle del fragor de la batalla.

El sábado 5 de octubre, Mulero presenta en La Laboral de Gijón ‘Biolive’, un espectáculo firmado junto al colectivo audiovisual Fium al que aporta “música inédita, pensada, montada y representada” para esta actuación.

– ‘Biolive’ relaciona música electrónica, espacios de arte y producción audiovisual, ¿es una forma de salir del entorno habitual?

– En mi caso, sí. Es un intento de desmarcarme del circuito de baile ya que este espectáculo está muy lejos del espacio visceral de la pista.

– ¿Es también una manera de hacer que la música electrónica gane consideración?

– Es posible que se vea como algo más cultural por la gente que no está familiarizada y quizá lo legitima como algo distinto. Pero para quienes estamos dentro no es así.

– ¿Te has cansado de hacer bailar a la gente?

– No, ni mucho menos. Como dj siempre he tocado distintos palos y como productor también, aunque es cierto que esto es música electrónica más de escucha. Me gusta hacer otras cosas.

– ¿Madurez?

– Es más necesidad creativa, intentar explotar otros registros musicales. Sí puede ser también un punto de madurez pero es un paso lógico y natural. Todo lo que sea hacer cosas nuevas es interesante, me aporta motivación para continuar tras tantos años.

– Se suele citar a gente como Jeff Mills, Richie Hawtin, Ricardo Villalobos o Aphex Twin para explicar tu música.

– En ‘Biolive’ hay una clara influencia de Autechre y Aphex Twin, sí.

– Pero nunca se cita a mujeres, ¿es la electrónica un campo dominado por hombres o es que se valora poco lo que hacen ellas?

– En cuanto a producciones, es una inmensa mayoría de hombres los que trabajan. Como dj sí que hay alguna. Quizá les suscita menos interés que otros géneros como el pop, el indie o el rock, no sé cuál puede ser la razón.

– ¿Sientes un mayor reconocimiento fuera de España?

– Puede ser, por haber trabajado mucho en otros países, editar en sellos de allí, pinchar en clubes,…

– ¿Te consideras un pionero de la música electrónica española?

– No, ni muchísimo menos. Los primeros fueron Esplendor Geométrico, que tienen fans hasta en Japón. Hay mucha carrera antes de mi trabajo. Puede ser que como dj sí.

– La escena electrónica ha sufrido acusaciones de incitar al consumo de droga, interpretaciones entre la caricatura y la paranoia que se hicieron de la ‘ruta del bakalao’, y recientemente la criminalización por parte del ayuntamiento de Madrid. ¿A qué se deben estas reacciones?

– Al desconocimiento y a la falta de interés, básicamente. Hay que conocer y reconocer toda la parte cultural de los festivales que se organizan, el lado más artístico de infinidad de eventos relacionados con la electrónica, la cantidad de gente implicada,… Y eso no se valora. En cuanto a lo de la droga, no es algo exclusivo de la música electrónica: ese argumento también se ha empleado contra otros géneros musicales.

– Sin embargo, la de dj puede ser una profesión bien remunerada.

– Sí, según los casos, el cache de cada dj, el tipo de música que pincha,… Es paradójico que haya evolucionado así porque en un principio el pinchadiscos cumplía una labor más cultural, era el encargado de la difusión de la música en las emisoras de radio.

– ‘Black Propaganda’ (Propaganda Negra) es el título de tu último larga duración. ¿Es un posicionamiento sobre la desinformación en la que vivimos?

– Sí, tiene que ver con eso, con la cantidad de información que hay y lo fácil que es desinformar. Me interesa cómo se diferencian esos dos polos: el poder de internet como arma comunicativa y de qué manera se maneja. Y, especialmente, la importancia de esto de cara al futuro.

-Planteas una reflexión en un disco muy orientado al baile. ¿Cómo se puede intervenir políticamente desde la electrónica?

– Me gusta que cada disco largo tenga un concepto e intentar conjugarlo bien con el título de las canciones y el sonido general del álbum. Cualquier tipo de música es reivindicativa aunque con la electrónica quizá es más difícil por la falta de letras y porque es muy subjetiva. ‘Poder en la sombra’, el tema que hice para la Fundación Robo, es lo más directamente reivindicativo que he hecho. La idea era darle un sentido al título mediante el sonido.

– ¿Qué te parece esa iniciativa?

– Interesante. Para mí ha sido una oportunidad de mostrar que en la música electrónica no estamos contentos con lo que está pasando.

Fuente: que.es/

No more articles