El concepto audiovisual sobre los Futuros Artificiales nace en el año 2015 cuando se hace cada vez más notorio que la consciencia humana está siendo obnubilada por la tecnología y los medios virtuales, impidiendo su conexión espiritual con el contexto en el que habita y con los semejantes (Una tradición inculcada por las culturas primarias hace un par de milenios); entonces el resultado que queda es un presente antinatural y un mañana incierto gobernado por un sistema económico que privilegia el objeto por encima del sujeto, explotándole a este último sus capacidades físicas e intelectuales por lo que su trascendencia y misticismo quedan en un segundo plano debido a un sistema artificial que substrae del ser una gran cantidad de energía. Es justo ahí donde se percibe que la música y el conocimiento a través de sonidos inteligentes son elementos que perdurarán en el tiempo y facilitarán la complementariedad en la existencia.Para poder materializar esta idea era necesario profundizar en el sonido evolucionado que habita en el presente, es decir que la música atemporal sería la protagonista y por consiguiente al espectador no le sería fácil asimilarlo pero al momento de hacerlo su desconexión sería inminente. Así que Par Grindvik en la primera edición de los Futuros Artificiales como residente de la familia Medellinstyle y figura central de la meca de la cultura electrónica dio un testimonio poderoso que permitió el surfing mental y de manera inmediata Marcel Dettmann llevó la música al siguiente nivel en una noche extendida de noviembre y en la iglesia del baile ¡Aramáxima!, la decodificación de estos mensajes requerían tiempo para su comprensión y dos años después Shifted y Christian Wünsch convertirían a Mute en un espacio escabroso y abstracto para el baile frenético. Consecutivamente el algoritmo comenzó a ser cifrado y Claudio PRC aterrizó con su nodriza en Club1984 con el fin de mostrar un desbalance electrónico con matices trance hipnotizantes y un performance bastante sofisticado.

El sistema impidiendo que los individuos cuestionen lo establecido, rompería el circuito que los Zenker Brothers intentaban catalizar con atmosferas y patrones rítmicos bien ásperos; sin embargo hubo alguien que si lo consiguió ¡Y con creces! Anthony Linell aka Abdulla Rashim en un extended set transmitió el futuro con penumbras cristalizadas a las almas menos artificiales en un Club1984 envuelto en un ambiente nebuloso y frío pero con tonadas frescas y emocionantes. En esa misma línea Etapp Kyle escenificaría el último viaje hasta ahora hacia los futuros artificiales con un plasta de techno melódico y paisajes exploratorios de ciencia ficción que diseñaría la arquitectura de la música vanguardista.

Esta vez PRIS simbolizará los futuros artificiales con su techno distópico por hacer parte de un selecto grupo de la nueva generación del techno que está decidido a la materialización de experiencias sonoras extrasensoriales que se ubican del lado funcional de la música para contribuir a la trascendencia psíquica. Recuerda la cita este sábado en Xplicit Club al lado del corazón de la ciudad ¡Un encuentro diseñado para exaltar que la música es el único elemento artificial de la humanidad que trasciende con misticismo en el tiempo! adquiere las Boletas en el WhatsApp al 3004885656 o llegando antes de las 11:00 pm a sólo 25000 >> Mujeres Gratis sin importar la fila hasta las 11:00 pm.

Por: Daniel Tamayo Mendoza

No more articles