ACEPTAMOS BINANCE PAGA CON CRIPTO
Investigadores de Harvard trabajan en píldora de LSD para combatir la migraña

Investigadores de Harvard trabajan en píldora de LSD para combatir la migraña

BOL-148 es un medicamento, aún en etapa de prueba, que podría combatir eficazmente un raro tipo de migraña severa conocido como “migraña suicida”; esta pastilla esta basada en la estructura molecular del LSD.Investigadores de Harvard trabajan en píldora de LSD para combatir la migraña

“Es psicodélico, alucinógeno y, por supuesto, ilegal” así comienza la nota del Boston Channel, que habla sobre una reciente investigación por parte de científicos de la Universidad de Harvard y el Hospital McLean. Y esta frase de algún modo resume imagen que se ha intentado promover, durante las últimas cuatro décadas, en torno al LSD –tal vez agregando el termino “peligroso”–. Sin embargo, no puede dejar de celebrarse que tras muchos años de censura absoluta, al menos hoy se estén retomando estudios científicos con el fin de aprovechar esta polémica sustancia para el bien de la medicina.

Actualmente, personal de estas dos instituciones, se encuentra trabajando en una píldora que podría combatir un raro formato de dolores de cabeza, tan intenso que se conoce como “migrañas suicidas”, incluyendo como componente del remedio al LSD. Algunos describen a este tipo de migraña como el “pero dolor que alguien pueda sufrir”.

Hasta ahora, la mayoría de los medicamentos que se prescriben para tratar estos casos, no funcionan o tienen efectos secundarios altamente peligrosos. Y para hhacer frente al temible enemigo, algunos pacientes han recurrido, ilegalmente, al uso de LSD o de psilocibina, la sustancia psicoactiva que contienen los hongos alucinógenos. “Toman LSD o psilocibina durante diez o quince días, y el ciclo de dolor cesaría tempranamente y además el intervalo entre episodios se alargaría” afirma el Dr. John Halpern, del McLean Hospital.

El medicamento piloto se llama BOL-148, y básicamente se trata de un compuesto que resulta del LSD, solo que tras ser molecularmente editado, le retiran el componente que provoca alucinaciones. Y a pesar de que aún queda un largo camino para que el BOL-148 sea aprobado por la Federal Drug Agency de Estados Unidos, lo cierto es que ahora los pacientes que sufren “migrañas suicidas” tienen una esperanza de combatir su mal y, de forma complementaria, esta investigación podría favorecer la exploración científica de las sustancias psiocdélicas en pos del bienestar.