Quédate en casa , mira aquí todo lo último del Covid-19

FUTUROS ARTIFICIALES: Xenobots, forma de vida completamente nueva al servicio de la humanidad.

“Son minúsculos robots biológicos hechos a partir de células cardíacas y de la piel de una rana africana, un organismo vivo y programable.”

En la Universidad de Vermont en conjunto con la Universidad de Tufts, construyeron milimétricos “robots vivos”, ensamblados a partir de células de ranas que podrían servir para suministrar medicamentos, limpiar residuos tóxicos o recoger microplásticos en los océanos. Llamados xenobots en honor a la rana africana con garras (Xenopus laevis) de la que tomaron sus células madre. Las máquinas tienen menos de un milímetro (0,1 centímetros) de ancho, lo suficientemente pequeñas como para viajar dentro del cuerpo humano. Pueden caminar y nadar, sobrevivir durante semanas sin comida y trabajar juntas en grupos.

Servirían para detectar tumores, limpiar desechos radiactivos, recolectar microplásticos en los océanos, transportar medicamentos dentro de cuerpos humanos o incluso viajar a nuestras arterias para raspar la placa. Los xenobots pueden sobrevivir en ambientes acuosos sin nutrientes adicionales durante días o semanas, lo que los hace adecuados para la administración interna de medicamentos.

Las células embrionarias se combinan con células contráctiles extraídas de progenitores cardiacos. Se ponen juntas en un cultivo tridimensional, y algunas de ellas empiezan a moverse solas. Los investigadores estadounidenses comenzaron usando un algoritmo evolutivo, aquellos basados en los postulados de la evolución biológica para crear miles de posibles diseños para estas nuevas formas de vida. Lo consiguieron gracias al superordenador Deep Green. Las células fueron cortadas y unidas otra vez bajo el microscopio copiando los modelos conseguidos en el supercomputador, luego fueron ensambladas en “formas corporales nunca antes vistas” en la naturaleza, las células comenzaron a trabajar juntas: por ejemplo, las células de la piel se unieron para formar una estructura, mientras que las células del músculo cardíaco pulsante permitieron que el robot se moviera por sí solo. Los Xenobots incluso tienen capacidades de autocuración.

Fuente: Cultura Filosófica