El acercamiento científico sobre la personalidad y los gustos musicales ha llevado a un interesante trabajo sobre personalidad y música, desarrollado por Samuel Gosling y Peter Rentfrow de la Universidad de Texas, quienes han creado cuatro categorías en las que creen poder agrupar el infinito universo musical (lo cual puede ser muy complicado). Haciendo esto, dicen haber descubierto que las personas que gustan de uno de estos géneros tienen rasgos de personalidad realmente parecidos. La mayoría de la gente utiliza la música como una forma para regular sus emociones. Esto quiere decir que las elecciones musicales pueden ser vistas como un reflejo de la personalidad.

  • Fans de jazz, música clásica, blues y ambient: Los fans de la música compleja muestran regularmente altos niveles de apertura a nuevas experiencias, buenas habilidades verbales y estabilidad emocional. También tienden a ser tolerantes y con ideas liberales, tienen alta autoestima, son creativos y amables.
  • Fans de country, soundtracks, pop y música religiosa: Quienes son conservadores políticamente tienden a seguir al rebaño y escuchar música convencional. Usualmente son extrovertidos, agradables y concienzudos. Se perciben a sí mismos como físicamente atractivos, como las estrellas pop a las que idolatran. Este tipo de personas son poco estables emocionalmente y menos desarrollados en cuanto a sus habilidades verbales.
  • Fans de rock, música alternativa, y metal: Aquellos que disfrutan de la música intensa y rebelde tienden a ser impulsivos, introvertidos, duros y tienen un deseo de dominar sus contextos. Estos fans son atléticos, amables con sus pares y creen ser muy inteligentes.
  • Fans de hip-hop, soul, funk, techno y house: Los amantes de la música rítmica y energética son extrovertidos, liberales, atléticos y atractivos, además de que tienden a dar poca importancia a las fallas de otros. Aunque hay excepciones, sobre todo entre los fans del hip-hop.

Fuente: pijamasurf

No more articles