Cuarentechna: Entérate de todo sobre el Covid-19 aquí

Dormir mejor = vivir más

¿Sabías que inviertes un tercio de tu vida en dormir, que si duermes bien vives mejor, y que no importan las horas que duermas sino que sea un sueño reparador? Lograrlo así:

Clave 1:
Duerme en una habitación bien ventilada, evita ruidos o luz en exceso, en general elimina todos los elementos del ambiente que te molesten para conciliar el sueño. Cena dos horas antes de ir a la cama. Importante no acostarse con hambre, ni después de una comida muy pesada o copiosa. Consume menos café, alcohol, té, refrescos, tabaco y cacao que son alterantes.


Clave 2:

Respirar tranquiliza tu cabeza. Mantener una respiración lenta y profunda, sentada en un sofá o en la cama, es un buen recurso para atemperar una mente hirviente y neutralizar la agitación de ideas, que impiden dormir. Haz cuarenta respiraciones, contándolas mentalmente, inhalando y exhalando el aire por la nariz, aflojando el abdomen y dejándolo que salga hacia fuera, como respiran los bebés.

Clave 3:
Evita el sedentarismo, altera el sueño. No sólo hay que acostarse cansado emocionalmente, debido al ajetreo del día, sino que también nuestro cuerpo debe desear el descanso. Para ello conviene hacer ejercicio aeróbico (bicicleta, carrera) unas horas antes de dormir, pero nunca poco antes. El sexo también es un buen inductor del sueño.

Clave 4:
Cuidado con los últimos pensamientos del día. Hay que irse a la cama libre de preocupaciones, miedos, tensiones y de aquellos pensamientos negativos que influyen en la calidad del sueño y lo agitan. Acuéstate con una actitud más higiénica, abierta y de confianza, en vez de ver la televisión, es preferible escuchar una música suave o buscar una lectura serena y enriquecedora.