Un grupo internacional de investigadores ha logrado las primeras imágenes en alta resolución de un barco hundido bajo las aguas del mar Báltico, que fue localizado en 2009 y que se encuentra en un excelente estado de conservación.

Durante una exploración realizada con sonar por la Administración Marítima Sueca (SMA) en aguas del mar Báltico, en 2009, los investigadores localizaron lo que parecían los restos de un navío. Ahora, diez años después de su localización, y utilizando tecnología robótica, un grupo internacional de investigadores, entre los que se cuenta el Centro de Arqueología Marítima de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, y el Instituto de Arqueología Marítima de la Universidad sueca de Södertörn, han logrado determinar el lugar exacto del naufragio y se han conseguido las primeras imágenes de este navío desconocido.

Un barco desconocido y bien conservado

Las investigaciones sugieren que el barco hundido podría datarse entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI, por lo que sería un poco anterior al Mars, un buque de guerra sueco que se hundió tras una explosión en 1564 y que fue descubierto en 2011. Los arqueólogos han destacado la gran importancia de este hallazgo puesto que es muy raro encontrar una nave de esta antigüedad en unas condiciones de conservación tan extraordinarias. Las imágenes del pecio que yace en el fondo marino muestran que éste mantiene la estructura del casco intacta, desde la quilla hasta la cubierta superior. Incluso se ha comprobado que los mástiles y algunos elementos del aparejo se mantienen en su sitio, y son claramente visibles el bauprés (un palo grueso situado en la proa), la popa decorada, el cabrestante de madera y la bomba de achique. Asimismo las imágenes revelan unas pistolas giratorias en la cubierta. Otro elemento que se ha conservado perfectamente y que resulta visible en las imágenes es, según explica el arqueólogo marino Rodrigo Pacheco-Ruiz, investigador del proyecto, un bote salvavidas, que se usaría para transportar a la tripulación a tierra, apoyado contra el mástil principal.

Un agua con características especiales

Bajo las frías y salobres aguas del mar Báltico, los investigadores han descubierto durante los últimos años 65 restos de barcos hundidos, perfectamente conservados, de distintas épocas, algunos de ellos a profundidades de más de dos mil metros: navíos romanos, griegos, bizantinos, otomanos…, la mayoría de ellos anónimos, pero también algunos famosos como el Vasa, un barco de guerra que era la joya de la marina de guerra sueca en el siglo XVII y que se hundió en su viaje inaugural, el 10 de agosto de 1628 (rescatado en abril de 1961, el Vasa se expone en un museo en la isla de Djurgarden, en Estocolmo), o como el Mars, anteriormente mencionado.

Son precisamente las características del agua del mar Báltico las que permiten que los barcos se conserven perfectamente durante siglos. La baja salinidad, la poca oxigenación y sobre todo la ausencia de un molusco que devora la madera contribuyen a su preservación, lo que proporciona un gran tesoro de información arqueológica a los investigadores.

Fuente: NatGeo Español

No more articles