SOMOS 5000 EN TELEGRAM INGRESA AQUÍ
🌏︎ FOR INTERNATIONAL BUYS CLICK HERE ✈
image (2)

La ONU aprobó un plan para verter el agua residual de la central nuclear de Fukushima al océano

Las autoridades japonesas iniciarán en agosto un plan para verter al océano Pacífico el agua radiactiva tratada procedente de la central nuclear de Fukushima.

Tras años de análisis y protestas, la polémica medida ha recibido el permiso de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para poder llevarla a cabo.

De acuerdo con el gobierno japonés, el plan es necesario porque “no hay otras opciones” para almacenar el material radioactivo.

De esta forma, se estima que hay más de 1.3 millones de toneladas métricas de aguas residuales del desastre nuclear de Fukushima, el cual se registró por el devastador terremoto y tsunami que azotaron al país en 2011.

[instagram feed="88825"]

La eliminación del material sigue siendo un tema de preocupación en Japón y los países vecinos, especialmente entre las comunidades pesqueras que creen que este vertimiento podría afectar la vida marina de la región.

Las autoridades de China, que ya habían calificado el plan de “extremadamente irresponsable” en 2021, mantuvieron su postura y pidieron la suspensión del vertido.

Por su parte, el gobierno de Japón y la Agencia Internacional de la Energía Atómica han argumentado que el vertimiento es seguro y el método que se va a utilizar ha sido revisado varias veces por expertos y científicos.

El agua contaminada será tratada para filtrar la mayoría de los elementos peligrosos, a excepción del tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno que difícilmente puede separarse del agua.

Tras este proceso, el material se diluirá en agua limpia para mantener la concentración de tritio por debajo de los niveles aprobados internacionalmente y, por último, se verterá lentamente al mar. Los expertos calculan que todo el proceso de eliminación tardará entre 30 y 40 años en completarse.