Share on Facebook
Share on Twitter
+

La gasolina en Colombia es una de las más caras del mundo, pero es posible reducir los precios y hacer un uso más racional de los recursos. Análisis riguroso de los costos actuales y de las alternativas al alcance del gobierno.

oscar vanegasa precio gasolina carretera lalinea

Los colombianos financian a ECOPETROL

Durante la década de 1976-1985 Colombia tuvo que importar petróleo; esto produjo grandes pérdidas a ECOPETROL que fueron cubiertas por los cafeteros.

Años después, desde que se adoptó la actual fórmula para fijar el precio de los combustibles, todos los colombianos financiamos a ECOPETROL a través de los altos precios de los combustibles.

El precio promedio del galón de gasolina corriente en Colombia es similar al promedio mundial (4,50 dólares por galón). De este precio global

· el productor (ECOPETROL) se lleva el 57,4 por ciento,

· el Estado a través de impuestos el 27.9 por ciento,

· los comercializadores mayoristas y minoristas el 9,1 por ciento,

· el transportador el 4,5 por ciento y

· la vaporación y marcación el 1, 1 por ciento.

En cambio en el mundo, los refinadores (privados) se llevan en promedio el 30 por ciento y los Estados el 60 por ciento[1].

El presidente de ECOPETROL y el entrante ministro de Minas afirman que si se rebaja el precio de la gasolina se quiebra la empresa. Pero resulta que si no se bajan los precios de los combustibles, se quiebra el país; con sus niveles actuales no se puede competir en los TLC.

¿Cuánto cuesta un galón de gasolina?

Colombia produce un millón treinta mil barriles de petróleo por día. De estos, 370 mil los produce ECOPETROL directamente; 142 mil los producen las empresas privadas que tienen contrato con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y 518 mil se producen mediante los antiguos contratos de asociación[2].

¿Cuánto le cuesta un galón de gasolina a Ecopetrol?

· Como la carga de las refinerías es 290 mil barriles diarios, el 58 por ciento de la materia prima corresponde a crudo de regalías, a un costo promedio de 29,30 dólares por barril (según información de ECOPETROL). El otro 42 por ciento corresponde a crudo de ECOPETROL (producción directa), crudo del Estado recibido como participación de los contratos de Asociación o contratos con la ANH, y crudo comprado a las compañías privadas. Ese crudo se compra a precio de referencia internacional (WTI). Según ECOPETROL, este año el petróleo le ha salido a un costo de 98,50 dólares por barril, incluido el transporte hasta refinería.

Así las cosas, a ECOPETROL le cuesta 58,36 dólares el barril de materia prima (29,30 x 0,58 + 98,50 x 0,42). Si el costo de refinación de un barril es 8,87 dólares  (según ECOPETROL), el costo del barril de combustible para ECOPETROL es de 67,23 dólares: a 1,60 dólares el galón, esto es, a 3.064 pesos (suponiendo una tasa de cambio de 1.915 pesos por dólar).

¿Cuánto debería costar el galón de gasolina?

Si consideramos un margen de utilidad para el refinador del 10 por ciento (promedio mundial), el costo del galón de combustible que sale de refinería sería 1,76 dólares. Eso es: 3.370 pesos el galón.

Como podemos ver, tomando un precio por galón de gasolina de 8.500 pesos, ECOPETROL y los destiladores de alcohol carburante se llevan 4.880 (el 57,4 por ciento). O sea que se están tomando 1.510 pesos por galón como ingreso de más. Teniendo en cuenta que sobre el ingreso al productor o refinador se cobran el IVA, el impuesto global, la sobretasa, los márgenes para el mayorista y minorista, continuidad de abastecimiento, transporte y las pérdidas por vaporación, el precio justo debería ser: 6.750 pesos por galón.

Costos de producción excesivos

ECOPETROL tiene los más altos costos de producción y refinación de petróleo de América Latina y esto contribuye a elevar los precios de la gasolina.

Mientras que en Colombia el barril llega a refinería a un costo promedio de 29,30 dólares, en Bolivia llega a 16,13; en Brasil a 25,6 (producción offshore); en Ecuador a 17; en Perú a 12; en Venezuela a 16,12; y en Argentina a 14.

La razón de los altos costos para ECOPETROL y las demás empresas operadoras es la tercerización en los procesos productivos, pues prácticamente las empresas operadoras ya no cumplen ese papel sino que contratan y subcontratan, generando así muchos costos de intermediación.

El costo de refinación de ECOPETROL duplica el costo promedio para refinerías de idéntica tecnología, lo cual se debe a múltiples factores:

· La eficiencia de muchas unidades de producción es muy baja (como las de producción de ciclohexano y la de polietileno, por ejemplo).

· Hay sobrecostos en los contratos con terceros para el mejoramiento de procedimientos y excelencia operacional.

· Se construyen obras que luego se eliminan o no se utilizan (como los llamados “dolphins” del muelle de carga y descarga).

· Se invierte en proyectos que no cierran financieramente (como la ampliación de las plantas de polietileno, parafinas y aromáticos).

· Hay incumplimiento en los días de parada planeados (generalmente duran el doble), y retrasos enormes en la ejecución de muchos proyectos (como la eliminación del Área de Tratamiento Biológico –ATB-, indispensable para el proyecto de modernización de la refinería).

Son muchas las anomalías que finalmente producen sobrecostos de miles de millones de dólares, que los colombianos deben compensar pagando altos precios en los combustibles. Lo anterior se observa:

· En el proyecto de expansión de la refinería de Cartagena, el cual tiene un atraso del 30 por ciento y tendrá un sobrecosto de más del 50 por ciento (costará más de 6.000 millones de dólares).

· O en el proyecto de modernización de la refinería de Barrancabermeja, que se presentó por un valor de 3.386 millones de dólares, y sin embargo, la compañía Foster Wheeler le advirtió a ECOPETROL que el proyecto costaría entre 4.500 y 5.000 millones de dólares, y que terminaría en el año 2017.

Las deficiencias en la administración y la mala planeación le están causando un detrimento patrimonial a la Nación por sobrecostos que superará los 4 mil millones de dólares, sin incluir el lucro cesante que resulta del retraso de las obras, costos estos que acabaremos  pagando todos los colombianos a punta de combustibles carísimos.

Puede ser más barata

La gasolina puede bajar de precio si se legaliza la participación del Estado en la producción de crudo de los campos que están bajo contrato de asociación y si esta se destina a producir   combustibles de consumo interno, bajo los parámetros establecidos en la legislación vigente. Esta participación oscila alrededor de los 180 mil barriles diarios, los cuales recibe ECOPETROL e incluye en su contabilidad como si fueran suyos.

Lo indicado es aplicar el costo de producción y no el costo de oportunidad, esto es:  29,30 dólares el barril De esta forma, el 100 por ciento de la carga de las refinerías tendría un costo por materias primas de 29,3o dólares el barril. Al sumar el costo de refinación y el margen de utilidad del refinador, el ingreso para el productor sería de 42 dólares por barril, o sea 1 dólar por galón.

Sin sacrificar la carga impositiva, los costos de transporte ni los márgenes del mayorista y minorista, el precio de comercialización final podría ser de 5.392 pesos el galón.

Acabar con las prebendas y bajar los precios

Es posible bajar el precio de la gasolina si bajan los costos de producción y refinación del crudo, para lo cual debe reducirse la tercerización, optimizar los procesos, disminuir la corrupción dentro de ECOPETROL e imponer un bono a las petroleras, como el bono de guerra que existió en las décadas de 1980-1990.

También se deben eliminar las prebendas otorgadas a las compañías petroleras durante los gobiernos de Andrés Pastrana y Álvaro Uribe; cuya lista es larga:

· Disminución de las regalías del 20 al 8 por ciento en promedio (artículo 16 de la Ley 756 de 2002).

· Descuento del 25 por ciento en las regalías cuando el crudo tiene menos de 15 grados API, 20 por ciento cuando es gas continental y 40 por ciento cuando es gas costa afuera. (Parágrafos 1 y 10 del Artículo 16 de la Ley 756 de 2002)

· Aumento de su participación en la producción (después de regalías) del 50 al 70 por ciento (reforma de 1999) o hasta al 100 por ciento en los contratos asignados por la ANH desde 2004.

· Descuento antes de impuestos de lo que pagan por regalías.

· Eliminación del impuesto de remesa.

· Deducciones tributarias del 40 o 30 por ciento de las inversiones en activos fijos, y eliminación del IVA por la maquinaria importada.

En honor a la justicia y como aporte de las petroleras al desarrollo económico y social de país, las prebendas deberían eliminarse, pues las condiciones por las cuales se otorgaron ya no existen:

· Cuando fueron establecidas las prebendas el precio del petróleo era inferior a 20 dólares el barril, mientras que hoy está por encima de 100 dólares y esa bonanza se la están ganando ellas, no el Estado ni los colombianos.

· Antes el petróleo era un recurso abundante y existía sobreoferta internacional, hoy es un recurso escaso y valioso.

· Antes nuestra producción estaba en descenso con amenaza de importación, hoy está en ascenso y pertenecemos al club del millón de barriles diarios.

· Antes el crudo pesado no era comercial y se vendía a menos de la mitad del WTI, hoy lo venden por encima del WTI y representa el 55 por ciento de la producción nacional.

Los recursos que se obtengan con la eliminación de algunas de estas prebendas y con el bono deberían ir a sostener el fondo de estabilización del precio de los combustibles.

Fuente: razonpublica.com/

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles