Antes de leer ésto tengan en cuenta porfavor que una cosa es EUROpa, NorteAMERICA y ……nosotros los Suramericanos donde hace algunos años el legado de la música electrónica en la mafia y sus guerras de precios excéntricos y exhorbitantes, le dañaron la cabeza a más de un MANAGER – DJ – AGENCIA, dejandole el legado de los precios altos muchas veces imposibles de librar a los PROMOTORES – PÚBLICO de las nuevas generaciones, CULTURA que muchas veces ha hecho que los artistas dejen de venir a el país por el simple hecho que no les están pagando lo que se les pagaba “ANTES” o bien en “LA ZONA”, donde muchas veces en otros paises electrónicos en desarrollo está pasando el mismo fenómeno. No sobra decir que 1000 pesos colombianos es la mitad de 1 DOLAR GRINGO y casi un tercio de un EURO.

Corría el año 2006 cuando un emergente dj parisino de 39 años y de nombre David Pierre Guetta sacó brillo a su maleta en Pachá La Pineda, la macrodiscoteca de referencia de la Costa Daurada, con un caché que rondaba los 6.000 euros. El pasado viernes, con cinco años más encima y convertido en el rey Midas de la producción musical, Guetta aterrizó procedente de Ibiza en su jet privado en el aeropuerto de Reus con un séquito de 25 personas y se alojó en el lujoso Gran Palas -cinco estrellas superior- antes de llevarse cerca de 120.000 euros por una sesión de dos horas y media. Eso, a precio de “amigo”, en consideración hacia quienes apostaron por él cuando todavía no era el Dios del star system de la música electrónica. Las malas lenguas aseguran que en Los Monegros ha cobrado más de 200.000 euros y que su contrato como residente en Pachá Ibiza le garantiza la recaudación de los jueves. Los números son fáciles de hacer: multipliquen más de 5.000 personas a 70 euros la entrada.

“Con él tengo una relación más bien profesional desde hace años; nos conocemos, pero por ejemplo con Dj Tiesto (otro gurú de los platos) tengo buena amistad y siempre cenamos juntos”, explica Jesús Solà Folch, dueño del imperio B-Free Group, con 400 empleados en temporada alta y una facturación anual que ronda los 25 millones de euros en templos nocturnos como Shoko Barcelona, Soldenit Reus, La Cage Salou o Wonder Lleida, además de la citada Pachá La Pineda. “¿Qué vi en Guetta? No puedo presumir de olfato… simplemente me gustó mucho su sesión y fui repitiendo; los números iban cada año mejor hasta llegar al monstruo que es hoy en día”, relata.

Durante diez días, los mejores dj’s del mundo como Tiesto -percibe la módica cantidad de 45.000 euros- o Axwell van a pasar por La Pineda, pero Guetta pertenece a otra galaxia. “En un símil futbolístico, es como Messi o CR9, o en el tenis Nadal, Federer y Djokovic… están ellos y los demás; Tiesto o Armin Van Buuren crean expectación, pero con Guetta nos ha llamado gente de toda Europa y hay quién se organiza las vacaciones en función de su calendario”, reflexiona Yoyo Hernáiz, ejecutivo de B-Free, un grupo empresarial que se la juega en una apuesta musical de más de medio millón de euros en una semana. “Jesús es así, pura intuición y sentimiento; claro que busca ganar dinero, pero te aseguro que lo que le llena es que la gente se divierta”, añade.

La pregunta es obvia: ¿Es factible rentabilizar esos cachés tan disparatados? “Sí, lo difícil es traerlos; si no fuera porque nos conocemos hace años, ni siquiera estudiaría nuestra propuesta”, responde sin vacilación Jesús Solà. “Son valores bastante seguros y Guetta es el mayor activo de todos, de hecho a mí me hubiera gustado tenerlo dos noches, pero ha sido imposible por su agenda”. Los números, al menos sobre el papel, también son relativamente sencillos. Unas 4.000 personas con entradas a 45 euros, más las consumiciones y espacios VIP (entre 800 y 1.000 euros la mesa para cuatro personas con botella incluida)… para “gente adinerada -comenta Yoyo-, sobre todo rusos y profesionales de Tarragona, de cierta edad, que se dan un capricho y no quieren aglomeraciones”. Con estos parámetros, no sería desmesurado calcular una recaudación superior a los 400.000 euros en una sola noche.

Por tanto, no es de extrañar que el fenómeno Guetta sea reclamado en las discotecas de todo el mundo. Quien sienta curiosidad puede alucinar con el itinerario de viajes en su web oficial. “Él tiene su status y ya no se mueve estrictamente por dinero, que le sobra, sino por el prestigio de los clubes o por la importancia de los macrofestivales; recientemente ha rechazado una sesión para una conocida marca de refrescos que le ofrecía 350.000 euros”.

Via: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/08/07/barcelona/1312709703.html

No more articles