Las descargas de aplicaciones móviles van ha pasar de 7.000 millones en 2009 a 50.000 millones en 2012, si cree que tan solo es necesario ponerle un precio y ver cómo se vuelve un éxito prepárese para una desagradable sorpresa.

Finalmente decidió que su negocio necesita una aplicación móvil. El diseño está listo, los especialistas técnicos lo han aprobado, es una belleza.
Falta un pequeño pero muy importante detalle: cómo hacer que genere dinero.

Los ingresos asociados crecerán de US$4.100 millones a US$17.500 millones.
Pero a pesar de que el 80% de los números de 2009 corresponden a aplicaciones pagas, en 2012 se espera que esa cifra caiga a la mitad.

El resto será una mezcla de publicidad, bienes virtuales (cosas compradas dentro del programa, como herramientas en videojuegos sociales como Farmville), y otros modelos para generar rédito.

A veces regalar una aplicación puede significar mayores ingresos futuros.

Para algunas zonas de Medio Oriente y del norte de África 2011 ha sido un año turbulento.
A las redes sociales se les ha dado el crédito de actor protagónico en los movimientos de la Primavera Árabe; en la plaza Tahrir de El Cairo, Egipto, los activistas transmitían video en vivo con sus teléfonos inteligentes a sitios web, blogs y Facebook, utilizando un servicio llamado Bambuster.

El presidente de esa compañía, Hans Eriksson, está orgulloso.

“Los manifestantes mostraron las imágenes de lo que estaba sucediendo al mundo, algo que los medios tradicionales no podían hacer, especialmente hacia el final, cuando los periodistas fueron metidos en hoteles y debían transmitir desde los balcones”, dijo.
“La gente estaba transmitiendo lo que veía y sentía desde la plaza. Hubo algunos momentos verdaderamente sorprendentes”.

Su aplicación está disponible en forma gratuita para todas las plataformas.
“En el mundo digital, quitando el comercio electrónico y los videojuegos, todo consiste en generar volumen para capitalizar más tarde”, dijo Eriksson.

El plan de Bambuser es hacer dinero como YouTube, con publicidad. En este momento muestra avisos alrededor de los videos.

La otra fuente de ingresos es una versión de alta gama, orientada a empresas.
Los niveles de exposición que alcanzó el producto gracias a los sucesos de Egipto se tradujeron en un gran interés por parte de medios y cadenas de televisión.

No more articles