SOMOS 3000 EN TELEGRAM INGRESA AQUÍ
No envejeceremos, seremos inmunes al dolor y al cáncer como este animal

No envejeceremos, seremos inmunes al dolor y al cáncer como este animal

Las ratas topo desnudas, unos pequeños roedores arrugados y lampiños, como si se tratara del gato esfinge, además de conservar unos largos y afilados dientes delanteros que acaban complementando su curiosa apariencia, que seguro lo hacen unos de los menos atractivos del reino animal. Pero a pesar de la ausencia de belleza en estas especies, conservan otros factores en su ser que acaban llamando la atención en gran medida, convirtiéndose en unos de los animales más extraordinarios y llamativos por investigadores, biólogos y científicos en todo el mundo. 

En el ADN de las extrañas criaturas ayudaría a encontrar la cura de varias enfermedades crónicas como el cáncer. 

Las ratas topo desnudas son pequeños roedores subterráneos que habitan principalmente en Etiopía, Kenia y Somalia, en África, cuya característica principal es su extraño aspecto. Estos mamíferos tienen una esperanza de vida de entre 29 y 30 años, siendo inmunes a todo tipo de enfermedades crónicas como la diabetes y el cáncer, incluso no sienten dolor y nunca envejecen. Para muchos científicos esta criatura resulta fascinante, pues aseguran que puede ser la clave para comprender distintos flagelos en los seres humanos que no tienen explicación, como el cáncer y el envejecimiento. 

No envejeceremos, seremos inmunes al dolor y al cáncer como este animal

Estos animales se han convertido en unos de los principales como punto de referencia para la investigación médica, siendo uno de los factores que da pie a sus poderosas características de salud el que sean una especie con poco acceso al oxígeno al ser una especie subterránea. Un ratón normal podría vivir máximo dos años, mientras que su prima lejana, la rata topo desnuda llegaría con tranquilidad a los 30 sin mostrar ningún tipo de envejecimiento o deterioro, incluso podemos hacer la comparación con nuestro contexto, siendo un claro ejemplo como si los humanos tuviéramos un primo con la capacidad de vivir alrededor de 450 años. Sumado a esto, no se puede determinar la edad de estos animales, pues como se mencionó anteriormente, es imposible encontrar rasgos de deterioro físico, no hay cambios significativos en la función cardíaca, la composición corporal, la calidad ósea o el metabolismo, en resumen, todo un misterio. 

FUENTE: caracol.com.co