Hablar cualitativamente de glamour, obscuridad, contundencia, dinamismo, melodía, etc., dentro del ámbito techno, es referirse por antonomasia a Magdalena. Esta DJ de la escena local, lleva varios años dejando una gran huella con su música en varios lugares del mundo. En pocas palabras, Magdalena nos ha expresado el mundo y sus avatares con irreverencia, reflexión y estados alterados de conciencia e insubordinaciónn a través de sus producciones y performance, consolidándose como una de las exponentes del género en Medellín con mayor proyección internacional.

Ella, quien tiene un nuevo lanzamiento llamado Memorias, que saldrá en AL3 MOVEMENT el 30 de abril, está compuesto por los tracks We Well Meet Again” & “DAN”, pistas que hacen apología a su título, debido al ambiente que recrea su sonoridad cargada de melodías sofisticadas con un leve aire de nostalgia, el cual inteligentemente se equilibra mediante unos beats contundentes complementados con secuencias que tocan sutilmente tonalidades características de Detroit más algunas texturas ácidas y cierta tendencia progresiva muy sobria. Además, su nuevo trabajo cuenta con dos remixes liderados por AL3XANDRIA y Matheo Vélez.

 

¿Quién es Magdalena?

Magdalena, es una mujer de 36 años, amante de la música, de la ciencia ficción, de ver películas, que le gusta cantar, hacer origami y es aprendiz de joyería. Una persona más bien calmada e introvertida. Camaleónica, me aburre la monotonía. Me agobia ser el centro de atención y las fotos en las fiestas. Hace poco me di cuenta de esto. Prefiero que la atención se centre en la música, en lo que toco y en cómo toco.

Antes de empezar como DJ, ¿cuáles fueron sus mayores referentes musicales diferentes a la música electrónica?

La verdad, me di cuenta con el tiempo que llevaba escuchando música electrónica desde muy pequeña, escuchaba mucho cosas como Two unlimited, Real MC coy, Ace of base, Technotronic… toda esta ola noventera de la música de pista.

Y dentro de la electrónica, ¿qué influencias la empezaron a conducir hasta llegar a ser lo que es hoy en día?

No tuve influencias musicales electrónicas conscientes, pero con el tiempo mi sonido se ha ido hacia lo que solía y suelo escuchar, como el punk, el industrial, el hardcore y cosas así. Estoy en un punto en el que logré fusionar mi pasado y mi presente musical, en el que volví a perder el miedo de ser intrépida y arriesgarme a jugar y experimentar en un set. Igual, cuando comencé en esto de los raves , las fiestas, el ser DJ, etc, los artistas que más me influenciaron fueron Richie Hawtin, Sven Väth, Sasha, Satoshi Tomiie, Timo Maas, James Holden, entre otros artistas, que así hayan mutado mucho en su sonido, hacían sets que iban de un lado a otro, mezclando diferentes géneros, sonidos, melodías, cosas que considero realmente importantes al momento de ser “DJ”, el que juega con los discos.

No tengo un método para componer, es más, mis periodos más vacíos de creatividad han sido esos en los que trato de estandarizar el proceso creativo, así que prefiero volver a explotar, a vomitar canciones, como lo llamo yo.

¿En qué piensa Magdalena a la hora de crear, es decir, en qué elementos de la cotidianidad se fija para producir música?

Creo que todo lo que creo está influenciado casi en un 100% por la cotidianidad. Cuando creo algo casi siempre es por una extraña necesidad de expresar o contar algo que vi, que viví, que me contaron o que está sucediendo. No tengo un método para componer, es más, mis periodos más vacíos de creatividad han sido esos en los que trato de estandarizar el proceso creativo, así que prefiero volver a explotar, a vomitar canciones como lo llamo yo.

Soy una esponja de energías, de sentimientos, de sucesos. Me cuesta mucho no observar el entorno y no afectarme por él, cosa que lleva a dos extremos, uno el de, como te dije antes, explotar, vomitar canciones y, el otro, que es el más preocupante, el de la frustración y creer que nunca haré nada bueno de nuevo.

Mirando alguna de la información que hay sobre Magdalena en las redes sociales, se encuentra cierta afinidad tuya por las novelas distópicas (1984, Un mundo feliz, Fahrenheit 451, entre otras), entonces, pensando en su proyecto de Desobediencia Civil, y hablando de lo subversivo en el buen sentido del concepto, ¿qué tanto se puede encontrar este elemento dentro de sus producciones musicales y de qué manera?

1984 es una gran influencia en todo esto de la “Desobediencia Civil”. Varios flyers se hicieron con imágenes de la película, creo que en la producción en la que más se siente esto es en el track “Aggressiva”, que está en el vinilo de Desobediencia Civil (Broken Mind Recordings), igual consciente o inconsciente, algo de esto se filtra siempre en todo lo que hago, sobretodo si el beat es más quebrado y agresivo o si utilizo vocales.

[…] Hablamos de cómo todavía copiamos el sonido de afuera, sin darnos cuenta de todo lo que sucede en nuestro entorno y que cuando comencemos a inspirarnos en nuestra historia -que por cierto es bien fuerte y bien particular-, tendremos un sonido propio y puede llegar a ser una cosa magnifica y muy poderosa, al igual que sucede con géneros como el hip hop, el punk y el metal hecho en Colombia.

En este último EP producido para AL3 MOVEMENT, y a la hora de describirlo –independientemente de quien lo haga- podemos encontrar muchas sensaciones e interpretaciones. Ahora bien, una de estas percepciones y en el sentido de la subversión, se perciben dos muy buenos tracks que inician con calma y enmarcados en una melodía profunda, hasta llegar a un punto de fuga y dinámica –que nos libera de un status quo y nos invita a la reacción, el baile- que seguramente romperá la pista. ¿Desde los sentidos sociales de la música y por supuesto lo sonoro, cómo describes este EP?

Cuando nació la Desobediencia Civil, en el flyer decía: “Porque queremos bailar”. En este EP quiero eso: hacer bailar con unos extraños toques de melancolía. Es una sensación difícil de explicar, pero hay momentos en los que la música tiene mucha energía, pero al mismo tiempo nos da como algo en el pecho que no podemos entender y quiero, de alguna manera, generar un sentimiento así.

Artwork: Rabbid VJ

Entrando en el ámbito espacio-temporal de la escena local y del exterior, quedan muchos momentos en las memorias colectivas e individuales. En otras palabras, somos una sumatoria de narrativas propias y ajenas, locales y foráneas, del pasado y del presente –y en ocasiones, hasta tal punto nos planteamos el futuro-. En esta dirección, ese espacio y tiempo cargado de significados y experiencias, nos persuade y nos induce a significar momentos, lugares, épocas, personas etc. ¿Cuáles han sido dos de sus experiencias musicales en escena –a nivel local y en el exterior- que más la han marcado y por qué?

Qué difícil esta pregunta. Después de 16 años de estar tocando, tienes el disco duro cerebral lleno de recuerdos, bonitos, no tan bonitos, especiales, difíciles, tristes, felices, algunos recuerdos están por ahí pero no se vienen tan fácil a la mente como otros. Creo que un momento muy muy especial, fue en diciembre del 2016 cuando Mansion comenzó su ciclo de “solo”. Hacía muchos años no hacía un extended y por esas épocas, no andaba muy bien de ánimo y estaba también un poco frustrada con mi carrera. Sin embargo, saque mis discos, algunos clásicos, otros que no había tenido oportunidad de tocar y otros que simplemente me encantan. La noche comenzó suave y al cabo de una hora, la fila afuera de Mansion comenzó a crecer, alguien me mostró una foto y no lo podía creer. A medida que avanzaba la noche la energía crecía y al terminar, la respuesta del público fue muy efusiva y un abrazo de Natalia Rios (la dueña del club) casi hacen que se me salieran las lágrimas. En ese momento, sentí esa energía de nuevo y por eso siempre estaré agradecida con Natalia y con el público que nos acompañó esa noche.

¿Ha percibido algunas particularidades sonoras y técnicas que caractericen las producciones musicales de techno u otros géneros de la ciudad o del país frente a otros lugares con escenas muy consolidadas? Si las hay, ¿cuáles?, ¿O aún es muy prematuro y complejo hablar del asunto? ¿Por qué y qué haría falta’?

Esto me recuerda a una conversación que tuve en Pasto con Alessan Main. No sé si con esto logré contestar a tu pregunta, pero tiene que ver mucho. Hablamos de cómo el techno de Detroit o el de Berlín, que son los más emblemáticos, tienen un sonido particular, porque cada uno nace de la experiencia de vida de sus creadores. Ciudades como estas tienen una historia fuerte y propia, y quienes experimentaron todos estos sucesos lograron plasmarlos en el techno y así tener, al igual que su historia, un sonido propio. Partiendo de este punto, hablamos de cómo todavía copiamos el sonido de afuera, sin darnos cuenta de todo lo que sucede en nuestro entorno y que cuando comencemos a inspirarnos en nuestra historia -que por cierto es bien fuerte y bien particular-, tendremos un sonido propio y puede llegar a ser una cosa magnifica y muy poderosa, al igual que sucede con géneros como el hip hop, el punk y el metal hecho en Colombia.

Para concluir, ¿cómo se proyecta musicalmente Magdalena en un futuro? ¿Y cómo ve el devenir del techno?

He tenido muchas fechas últimamente, pero quiero parar un poco para tener cabeza y tiempo de hacer música. Estoy trabajando en el live de Ana Gärtner, realmente mi energía está muy enfocada en este proyecto. También ando empeliculada con todo este mundo de los modulares, comenzando de a poco a comprar módulos, aprovechando la representación de Arturia para comprar más aparatos y abrir la cabeza para comenzar a crear cosas diferentes, algo más experimental, más ruidoso, quitarme muchas taras que tengo y hacer música realmente honesta. El techno siempre va a estar ahí, la vida es cíclica, estamos pasando por un momento sonoro por el cual ya habíamos pasado, toda la influencia del EBM, el electro, el break beat, esto sonaba mucho a principios del 2000, solo que en cada ciclo se le suman elementos y lo hace sonar actual y moderno. Así que creo que mutará muchas veces, pero siempre estará presente.

Entrevista por Rodolfo Vera Orozco.

No more articles