Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Residentes y ecologistas llevan meses protestando contra la construcción del oleoducto de más de 1.875 kilómetros de extensión que debe transportar 470.000 barriles diarios de petróleo desde Dakota del Norte hasta el estado de Illinois (noreste). Parecido a lo que pasa en Colombia en la Guajira o el Meta, El tendido ha destruido lugares sagrados para los indígenas y amenazado los cursos de agua de su territorio, mientras está pendiente una habilitación para que la empresa pueda construir debajo del lecho del río Missouri, a menos de 1,5 kilómetros de los límites de la reserva indígena.

“Exigimos a los ejecutivos de los bancos que financian el oleoducto Dakota Access que expliquen si los fondos que están proveyendo se usan para financiar la respuesta fuertemente militarizada” a las acciones del pueblo siux de la reserva Standing Rock, señala una convocatoria de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, difundida en redes sociales. El lunes se supo que el Departamento de Servicios de Emergencia de Dakota del Norte solicitó cuatro millones de dólares para controlar a los manifestantes pacíficos que se resisten a la construcción del oleoducto.

Este dinero se suma a los seis millones que esa dependencia había recibido en septiembre con el mismo fin. Los manifestantes, indígenas que se denominan “protectores”, y muchos otros activistas que se han sumado a las protestas, han sido víctimas de ataques con perros, gas pimienta y registros forzosos por parte la policía y personal de seguridad de Energy Transfer Partners, la empresa que opera el polémico oleoducto de Dakota Access. La semana pasada las autoridades detuvieron a 142 personas, elevando la tensión entre los manifestantes y la policía, que quería desmantelar el campamento de la tribu situado en terrenos sagrados para los indígenas, informó el lunes el diario local The Bismarck Tribune.

Pero la historia se ha puesto mas dramática ya que los indígenas han regañado a cientos de blancos activistas que se han sentado como hippies a fumar marihuana y tocar canciones de Guitarra en las noches… ésto es Serio, han comenzado a colonizar nuestros campamentos, acabar con la comida, nuestra ropa y espacio, sin seguir los protocolos Indios.

No more articles