Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

CIUDAD DEL VATICANO. Redujo discretamente las sanciones a curas abusadores, aludiendo a la visión misericordiosa como una fuente de “sanación” y de “gracia”. El papa Francisco redujo discretamente las sanciones a un puñado de curas pederastas, aplicando su visión de una Iglesia misericordiosa a los autores de uno de los delitos más graves en el clero.

Un caso en particular, sin embargo, debió ser reabierto: un sacerdote italiano que se había beneficiado con la clemencia del Papa fue condenado posteriormente por una corte penal italiana por cometer delitos sexuales contra niños, algunos de los cuales tenían apenas 12 años. El padre Mauro Inzoli enfrenta un segundo juicio eclesiástico desde que aparecieron nuevas pruebas en su contra, según pudo saber The Associated Press.

Ver confesiones de abusados y abusadores:

El caso Inzoli no es el único en el cual Francisco pasó por alto la recomendación de la Congregación para la Doctrina de la Fe, al reducir una sentencia que originalmente buscaba apartar al cura del sacerdocio, dijeron dos abogados canónicos y un funcionario de la Iglesia. En lugar de ello, fueron condenados a una vida de penitencia y oración y a la prohibición de ejercer públicamente su ministerio.

En algunos casos, los sacerdotes o sus amigos influyentes apelaron a las palabras del Papa sobre la clemencia, señaló el funcionario, quien habló bajo la condición de anonimato dada la confidencialidad de los procesos.Dijo que al destacar la misericordia, el Papa crea un ambiente favorable para tales iniciativas.

Por su parte, el vocero del Vaticano, Greg Burke, apuntó que los sacerdotes abusadores son suspendidos del ejercicio público de los oficios, pero no necesariamente regresados al estado laico.

“El Santo Padre comprende que para muchas víctimas es difícil encontrar una señal de misericordia. Pero él sabe que ésta es una poderosa fuente de sanación y de gracia”, precisó. Francisco opinó recientemente que los abusadores sexuales padecen una “enfermedad”, un término que usan los abogados defensores de los pedófilos en las sentencias canónicas.

La irlandesa Marie Collins, sobreviviente de abusos y miembro de la comisión asesora de Francisco sobre abusos sexuales, expresó su consternación ante la reducción de las sanciones y dijo que los abusadores no están tan enfermos como para no tener conciencia de sus actos.

DENUNCIAN MALA GESTIÓN DEL VATICANO
Las víctimas en Perú de un carismático líder católico latinoamericano convertido en depredador sexual denunciaron el manejo del caso por el Vaticano. Dicen que hubo una enorme demora y una resolución que dista de hacer algo por sanarlos de su violencia sexual, sicológica y física. “Es realmente vergonzoso”, dijo Pedro Salinas, quien denunció las prácticas perversas de la organización católica Sodalitium Christianae Vitae, con sede en Perú, y que fue víctima del abuso sicológico de Luis Fernando Figari.

Figari fundó el movimiento laico católico Sodalicio de Vida Cristiana (SCV) en 1971 como una comunidad de legos con el fin de reclutar “soldados para Dios”. Fue una de las organizaciones católicas conservadoras que surgieron en reacción al movimiento izquierdista de la Teología de la Liberación que ganó adeptos en toda Latinoamérica a partir de la década de 1960. El grupo cuenta con unos 20 mil miembros en Sudamérica y Estados Unidos. Figari era un intelectual carismático, pero a la vez “narcisista, despreciativo, vulgar, vengativo, manipulador, racista, sexista, elitista y obsesionado por cuestiones sexuales y la orientación sexual de los miembros de SCV”, de acuerdo con un informe del 10 de febrero realizado por encargo de la conducción de SCV.

El documento, realizado por dos estadunidenses y un especialista en abusos irlandés, halló que Figari sodomizaba a sus reclutas y los obligaba a acariciarlo y manosearse entre ellos.

Las víctimas presentaron sus quejas a la arquidiócesis de Lima en mayo de 2011. Ésta dice que remitió inmediatamente el caso al Vaticano, pero ni la Iglesia local ni la Santa Sede tomaron medidas concretas antes de la aparición del libro Mitad Monjes, Mitad Soldados, de Salinas en 2015.

Ese año, el Vaticano ordenó que Figari viviera apartado de la comunidad en Roma y cesara todo contacto con ella. Las sanciones, dijo Salinas, equivalen a un “exilio dorado”.

En su decreto, la congregación del Vaticano para las órdenes religiosas alegó que la demora se debió a que la información recibida contenía lagunas y contradicciones.


DEFIENDE LA CONVIVENCIA SIN CASARSE

El papa Francisco animó ayer a los párrocos a que muestren cercanía, “con el estilo propio del Evangelio, en el encuentro y en la acogida de aquellos jóvenes que prefieren convivir sin casarse”.

Jorge Bergoglio realizó estas reflexiones durante una audiencia que mantuvo ayer en el Vaticano con los participantes en el curso de formación para párrocos, promovido por la Rota Romana, sobre el nuevo proceso matrimonial.

Francisco destacó que estos jóvenes, “en el plano espiritual y moral, están entre los pobres y los pequeños, para los que la Iglesia, sobre las huellas de su Maestro y Señor, quiere ser madre que no abandona sino que se acerca y por los que se preocupa”.

“También estas personas son amadas por el corazón de Cristo. Tengan hacia ellos una mirada de ternura y de compasión”, solicitó.

Bergoglio reconoció también que son los párrocos quienes están cerca de aquellos cónyuges que en algunas ocasiones, “a causa de serios problemas en su relación, se encuentran en crisis, tienen necesidad de reavivar la fe y redescubrir la gracia del sacramento, y en ciertos casos piden indicaciones para iniciar un proceso de nulidad”. “Nadie mejor que ustedes conoce la realidad del tejido social en el territorio”, insistió.

No more articles