Share on Facebook
Share on Twitter
+

La oscuridad de las playas de la ciudad californiana de San Diego se ve rota durante esta época por los destellos de luz azul producidos por las olas del mar.

Al chocar entre ellas, las algas que están en el agua generan una luminiscencia azul que crea imágenes de sorprendente belleza al ser observadas desde la costa, en un fenómeno que, sin embargo, resulta peligroso para los peces, ya que disminuye el nivel de oxígeno en el agua. Curiosamente, durante el día, el mismo proceso en ocasiones provoca que las olas se tiñan de un color rojizo-marrón que no resulta tan agradable a la vista.

El fenómeno se debe a la llamada ‘marea roja’, provocada por la proliferación de algas marinas. El fitoplancton denominado Lingulodinium polyedrum, este año empezó a dejarse ver a principios de julio, dando a las aguas un particular tono rojizo de día y creando el efecto fluorescente azul de noche.

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles