Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

pablo

Por considerar que la expresión “Pablo Emilio Escobar Gaviria”, junto con la aparente firma del mismo nombre y la huella dactilar, atenta contra la moral de la sociedad colombiana y el orden público, la Delegatura para la Propiedad Industrial de la Superintendencia de Industria y Comercio, decidió negar en última instancia el registro de esta marca que había sido solicitada para la Clase 41 de la Clasificación Internacional de Niza.

En marzo de 2012, se había negado este registro, el cual fue apelado por los solicitantes, María Isabel Santos Caballero(María Victoria Henao, esposa de Escobar), Juana Manuela Marroquín Santos (Manuela Escobar, hija del capo) y Juan Sebastián Marroquín Santos(Juan Pablo Escobar, hijo del narcotraficante). Sin embargo, la Superintendencia de Industria y Comercio confirmó la decisión, teniendo en cuenta además que en 2006, esta marca ya había sido negada para identificar servicios muy similares.

En el recurso de apelación, los solicitantes afirmaron que la marca “Pablo Emilio Escobar Gaviria” busca transmitir mensajes que inviten a la reflexión de la humanidad para gestar así una sociedad que recupere y respete los valores humanos, generando una conciencia que recupere la moral y las buenas costumbres. También argumentaron que cuentan con la marca en diferentes países.

Para el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial, José Luis Londoño Fernández, este registro se niega ratificando la posición de la Entidad en el sentido de prohibir el registro de marcas que atenten contra la moral o el orden público. En consecuencia, la Entidad estableció que, el nombre “Pablo Emilio Escobar Gaviria”, está asociado con un ciclo de violencia por el cual atravesó Colombia en la década de los 80’s y parte de los 90’s, que dejó miles de víctimas, y es recordado como el “más importante narcotraficante que haya existido en la historia”. Por lo tanto, consideró que dicha marca hace apología a la violencia y atenta contra el orden público, máxime si se tiene en cuenta la finalidad de los servicios que pretendía amparar, como son la educación, formación y esparcimiento.

Fuente: kienyke.com/

No more articles