Share on Facebook
Share on Twitter
+

No es un visitante nuevo. Tampoco se trata de una especie invasora. Pero el escarabajo descortezador, dendroctonus, por su nombre científico, está destruyendo a un ritmo sin precedentes los bosques del oeste de Estados Unidos y la Columbia Británica, también en el oeste de Canadá.

En los últimos cinco años, la epidemia de escarabajos destruyó la cuarta parte de los bosques de Montana. Y en la Columbia Británica es mucho peor: el brote ha terminado con el 75% de las áreas boscosas

Si bien el brote está devorando los árboles de esta región de América del Norte, la plaga también ha hecho estragos en años anteriores en varios países de América Central como Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

Consecuencias
Pese a que tiene el tamaño de un grano de arroz, sus efectos en el ecosistema son devastadores.

Los problemas que acarrea una plaga son muchos y sus consecuencias devastadoras pueden extenderse a otros ecosistemas aledaños.

Por una parte, la presencia de semejante cantidad de árboles muertos puede dar lugar a incendios forestales y transformar el manto verde en un terreno estéril.

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles