Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Una escena de 'Pokemon'

 

Más de 100 imágenes al día emitidas en televisión podrían causar crisis epilépticas en sujetos fotosensibles, según un análisis realizado por neurólogos españoles después de revisar 180 horas de programación en las principales cadenas de nuestro país.

El estudio, presentado en los congresos europeo y nacional de epilepsia, ha analizado la programación de cinco cadenas nacionales (TVE, Antena 3, Telecinco y la Sexta), una autonómica (Telemadrid), una infantil (Clan TV) y una de contenidos musicales (Kiss TV).

Durante los seis primeros meses de 2012, se visionaron todos los contenidos emitidos por estas ocho cadenas entre las 8 y las 12 de la mañana. Utilizando un analizador de patrones lumínicos, los especialistas detectaron más de 1.100 violaciones de la normativa británica para emisiones audiovisuales.

Precisamente Reino Unido y Japón son los dos únicos países que disponen de algún tipo de legislación para proteger a los espectadores de los efectos que pueden tener este tipo de imágenes ‘chillonas’ en personas fotosensibles.

Como destaca a ELMUNDO.es el doctor Jaime Parra, especialista en epilepsia de la Sociedad Española de Neurología (SEN), se trata de imágenes de alto contraste, con flashes y destellos llamativos que pueden provocar crisis epilépticas en personas que nunca antes las han sufrido, y sin ningún antecedente de la enfermedad.

Según datos de la SEN, una de cada 4.000 personas es susceptible de sufrir una crisis epiléptica si se expone a un estímulo visual suficientemente potente. Esa primeras crisis epiléptica, como explica el doctor Parra, puede estar latente hasta que el paciente se expone a un estímulo visual como son esas imágenes de televisión o bien losdestellos de una discoteca.

“Se pueden experimentar de maneras muy diferentes”, aclara el neurólogo de la Clínica la Zarzuela de Madrid, “a veces es una especie de descarga eléctrica que puede pasar desapercibida, o una ausencia breve ante el televisor“. En los casos más graves, el sujeto puede experimentar pequeñas sacudidas (mioclonías) o una convulsión propiamente dicha. En ese caso, se recomienda poner al paciente en un lugar seguro para evitar que se lastime, tumbado de medio lado, sin meterle nada en la boca y pedir ayuda a los servicios de urgencias.

La crisis, prosigue, no siempre se produce inmediatamente ante el televisor, sino que el sujeto puede experimentarla unos minutos más tarde (“por lo que no siempre se asocia a la televisión”). En el caso de los niños, prosigue este especialista, los padres que detecten que sus hijos sufren algún tipo de ausencia viendo la televisión deberían consultar con un especialista para investigar la causa.

Las imágenes capaces de despertar esa fotosensibilidad suelen tener destellos, flashes de luz blanca, con líneas de alto contraste (blanco y negro, por ejemplo), ordenadas en patrones repetitivos.

El estudio coordinador por el doctor Parra no señala si hay unas cadenas que emiten más destellos que otras, “nuestra intención era hacer un barrido del mapa de la televisión en España, y ver que no se trata de un fenómeno puntual de una cadena, sino que es algo generalizado”.

Precisamente, añade, se trata de un fenómeno muy desconocido, tanto por espectadores como por programadores, por lo que insisten en que el suyo es un mensaje de concienciación, para que las cadenas reduzcan su abuso “y puedan corregirlas sin perder calidad en la programación”.

Fuente: elmundo.es/

No more articles