Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

“Music provides a link between alternate selves and alternate places. Imagination becomes experience. One is moved from the mundane to the supra-normal: another realm, another time, with other kinds of knowing.” – Judith Becker, Ethnomusicologist

 

Hace diez años la idea del contacto extraterrestre se refugiaba únicamente en el reino de la ciencia-ficción. Sin embargo, recientemente los programas Ancient Aliens y Elon Musk del History Channel han revelado la existencia de la primera nave interplanetaria y con esto lo han hecho concebible para futuras generaciones. Si pudiéramos establecen contacto con vida interestelar, ¿cómo nos comunicaríamos? ¿aprenderíamos su lenguaje o ellos aprenderían el nuestro? Los investigadores afirman que la música electrónica es un medio potencial para construir un lenguaje universal. Actualmente la llaman ¨música electrónica cuántica¨.

 

Aún cuando la idea puede parecer nueva para la comunidad científica, los ravers han hablado de ello desde hace décadas. En los raves de los años noventa, ET era la moda. La insignia de la cabeza alienígena estaba impresa en camisetas, calcomanías, anuncios y demás parafernalia.

 

Páginas web como Rave-theawakening.com aclamaban que las fiestas eran portales sónicos a dimensiones extraterrestres. Los ravers gritaban ¡CONTACTO!, al ritmo del drop de los bajos. Lo ¨alienígena¨ significaba más que ¨hombres verdes del espacio¨, iconificaba la trascendencia de la pista de baile y la música enfocada en ritmos que llevaban a los oyentes a experimentar un estado de trance. En algún momento, la mitología extraterrestre del techno llegó a expandirse tanto que las fiestas no parecían completas sin alguien metiéndose una descarga del algún “hombre verde del cielo”. Sí, todos estaban trabados pero eso no impedía que la música fuera poderosa.

 

Cuando el techno emergió en Detroit a mediados de los ochenta, sus pioneros asociaron el género con lo inter-espacial y la exploración de la psiquis. Cybertron de Juan Atkins estaba respaldado por el sello ¨Deep Space¨. Transllution sacó un LP llamado ¨The Opening of the Cerebral Gate¨. El pionero del VJ Todd Stock (también programador de la NASA) recuerda que la escena rave concebía la apertura de un portal al inconsciente colectivo en las fiestas.

 

Hoy en día, estudiosos del EDM y antropólogos como Graham St. John han explicado el sentimiento de “algo más en la pista de baile” o “la vibra” (the vibe). En los años noventa, muchos asociaron lo “alienígena” de los raves con las drogas alucinógenas. Ahora, los nuevos descubrimientos en neurología y los efectos de las frecuencias de los sonidos han alentado a los científicos a re-investigar el impacto de la música electrónica en el cerebro.

 

Willard Van De Bogart, un investigador en este campo, ha divulgado la ciencia detrás de la música. Según él los sintetizadores crean sonidos específicos que imitan cualquier frecuencia, incluso las más sutiles que han sido grabadas del cosmos, planetas, estrellas y otros orígenes desconocidos. “Nosotros los seres humamos cargamos con estas frecuencias por dentro y las utilizamos como medio de expresión, no sólo a través del lenguaje de la música, también en la creación de instrumentos musicales con el fin de expandir nuestra comunicación por medio de tonos”, afirma Bogart.

Según él, existe un lenguaje universal que puede replicarse a través de frecuencias; los sintetizadores electrónicos constituyen la tecnología más cercana que tenemos para lograrlo.

 

 

Creo que estamos de acuerdo con que sintiendo los beats de la música electrónica podemos acercarnos y comunicarnos con los demás en un rave, y que la energía que ahí se genera está acorde con nuestra energía interna.

 

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ: http://oneedm.com/electronic-music-as-an-interstellar-language/

Imagen de Android Jones (artista digital): http://androidjones.com/

 

 

No more articles