'); } else { _e(''); } ?>
Share on Facebook
Share on Twitter
+

96313e0846bda00254c6c882146eeb79_article
La misión Soyuz-Apollo fue en 1975 un claro ejemplo de cooperación internacional, recuerda George Abbey, leyenda de la NASA que dirigió aquella iniciativa. Según él, aquello demostró que Washington y Moscú pueden colaborar para rebajar las tensiones.

Coincidiendo con el 80º aniversario del nacimiento de Yuri Gagarin, el cosmonauta ruso que en 1961 se convirtió en el primer hombre en el espacio, RT conversó con George Abbey, exdirector del Centro Espacial Johnson (JSC) de la NASA, responsable por las actividades tripuladas espaciales. “Creo que Yuri Gagarin […] fue un pionero que realmente permitió a otros países y astronautas seguir sus pasos y lograr lo que había logrado”, dijo Abbey.

Dos potencias se dieron la mano en el espacio

Interpelado sobre la dificultad que supuso llegar a un acuerdo entre EE.UU. y la Unión Soviética en plena Guerra Fría para trabajar y confiar el uno en el otro en materia de conocimientos espaciales, Abbey no duda en afirmar que el programa soviético-estadounidense Apollo-Soyuz demostró que ambas partes pueden trabajar juntas como lo hacen ahora en la Estación Espacial Internacional.

“Hubo dificultades cuando empezamos, pero creo que tuvimos un gran equipo tanto en la parte de la Unión Soviética como en el lado estadounidense”, subraya el exdirector de JSC, agregando que si se habla “con astronautas y cosmonautas, ellos dicen que cuando se mira a la Tierra desde el espacio “no hay fronteras”. “Y es que en realidad es una sola Tierra”, subrayó.

Abbey recuerda que en la Guerra Fría ambas naciones llegaron a conocerse muy bien y se demostraron confianza en la comprensión de los aspectos técnicos de cada cual. Asimismo, reconoció que los científicos de la URSS fueron capaces de resolver las dificultades que ellos no lograron. “Con esa misma confianza estamos trabajando juntos muy bien ahora”, señaló.

2bba96b1602c8cc966f1c5ad9767cbae_article630bw
Histórico apretón de manos en el espacio entre Alexéi Leonov (izq.), comandante de la tripulación soviética Soyuz, y Thomas Stafford (der.), comandante de la tripulación estadounidense Apolo, tras el acoplamiento en 1975 Apolo-Soyuz.

La crisis en Ucrania, ¿inicio de otra Guerra Fría?

Al abordar la actual crisis en Ucrania que ha llevado a muchos a preguntarse si estamos ante el inicio de una nueva Guerra Fría, Abbey recordó que vivimos en un solo planeta y que si Moscú y Washington han podido trabajar juntos en el espacio “debemos pensar cómo podemos hacer lo mismo en otras áreas” a fin de “aliviar algunas de las tensiones”.

“Podríamos aprender buenas lecciones sobre cómo superar nuestras dificultades del arranque del programa Soyuz-Apollo y en la Estación Espacial Internacional”, sentencia.

Fuente: Actualidad RT

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles