Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Cuando nos damos cuenta que no hay necesidad de atacar a, no entender a, dejar de sabotear mentalmente a ( envidiar a ), la libertad se vuelve un proceso mucho más transitorio que antes… se vuelve un proceso inerte al trabajo, el orden y las ganas de lograr algo independientemente de los demás. Hay veces querrás que algunos supuestos entendieran lo que tu quieres, pero las sosobras de lo anteriormente dicho deja claro que con algunos personajes no se puede y es mejor dejarlos en su caparazón, el tiempo siempre dice la verdad, pués mientras pierdes el tiempo con algunos hay unos que están realmente interesados en aprovechar ese compartir cultural en un estado más acorde a tu presente.

563567_537621156288282_61680702_n

La música nos ha abierto las alas hasta posiciones inimaginadas, vivimos concéntricamente conectados a ella, directa o indirectamente, nos gusta, nos apasiona o simplemente o será basicamente? nos entretiene. Lo negativo de ser un entre > tenimiento, es significar algo vacío y llanamente físico y ocioso. El ocio es delicioso pero es mucho más si es un ocio apasionado. Esas gentes entre > tenidas, se van y cuando encuentran otro Entre para volver a tener, siempre necesitan tener más… o será menos?

Mientras que la célula sigue expandiendose por la sombra, por el piso y volando bajito… sin necesidad de tener más por pura ¨suerte¨. Allí es dónde nos encontramos con las paradojas… naturales y comparativas de la ¨evolución¨ humanística al ser alimentada por puras vestiduras de venta y consumo general. Generalmente por los tiempos globales, se vuelve más complicado forjar un individualismo creativo, propio y original, al estar casi cada segundo atacados por infología. Oportunidades hay pocas para esas personas que basan sus estados, sus economías, sus aspectos en diseños ajenos, los inventos atrevidos son la clave. Y hoy en día menos otra vez es mucho más.

La música electrónica como proceso creativo para la conciencia colectiva y apertura de mente es genial, es algo futurista y bien sentimental, va más allá de las sensaciones y nos ayuda a teletransportarnos a universos y dimensiones ajenas sin la necesidad de nada más. Así que esta bien haga lo que se le da la gana, eso sí con una responsabilidad a la estética. La autocrítica a la excelencia y a dejar la cultura del APENAS ES.

Después hablaremos cuando saber cuando apenas no es para que deje de ser apenas. Igual no te tomes las cosas muy en serio… pero tomárselas relajadamente no quiere decir que no lo hagas como todo un profesional.

No more articles