En estos tiempos de la era del signo marcada por el logocentrismo, hay una tendencia a pensar el mundo, guiar la producción dancística y las investigaciones sobre danza a partir de procesos de significación, camino que ha dado frutos pero a la vez ha creado limitaciones, pues, si bien el homo sapiens es un ente sígnico, es igualmente cierto que no se agota en ello: hay un universo, inconmensurable, de potencialidades del cuerpo que no necesariamente dependen de procesos de significación y que, de hecho, hacen a la danza ser lo que es: la danza como acto de presencia, momento en el que potencialidades del cuerpo como la percepción, la mimesis, el ritmo, la imaginación y el imaginario se ponen en juego y construyen su contundencia.

Lo que se destaca ahora es que si bien la danza puede llegar a estar inmersa en procesos de significación (y eso a veces), lo que la hace danza, su contundencia, no se encuentra forzosamente en signos o símbolos, sino en todo aquello que se pone en juego. Esto quiere decir que su potencia no radica en “lo que dice”, sino en “cómo lo dice”. Cualquiera que sea el “mensaje”, puede ser dicho de cualquier forma, ya que en la danza es el “cómo decir” lo primordial y el modo de decir de la danza es un acto de presencia donde “algo que está ‘presente’ se supone tangible a las manos humanas, lo que implica que puede tener impacto inmediato en los cuerpos humanos”.[1] Los efectos de presencia apelan exclusivamente a los sentidos. La “producción”[2] de presencia, en cambio, apunta a toda clase de eventos y procesos en los cuales se inicia o se intensifica el impacto de los objetos ‘presentes’ sobre los cuerpos humanos.[3] Al hablar de producción de presencia se enfatiza:

“[…] que el efecto de tangilibilidad […] está sujeto, en el espacio, a movimientos de mayor o menor proximidad, y de mayor o menor intensidad. Que cualquier forma de comunicación implicará tal producción de presencia, que cualquier forma de comunicación, a través de sus elementos materiales, “tocará” los cuerpos de las personas que se estén comunicando de formas específicas y variadas”.[4]

PERCEPCIÓN, RITMO, MIMESIS E IMAGINACIÓN y tu cuales tienes espera la segunda parte !

No more articles