Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

“Las plantaciones mejoraron la belleza del lugar pero también controlan la erosión, contribuyen a limitar los efectos del cambio climático y disminuyen las posibilidades de inundación”

Pakistán es el escenario de una lucha monumental contra la deforestación, las colinas áridas de los alrededores de Heroshah se han convertido en un bosque gracias a los cientos de millones de árboles plantados en el noroeste de Pakistán para luchar contra la deforestación; antes era una tierra quemada, ahora tienen oro verde entre las manos.En total de al menos 300 millones de árboles de 42 especies plantados en la provincia de Jíber Pajtunkhwa (KP) como parte del “Billion tree tsunami” (El tsunami de 1.000 millones de árboles). Los particulares se encargaron de 150 millones de plantaciones y se aplicaron medidas estrictas de regeneración forestal que permitieron 730 millones de brotes nuevos. Es decir más de 1.000 millones de árboles nuevos, según la dirección del programa.Una situación opuesta a la de otros lugares de Pakistán, donde la superficie forestal ronda el 5,2% del total (contra el 12% recomendado por la ONU), según las autoridades. En Garhi Bit, en la provincia de Sindh (sur) sólo queda un árbol, que da sombra a la pequeña mezquita del pueblo. Más del 60% de los bosques cercanos a las orillas del río desaparecieron en 60 años debido a la sequía y a las talas masivas de los años 1980.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
No more articles