Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

406_20130124103759-Klebsiellapneumoniae685-585x298

La AMR es un fenómeno natural. Se refiere a la evolución de genes en bacterias que les confieren la capacidad de eliminar compuestos tóxicos del ambiente en que crecen. Este mecanismo ha existido y continuará por milenios. Además, existe la habilidad de las bacterias para intercambiar fácilmente estos genes plásmidos con otras bacterias, lo que ocasiona que la AMR sea común en las bacterias del ambiente.

Luego de la reaparición de Ebola el cual infecto a más de 26.000 personas y mató a 11.000 de ellos,  demostrando así no estar preparados para crisis biológicas tan bien como pensábamos. La mayoría de clases de antibióticos se desarrollaron hasta los años 70s. Las clases nuevas de agentes antimicrobianos en los 80s (WHO, 2014). La industria ha sido efectiva en el pasado en la búsqueda de compuestos nuevos y también de sufragar los gastos para cumplir con las estrictas exigencias de seguridad impuestas por las agencias de control, que requieren una cantidad apreciable de información de pruebas clínicas con pacientes que demuestren claramente la efectividad del fármaco y la definición de un riesgo clínico mínimo de toxicidad. Sin embargo, al considerar todo el espectro de compuestos con una actividad biológica, existen otros nichos más lucrativos para la industria, por ejemplo las enfermedades crónicas, las cuales requieren el uso del fármaco por el paciente por tiempos largos. Es por eso que las compañías han reducido su esfuerzo de investigación en el área de los antibióticos (Wright, 2013). Sin embargo, la investigación no ha cesado, existen ejemplos de nuevos antibióticos en prueba, en combinación de antibióticos entre sí y con otras drogas, que se espera puedan llegar a la práctica clínica pronto (Wright, 2013).

¿CUÁLES MEDIDAS SE HAN TOMADO?

Varios países de la Unión Europea han puesto restricciones para el empleo de los antibióticos en la agroindustria animal con fines que no sean estrictamente terapéuticos, y simultáneamente han reforzado el sistema de control y monitoreo para asegurar que las normas se cumplan. Lo interesante es que dicha industria ha continuado creciendo al verse obligada a efectuar ajustes logrando asegurar la salud animal (Cogliani et al, 2011).

No more articles