Sí, las plantas sienten dolor y ya hay un estudio que lo comprueba.

un estudio demuestra que las plantas sienten dolor 1

(Foto: Misteriosocultos)

El estudio

Estas reacciones fueron detectadas durante un estudio realizado por un grupo de botánicos, bioquímicos y microbiólogos estadounidenses con la arabidopsis thaliana, una pequeña planta crucífera nativa de el norte de África y Eurasia. Los resultados de este fueron publicados en la revista Science el pasado 14 de septiembre.

un estudio demuestra que las plantas sienten dolor 2

(Foto: UW-Madison Campus Connection )

Los resulados

De acuerdo con ensayo escrito por biólogas de la Universidad de Wake Forest de Carolina del Norte, una de las claves de esta investigación es la semejanza entre la reacción de las plantas y el sistema nervioso que poseen los animales.

Las plantas son estacionarias y no pueden escapar de los herbívoros, de manera que deben responder con defensas químicas para disuadirlos y reparar el tejido dañado.

De esta manera es que las plantas se comunican, utilizando iones de calcio que les permiten enviar señales a larga distancia, pues estas señales se activan gracias al glutamato extracelular, un neurotransmisor propio de los mamíferos.

un estudio demuestra que las plantas sienten dolor 3

(Foto: Alex Block)

Similitud con los mamíferos

“Sabemos que hay un sistema de señales sistémico y que, si hieres a la planta, el resto de la planta desencadena sus respuestas defensivas. Pero no sabíamos qué había detrás de este sistema”, menciona el botánico Simon Gilroy, participante del estudio.

Naturalmente, la velocidad de propagación de este dolor es mucho más lenta que las reacciones nerviosas en los animales, cuya velocidad, de acuerdo a los científicos, es de 120 metros por segundo. Sin embargo, el fin es el mismo.

Video: UW-Madison Campus Connection vía YouTube

Las pruebas

El fenómeno de defensa fue documentado en videos, en los cuales los científicos aprecian que la carga eléctrica, en forma de ondas de luz que transmiten los iones de calcio, se propaga –a una velocidad de un milímetro por segundo– desde el foco del daño al resto de la planta.

Los científicos emplearon proteínas fluorescentes para poder observar las señales a medida que se extendían por las plantas en respuesta al estrés y dolor. Al propagarse la onda, el nivel de hormonas defensivas en la región con daño aumentaba.

Mira cómo la planta arabidopsis thaliana propaga el dolor en este video.

No more articles