Summer Dance, de nuevo en apuros.

Alexandra Parra, discjockey (DJ) y organizadora del Summer Dance, dice que su festival ha sido estigmatizado.
“No entendemos qué es lo que está pasando en esta ciudad, no es posible que las alcaldí­as permitan unos eventos y otros no, sólo por la música que nosotros escuchamos”, declaró Parra.

Según la DJ, al final de la tarde de ayer la policí­a llegó al lote donde se estaban haciendo los preparativos y les dijo que si no desalojaban el lugar, confiscarí­an lo que allí­ se encontrara.

“Los agentes nos trataron muy mal, nosotros estabamos en un predio privado y tení­amos un contrato verbal con el dueño, estabamos cumpliendo con todo lo que dispone la ley, no entendemos”, explicó.

Sin embargo, la organizadora del evento manifestó no haber cancelado el festival de música electrónica.

“Vamos a cumplirle a la gente que confió en nosotros, mañana (hoy) buscaremos alguna alternativa concertando con las alcaldí­as”, concluyó.

UIazOKF

La realización de la cuarta versión del festival de música electrónica conocido como Summer Dance, nuevamente pende de un hilo.

En diciembre pasado la Secretarí­a de Interior de Cartagena echó para atrás los preparativos del evento, porque el lugar solicitado para realizarlo (kilómetro 3 de la ví­a a Mamonal, bodega Pesqueros), “representaba un peligro para los asistentes debido al tránsito constante de vehí­culos pesados por esta ví­a”, indicó en su momento Marina Mendoza, secretaria de Interior.

Por consiguiente, los organizadores del festival decidieron desarrollarlo en un lote contiguo al Cementerio Jardines de Paz, en Turbaco.

De esta manera, sus promotores pusieron en marcha el adecuamiento del terreno, así­ como las instalaciones de tarima, sonido y luces, desplegando el equipamiento técnico correspondiente.