Desde Cocoliche en Buenos Aires hasta Lantern en Beijing, Sebastian Galante, conocido por su proyecto Seph, es de esos artistas latinos que ha estado batallando en la escena techno por más de diez años, exportando su música como productor y realizando DJs sets y live sets que lo han llevado a alzar la bandera de su país y mostrar parte del talento que hay en Buenos Aires. Él, quien ha tenido el placer de ponernos a bailar en Colombia más de una vez, es uno de los papás del sello Aula Magna Records, permitiéndole exhibir y expandir su música en todo momento.

Luego de iniciar una nueva etapa de sonido profundo e inteligente, Seph se las ha arreglado para lanzar en los últimos dos años, trabajos como Teleport en Echocord Colour, Aces en Dumb-Unit y Rom en Aula Magna Records, logrando despertar interés en el sello paisa, Insurgentes, donde lanzará Tierra del Fuego el próximo 8 de julio en formato 12” y digital.

¿Dónde ha estado Seph en los últimos años? ¿Qué ha pasado con Aula Magna Records?

Estuve muy concentrado en Aula Magna Records. Ahora estamos con varios proyectos. Enrique Casal (Qik) está metido en su nuevo alias Rexilient, con el cual está desarrollando un sonido muy moderno, bailable y mental. Ya editó dos discos bajo este nombre: Bedroom 3 y Desertar, nuestro último lanzamiento. Mekas editó Entropy, un álbum ambient de altísima categoría, muy musical y futurista, sonido que también se vio reflejado en su siguiente EP Neon Forest. Por otro lado, también estamos concentrados en nuestros showcases… En lo práctico, queremos dar cada vez más visibilidad y atención a nuestra tienda en Bandcamp. Por mi parte estoy trabajando siempre en mi música, y bastante en mi live set. Desde ahí siempre salen muchas ideas que después se convierten en temas. Además, estoy trabajando en un par de discos… creo que pronto anunciaremos algo.

Tus habilidades como productor atrajeron la atención del sello con base en Medellín, Insurgentes, quienes se sabe están mostrando el gran talento que esconde Latinoamérica. ¿Qué crees que esta diferenciado al sello actualmente?

Lo que me gusta de Insurgentes es que tiene una propuesta estética distinta, se podría decir que edita música electrónica alternativa. La verdad es que es un sello que siempre me dio mucha curiosidad. Hoy en día es común encontrar muchos sellos editando la misma música, con la misma fórmula, pero también existen perlas discográficas como Insurgentes, que piensan por fuera del cuadro, donde la imaginación puede dar grandes frutos artísticos.

Hace poco Mekas tuvo el placer de ser el primer argentino en debutar en el sello y ahora el turno es para ti. ¿Cómo enfrentaste el reto de confiar en el sello y presentar ‘Tierra del Fuego’?

Primero, arranqué mandando un grupo de tracks, entre ellos les llamó mucho la atención “Symbol” y “Ritual 34.6037º”, y esos fueron los disparadores del resto de los tracks. Verraco me transmitió unas ideas, una visión de lo que el veía en un disco de Seph en Insurgentes, palabras que fueron muy inspiradoras. La realidad es que siento bastante libertad en Insurgentes, y eso es esencial en la vida de cualquier tipo de artista.

¿Cuáles fueron algunos de los aspectos más importantes al momento de desarrollar el EP?

Justo ahora estoy retomando caminos rítmicos con distintos tempos, desde ahí se fueron formulando Geomancer y Tierra del Fuego, que por más que sean bien distintos, nacieron al mismo tiempo y desde el mismo impulso creativo. Poco a poco fui yendo y volviendo entre todos los tracks del disco, retocando cosas aquí y allá con el objetivo de unificar los temas, sin dejar de lado las particularidades de cada uno. Luego vino el trabajo del arte visual, y en eso Insurgentes resalta. Todos los artworks de los discos que han sacado me parecen buenísimos, distintos, reaccionarios. Lo que sí debo admitir es que me costó decidir los nombres, pero eso es normal con todos mis discos.

El diseño sonoro del disco realmente sorprende. ¿Qué tan análogo o digital es? ¿Cómo manejas ese balance?

¡Gracias! La verdad nunca pienso en ese balance. Pienso más en otras cosas, por ejemplo, en la musicalidad, en el vigor de los sonidos, en el trabajo en conjunto de todas las partes… Uso mis sintetizadores analógicos tanto como los digitales, y solo me importa si me gusta lo que genera mi contacto con la máquina.

Entrevista por Mauricio Atencia.

No more articles