SOMOS 3000 EN TELEGRAM INGRESA AQUÍ
Salir de Fiesta: Siempre piensa para qué no porqué ;)

Salir de Fiesta: Siempre piensa para qué no porqué ;)

18

¿Cuál es el objetivo de salir de Fiesta? El hinduísmo clásico propone cuatro posibilidades:

– Incremento de la energía personal, comprensión intelectual, agudizar la introspección sobre uno mismo y su cultura, mejora de la situación vital, aprendizaje acelerado, crecimiento profesional.
– Servicio, ayuda a los demás, proporcionar cuidados, rehabilitación o renacimiento a tus semejantes.
– Diversión, goce sensual, placer estético, acercamiento interpersonal, pura experiencia.
– Trascendencia, liberación del ego y de los límites del espacio-tiempo; consecución de la unión mística.
En el caso de la experiencia trascendente-extrovertida, el Yo se funde extáticamente con los objetos externos ( espacios, lugares, clubes, otras personas). En el estado introspectivo, el Yo se funde extáticamente con los procesos internos de la vida (luces, ondas de energía, sucesos corporales, formas biológicas, etc.). Cualquiera de los dos estados puede ser positivo o negativo dependiendo del “set” (predisposición) y el “setting” (marco) del parche.

La gente tiende por naturaleza a imponer perspectivas personales y sociales a cada nueva situación. Por ejemplo, algunos sujetos faltos de experiencia  aplican inconscientemente un modelo médico a la conciencia Buscan síntomas, interpretan cada nueva situación en términos de salud / enfermedad y, si surge la ansiedad, reclaman tranquilizantes. En ocasiones, en estas sesiones mal preparadas el sujeto termina por pedir que le atienda un médico.

La rebeldía y falta de control contra las convenciones puede motivar a algunos . La noción ingenua, ignorante y estúpida de estar haciendo algo “excesivo” o vagamente perverso, puede enturbiar la experiencia.

Todo éste tipo de encuentros con la música ofrecen una amplia gama de posibilidades para un aprendizaje acelerado o para la investigación científica o académica, pero en el caso de las primeras sesiones, las reacciones intelectuales se pueden convertir en trampas. El mejor consejo para el neófito es “Desconecta tu mente”. Una vez has aprendido a dirigir tu consciencia -llegando a la pérdida del ego y volviendo de ella a voluntad- se pueden incorporar los ejercicios intelectuales a la experiencia. El objetivo es liberar tu mente verbal duranter el mayor tiempo posible a la vez sin darte cuenta te estás volviendo el todo, generando una experiencia positiva no para tu propio yo sino para todo tu alrededor.

Las expectativas religiosas invitan al mismo tipo de consejo. De igual modo, el neófito hará mejor en dejarse llevar por la corriente, mantenerse “alto” tanto tiempo como sea posible y aplazar cualquier tipo de interpretación teológica.

Las expectativas recreativas y estéticas son naturales. La experiencia de la fiesta proporciona momentos extáticos que minimizan cualquier juego cultural o personal. La pura sensación puede absorber toda nuestra atención. La intimidad interpersonal puede alcanzar cumbres como las del Himalaya. Los placeres estéticos -musicales, artísticos, botánicos, naturales- se elevan a la enésima potencia. Pero los juegos del ego pueden llevarnos a reacciones del tipo “Estoy experimentando este éxtasis. ¡Qué suerte tengo!”, y pueden impedir que el sujeto alcance la pérdida del ego.

En otras palabras, está bien decidir de antemano cuál es tu objetivo para la velada, y concertar con tus compañeros una forma de sincronizar las actividades, la música, etc. Si uno intenta alcanzar el nirvana mediante la meditación za-zen, lo tendrá un poco crudo si a su lado hay un psiconauta deseando saber qué se siente al escuchar hardcore techno a 135 BPM atronando a 100 dB’s.

Por otra parte, deberías evitar una definición previa demasiado estricta de la experiencia. A la larga, sólo puedes influir sobre la trayectoria del parche, no controlarlo. Esta incapacidad para alcanzar un objetivo rígidamente establecido, terminará por resultar innecesariamente frustrante. Como se menciona arriba, “desconecta tu mente”.