“La buena música no tiene límites en cuanto a geografía se refiere, entonces estar exclusivamente alineado con la cultura sería una locura porque hay muchas interpretaciones diferentes del Techno y dependen de las experiencias.”

Un selecto fragmento de la nueva generación del techno está decidido a la materialización de experiencias sonoras extrasensoriales que se ubican del lado funcional de la música, que no sólo sirve para el contexto rave sino también para contribuir a la trascendencia psíquica en nuestro quehacer y dar un paso hacia una interacción natural entre la mente y el espacio por medio de resonancias orgánicas, capas de texturas y ambientes con un sentido más profundo, colmando de franqueza al escenario electrónico que parece en ocasiones algo adulterado o simplemente sin alma.

Jake Woodhouse aka PRIS, británico con sede en Berlín es miembro de ese temerario y distinguido grupo de productores inmersos en la visión futurista del Techno que se acercan a etiquetas cómo Avian y Semantica con el fin de establecer un sentido vertiginoso con patrones fructíferos, algo que facilita un cortejo real al sonido material del mañana. Si bien sus excursiones auditivas han pasado por el Breakbeat o la música diseñada para el Dance floor, Jake en su sello Resin transita entre lo melodioso, lo experimental y el ineludible Techno distópico que lo enlaza profesionalmente a los grandes exponentes de este enfoque como lo son Shifted, Sigha y Distant Echoes.

Es por lo anterior que PRIS y su bruma profunda de Techno distópico simbolizará la siguiente edición de los Futuros Artificiales el próximo 18 de mayo en Medellín, un encuentro diseñado para exaltar que la música es el único elemento artificial de la humanidad que trasciende con misticismo en el tiempo ¡Más info aquí!

Por: Daniel Tamayo Mendoza 

No more articles