Cuando le desea a alguien una Feliz Navidad, realmente le desea a alguien un ‘entierro feliz’ debido a los orígenes de la palabra.

Un análisis fascinante de los antiguos jeroglíficos egipcios muestra que la palabra Navidad tiene sus orígenes en el país africano, derivada de la palabra ‘krst’ que significa ‘en reposo’ en el sentido de un entierro o muerto.

En el solsticio de diciembre, en especial en las culturas romana y celta, se festejaba el regreso del Sol, luego de los 3 días mas oscuros del año ( los 3 días donde el Sol muere ) . A partir de esta fecha los días empezaban a alargarse. Esto se atribuía a un triunfo del Sol sobre las tinieblas, que se celebraba con fogatas. Posteriormente la Iglesia católica decidió situar en esa misma fecha, el 25 de diciembre , otorgándole el mismo carácter simbólico de renacer de la esperanza y de la luz en el mundo y corrigiendo así al mismo tiempo el significado de la festividad pagana previa, denominada Sol Invictus. Actualmente no coincide la fecha de la celebración religiosa con el solsticio de invierno debido a los diversos ajustes de calendario realizados.

Y la palabra ‘krst’ aparece escrita en jeroglíficos en la mayoría de los ataúdes que contienen cuerpos momificados egipcios.

Para agregar a las conexiones entre el antiguo Egipto y la Navidad moderna, los antiguos egipcios a menudo se referían a los cuerpos momificados como ‘El Ungido’ porque el cuerpo había sido ungido con líquido de embalsamamiento y natrón, una mezcla de sal mezclada con aceite y utilizada para limpiar el cuerpo – en el ritual de momificación de 70 días.

Hay alusiones a otros momentos en la historia al nacimiento y resurrección divina:

Horus, el dios patrón de los reyes con cabeza de halcón del antiguo Egipto, fue concebido después del asesinato de su padre Osiris . Según cuenta la historia, Seth mató a su hermano Osiris y dispersó las piezas desmembradas de su cuerpo. La esposa de Osiris, Isis, recogió los pedazos de su esposo, todos menos su pene, que fue arrojado al Nilo y comido por un pez, según algunos relatos. Después de diseñar un falo dorado, Isis volvió a armar y resucitó a Osiris para concebir a su hijo Horus.

La madre de la tierra de los aztecas , Coatlicue, encontró una bola de plumas que cayó del cielo y quedó embarazada cuando se la colocó en la cintura. Indignados y desconfiados de los orígenes del embarazo de su madre, los 400 hijos de Coatlicue y su hija, Coyolxauhqui, mataron a su madre. Su hijo Huitzilopochtli, el dios de la guerra y el dios del sol, surgió del útero de Coatlicue, completamente crecido y blindado, cuando fue asesinada.

Según la mitología hindú, Krishna nació en la tierra para poder restablecer el equilibrio del bien en el mundo. Pero, hay muchas teorías en conflicto con respecto a su Divinidad. Aunque la historia de Krishna lo describe como el último Señor del Universo, si Krishna mismo es Dios o el hombre sigue siendo un tema polémico en el hinduismo.

Los hindúes creen que Jesús, como el Señor Krishna , es solo otro avatar de lo Divino, que bajó para mostrar a la humanidad en el camino correcto de la vida. Este es otro punto en el que Krishna se parece a Cristo, una figura que es “totalmente humana y totalmente divina”.

Krishna y Jesús fueron ambos salvadores de la humanidad y avatares de Dios que han regresado a la tierra en un momento especialmente crítico en la vida de su pueblo. Eran los encarnados del Ser Divino mismo en forma humana para enseñar a los seres humanos el amor divino, el poder divino, la sabiduría divina y guiar al mundo ignorante hacia la luz de Dios.

La palabra ‘Navidad’ puede derivar de los antiguos egipcios.
“Cuando le desea a alguien una feliz Navidad, le está diciendo que tenga un feliz entierro”.

La conexión entre Cristo y el ungido se hizo explícita tanto en hebreo como en griego.

En hebreo, ungido se traduce como ‘Masías’ (o ‘Mesías’) mientras que en griego significa ‘Christós’.

La inscripción egipcia en una tumba, que dice la palabra ‘krst’
Custodia con Ra y cabeza de toro. La importancia de que Jesús haya nacido en un pesebre, una asociación con el pesebre de Tauro y, por lo tanto, trazando un paralelo con el dios egipcio del sol Ra.

Algunas custodias católicas romanas, utilizadas en la bendición de la Bendición, todavía tienen la imagen de Ra con una cabeza de toro debajo.

“Fue la Iglesia la que secuestró, quitando a los antiguos egipcios”. Lo que tenemos aquí es un culto milenario al sol, sin su luz, sin su eterna batalla a la oscuridad, no podríamos sentir el cielo en la tierra. Todos los días debemos agradecer su vital y divina energía. Sin el Sol , sin Cristo, Krisna o el que sea que sigas , no somos completamente nada.

 

No more articles