SOMOS 5000 EN TELEGRAM INGRESA AQUÍ
🌏︎ FOR INTERNATIONAL BUYS CLICK HERE ✈
Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

  • Aunque Colombia prohibió la pesca y el comercio de tiburones a principios de 2021, sus aletas (extraídas de tiburones en Colombia y en todo el mundo) han seguido alimentando una industria global valorada en 500 millones de dólares al año.
  • Esta es la historia de la mayor incautación de este tipo jamás realizada en territorio colombiano. En septiembre de 2021, un envío de más de 3.400 aletas de tiburón con destino a Hong Kong fue interceptado en el aeropuerto de Bogotá.
  • Por primera vez, esta investigación revela al dueño de este contrabando: Fernando Rodríguez Mondragón. Es hijo del fallecido Gilberto Rodríguez Orejuela, quien fue el líder del Cartel de Cali, una vez una de las organizaciones de narcotráfico más grandes del mundo.
  • Esta investigación reconstruye la ruta del envío desde el departamento de La Guajira, fronterizo con Venezuela, hasta la capital de Colombia, pasando por las montañas del departamento del Valle del Cauca.

En septiembre de 2021, la policía colombiana recibió una alerta de una empresa naviera instándola a inspeccionar unas cajas de cartón que estaban a punto de ser exportadas a Hong Kong desde el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, Colombia. Sería la mayor incautación de aletas de tiburón jamás registrada en el país.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Habían pasado seis meses desde que Colombia prohibió completamente la pesca y el comercio de tiburones, pero al abrir las cajas de cartón, la policía encontró 3.493 aletas de cinco especies de tiburones, cuatro de ellas en riesgo de extinción. Las aletas estaban camufladas entre 117 kilogramos (258 libras) de vejigas natatorias, un órgano que permite a los peces mantenerse a flote. Secas y procesadas, las aletas y vejigas natatorias de tiburón se venden en los mercados asiáticos como delicias.

Al momento de la redada, las autoridades revelaron algunos detalles. Anunciaron que se habían sacrificado entre 900 y 1.000 tiburones para el envío, que al parecer las vejigas natatorias también estaban siendo traficadas porque el exportador no tenía permisos para venderlas y, curiosamente, que el cargamento provenía de Roldanillo. Este municipio del interior del departamento del Valle del Cauca se encuentra a más de tres horas en auto desde el puerto de Buenaventura, en la costa del Pacífico de Colombia.

¿Por qué las aletas vinieron de un lugar tan alejado del océano? Más importante aún, ¿qué empresas estaban detrás de esto y a quién pertenecía el envío?

Durante nueve meses, un equipo de periodistas de Mongabay Latam, Organised Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y Armando.Info examinaron decenas de documentos de la Fiscalía General de la Nación de Colombia. para responder a estas preguntas. Los periodistas presentaron más de 40 solicitudes de información a diferentes organismos públicos, rastrearon la actividad de los sospechosos a través de las redes sociales, viajaron a diversos lugares para reconstruir la ruta del envío ilegal y entrevistaron a más de 20 personas, entre funcionarios, testigos, pescadores, científicos. y otros expertos.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Los correos electrónicos e informes de la Fiscalía General surgieron de una filtración de más de 13 millones de documentos. Nuestra alianza periodística, junto con otros 40 medios de comunicación de todo el mundo, tuvo acceso a estos documentos a través de un proyecto llamado NarcoFiles: El Nuevo Orden Criminal, que lideró la OCCRP con el apoyo del Centro Latinoamericano de Periodismo de Investigación (CLIP).

El resultado es esta investigación, que revela, por primera vez, que el enorme cargamento de aletas de tiburón interceptado pertenecía a Fernando Rodríguez Mondragón, el hijo mayor del fallecido jefe del Cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela. Como resultado, tres semanas antes de la publicación original de esta historia en español el 9 de noviembre de 2023, Rodríguez Mondragón fue arrestado mediante orden judicial.

Esta investigación también revela un nuevo método de tráfico de aletas de tiburón y la existencia de un lucrativo comercio ilegal de vejigas natatorias provenientes del lago de Maracaibo, zona tomada por grupos armados ilegales que amenazan y aterrorizan a cientos de pescadores venezolanos.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Bogotá: La historia de la incautación
Los documentos de la Fiscalía General de la Nación revelaron que el 23 de agosto de 2021, un cargamento salió de Maicao —ciudad del departamento de La Guajira, en el norte de Colombia, cerca de la frontera con Venezuela— rumbo a Roldanillo, 1.100 kilómetros (684 millas). ) al suroeste. El envío, que viajaba a través de una empresa de mensajería denominada Servientrega, estaba dirigido a la empresa Comercializadora Fernapez SAS, propiedad de Rodríguez Mondragón. Su padre, Rodríguez Orejuela, también conocido como El Ajedrecista , o el jugador de ajedrez, murió en prisión en Carolina del Norte, EE.UU., en 2022.

El cargamento, que según documentos de la Fiscalía General pertenecía a Fernández, estuvo tres semanas en Roldanillo y luego fue enviado a Bogotá. En ese momento entró en la historia Luis Alberto Cardona Bonilla, el hombre que recogió el cargamento y sería el encargado de enviarlo a Hong Kong.

Sin embargo, este plan no salió como esperaban los traficantes. El cargamento, valorado en 30.000 dólares, fue interceptado antes de salir del país.

Un cargamento de vejigas natatorias viajó al suroeste desde Maicao, en el norte de Colombia, hasta el municipio de Roldanillo. Allí se le agregaron aletas de tiburón provenientes del puerto de Buenaventura. El cargamento de vejigas natatorias y aletas de tiburón se enviaba luego a Bogotá desde Roldanillo. En el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, las autoridades confiscaron el envío antes de que pudiera ser enviado a Hong Kong. Las flechas verdes indican las rutas de transporte de las vejigas natatorias; Las flechas naranjas indican las rutas de transporte de las aletas de tiburón. Imagen de Mongabay Latam.
Las aletas habían sido procesadas, es decir, secadas y desolladas. Así se venden en los mercados de Hong Kong, donde los consumidores los compran para preparar una sopa llamada yúchì tāng . Esta sopa es un símbolo de estatus y puede costar hasta 200 dólares en un restaurante. Para hacer yúchì tāng, hay que pelar las aletas. Según varios expertos entrevistados para este informe, desollar aletas de tiburón requiere un procedimiento complejo que implica el uso de químicos específicos y conocimientos que sólo los chinos tienen. Un mal método de procesamiento podría hacer que una aleta pierda su valor. Probablemente por eso es inusual encontrar un cargamento de aletas procesadas en América Latina.

“Esta es la primera vez que conocemos un caso legal en el que el procesamiento de aletas se realizó en el país donde se capturaron los tiburones antes de ser exportados”, afirma un estudio de Diego Cardeñosa, biólogo de la Universidad Internacional de Florida en el EE.UU. y varios colegas. Para el estudio, el equipo analizó los resultados de 214 muestras moleculares recolectadas de las aletas incautadas para determinar de qué especie de tiburón provenían.

Esta característica, además de ser nueva en el tráfico de aletas de tiburón, preocupa a los expertos porque advierten que podría complicar la lucha contra el tráfico de vida silvestre. Según Cardeñosa, cuando se procesa una aleta, esta pierde su forma y color.

“[S]i empezamos a despellejar las aletas, tenemos un problema, porque la identificación se complica”, dijo Alicia Kuroiwa a este equipo de periodistas. “Entonces no se puede saber sin una prueba de ADN a qué especie de tiburón corresponden”. Kuroiwa es directora de hábitats y especies amenazadas de Oceana Perú, una organización no gubernamental que investiga el tráfico de tiburones en Perú, entre otros temas.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

De hecho, según Cardeñosa, lo más probable es que los traficantes hayan comenzado a procesar las aletas antes de enviarlas para evitar ser detectados. “Los chinos son muy conscientes de ese proceso”, afirmó. “Aunque todavía no hay pruebas suficientes, creemos que debe haber chinos que vengan a estos países para enseñar a la gente cómo hacer esto”.

Las aletas fueron procesadas, es decir, secadas y quitadas la piel. Imagen cortesía de la Secretaría de Ambiente de Bogotá.
Este valor agregado también implica mayores ganancias para una industria que se estima realiza transacciones por 500 millones de dólares al año. Según Stanley Shea, director del programa marino de Bloom Association Hong Kong, una ONG de conservación de los océanos, el precio de 1 kg (2,2 libras) de aletas de tiburón varía dependiendo de tres factores: si tienen piel, si están procesadas y de qué especie de tiburón. ellos vienen de. “Hemos visto especies incluidas en la CITES, procesadas [y] secas (sin piel), que oscilan entre 171 dólares por 500 gramos (1,1 libra) y 677 dólares por 500 g”, dijo Shea. “El producto con piel es más barato, dado que el mercado minorista en Hong Kong se basa principalmente en aletas procesadas”, añadió.

Las pruebas moleculares realizadas a las aletas incautadas en el aeropuerto de Bogotá encontraron que el 60% provenía de tiburón sedoso ( Carcharhinus falciformis ). La Lista Roja de la UICN clasifica a esta especie como vulnerable. Según el estudio de Cardeñosa y sus colegas, la segunda especie más comúnmente identificada fue el tiburón martillo ( Sphyrna lewini ), que se encuentra en peligro crítico de extinción. A esto le siguieron el zorro pelágico en peligro de extinción ( Alopias pelagicus ), el vulnerable tiburón toro ( C. leucas ) y el casi amenazado tiburón tigre ( Galeocerdo cuvier ).

Las 3.493 aletas incautadas corresponden a cinco especies de tiburones, cuatro de las cuales están en riesgo de extinción y la otra catalogada como casi amenazada por la UICN. Imagen cortesía de la Secretaría de Ambiente de Bogotá.
Todos estos tiburones están protegidos por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), un acuerdo internacional que tiene como objetivo garantizar que el comercio de especies silvestres no amenace su supervivencia. Por este motivo, se requieren permisos especiales para exportar estos tiburones o sus partes. El cargamento con destino a Hong Kong no sólo no contaba con dichos permisos, en violación del tratado internacional del que Colombia es parte, sino que nunca pudo haberlos tenido porque en Colombia se ha prohibido la pesca y venta de tiburones y sus partes. prohibido desde marzo de 2021.

Además, los más de 100 kg de vejigas natatorias en las que se escondían las aletas tampoco contaban con la documentación requerida. Al momento del decomiso, Cardona Bonilla presentó un permiso vencido que la Autoridad Nacional de Acuacultura y Pesca (AUNAP) le había otorgado a Fernández en 2019 para vender productos pesqueros. Ese permiso sólo autorizaba la venta de productos pesqueros dentro del país; no autorizaba la exportación, y mucho menos la exportación de aletas de tiburón.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Roldanillo: El almacén a puerta cerrada
A Rodríguez Mondragón a veces se le llama “el hijo del ajedrecista”. En español, esta frase, El hijo del ajedrecista , es también el título de un libro que escribió en 2007. El libro cuenta la historia del Cartel de Cali desde una perspectiva interna.

Según documentos de la Fiscalía General de la Nación, entre 1993 y 2000, Rodríguez Mondragón fue socio y miembro del directorio de Fundecali, organización cuyo nombre en español significa Fundación para el Desarrollo Humano Integral. Entre 2003 y 2014, esta empresa fue incluida en una lista de narcotraficantes especialmente designados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

En 2002, medios de comunicación colombianos informaron que la policía arrestó a Rodríguez Mondragón luego de encontrar heroína en su departamento en el norte de Bogotá y que tuvo que enfrentarse a la justicia. La Procuraduría General de la República no compartió este expediente para confirmar el resultado de este proceso, pero el sitio web oficial del Poder Judicial señala que fue condenado y que fue puesto en libertad en junio de 2005 con sentencia suspendida. Ante esta pregunta, Rodríguez Mondragón dijo a nuestro equipo periodístico que todo esto fue “un montaje para poder poner a la familia en la palestra pública, porque en ese momento el señor Gilberto Rodríguez había sido liberado”.

Luego de cumplir su condena, Rodríguez Mondragón se instaló en el municipio de Roldanillo, que alguna vez fue uno de los centros de actividad del llamado Cartel del Norte del Valle, que se formó tras el deterioro del Cartel de Cali. En 2017, en el barrio Los Llanitos de Roldanillo, Rodríguez Mondragón abrió su empresa, Fernapez. Según registros, Fernapez se dedica al “comercio al por mayor de materias primas agrícolas y animales vivos”.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

La imagen es una reproducción de un documento que muestra la renovación del registro de Fernapez ante la Cámara de Comercio de Cartago, ciudad cercana a Roldanillo, Colombia, donde tiene su sede Fernapez, con modificaciones para resaltar detalles relevantes realizadas por Mongabay Latam.
Esta sería la primera pista para responder una pregunta clave en la historia de este tráfico: ¿Por qué el cargamento fue a Roldanillo en lugar de viajar directamente de Maicao a Bogotá, que es un viaje más corto?

Según testimonios obtenidos por nuestro equipo periodístico, el cargamento hizo escala en esta montañosa ciudad, a 178 kilómetros de Buenaventura, principal puerto comercial de Colombia en la costa del Pacífico, en el departamento del Valle del Cauca, para cargar las aletas de tiburón.

“Sabíamos que trabajaban con pescado, pero lo que dice la gente es que no era para vender [los] en Colombia, sino para vendérselos a los chinos porque pagan más”, dijo una mujer sobre el lugar donde operaba Fernández por su cuenta. casa en Roldanillo. “Allí trabajaban a puerta cerrada y sólo empacaban [el producto]”, agregó.

Otros vecinos consultados coincidieron con su afirmación y agregaron que notaron que la empresa tenía dos empleados chinos, pero ningún colombiano.

“El negocio estuvo funcionando allí durante unos años, pero se fueron”, dijo otro vecino que vive cerca de la propiedad. Efectivamente, según registros inmobiliarios, la casa que era de Rodríguez Mondragón fue vendida en noviembre de 2021. Es decir, apenas se enteró del decomiso de las 3.493 aletas de tiburón en el aeropuerto de Bogotá, Rodríguez Mondragón sacó todo el dinero. tenía en su empresa y vendió la casa por 68 millones de pesos colombianos (aproximadamente $17.000 en ese momento). Así lo confirmó el propio Rodríguez Mondragón, quien explicó a nuestro equipo periodístico que “la empresa quebró a raíz del problema”.

En la misma línea que dijeron estos vecinos, el permiso de un año que la AUNAP otorgó a Fernández en abril de 2019 y que Cardona Bonilla mostró a la policía el día de la incautación en el aeropuerto, en un intento de justificar el envío de la carga, especifica que en ese domicilio de Roldanillo la empresa tenía un almacén de almacenamiento que contenía pescado, incluidos tiburones. Entre las especies que la AUNAP había autorizado a la empresa a almacenar y vender se encontraban el tiburón sedoso, el tiburón nariz blanca ( C. velox ) y el tiburón de Galápagos ( C. galapagensis ). Como se indicó, el día de la incautación del cargamento, el permiso no sólo había caducado sino que además ya no era válido, ya que la nueva ley que prohibía el comercio de tiburones ya había entrado en vigor.

La imagen es una reproducción de un permiso de un año para la comercialización de productos pesqueros, emitido a Fernapez por la Autoridad Nacional de Acuacultura y Pesca (AUNAP) el 25 de abril de 2019, con modificaciones para resaltar material relevante realizado por Mongabay Latam. El permiso había expirado cuando el cargamento de aletas de tiburón fue incautado en el aeropuerto de Bogotá en septiembre de 2021.
Aunque los vecinos que consultamos no estaban seguros de haber visto aletas de tiburón, sí recordaban un fuerte y constante olor a marisco. “Era olor a pescado, pero rancio”, dijo un vecino, característico de las aletas tanto cuando están mojadas como cuando están en proceso de secado.

De hecho, en ciertos casos, este olor distintivo es el que ha permitido a las autoridades realizar sus operativos. Esto es lo que sucedió en abril de 2023, cuando la policía de Tumaco, el segundo puerto más importante de Colombia en el Pacífico, a unos 300 km por mar de Buenaventura, encontró un saco con 386 aletas sin secar transportadas en un camión propiedad de Inter. Rapidísimo, empresa de transporte y mensajería. Las aletas habían sido camufladas dentro de dos capas de envases de plástico y cubiertas con abundante café molido en un intento de enmascarar el olor. Aun así, “se dieron cuenta inmediatamente porque huele fatal, muy intenso”, dijo un especialista que trabajó en la identificación de la especie de tiburón tras la incautación y que pidió permanecer en el anonimato por razones de seguridad.

Otros dos vecinos también afirmaron que la policía estaba casi constantemente presente en el edificio donde operaba Fernández. “Les hicieron comida”, dijo un vecino. Los vecinos agregaron que en los días posteriores a que Fernández desalojó el edificio y vendió todo, se encontraban policías enviados desde Cali, al parecer porque había falta de confianza en los oficiales que prestaban servicios en Roldanillo. Según fuentes consultadas, la policía de Roldanillo parecía ser muy cercana a Rodríguez Mondragón.

Como parte de esta investigación, este equipo periodístico solicitó registros a la policía de sus inspecciones en el predio de Fernández. Sin embargo, esta solicitud fue denegada porque los expedientes contenían información clasificada, según la policía.

Buenaventura: El centro neurálgico del comercio de tiburones
Dos vecinos del edificio de Fernapez agregaron que el pescado fue traído desde Buenaventura, el puerto más cercano a Roldanillo, a unas tres horas en auto. Haciendo uso de un derecho de petición, nuestro equipo de periodistas obtuvo información de la Secretaría de Ambiente de Bogotá que confirmó que efectivamente ese era el origen de las aletas incautadas en el aeropuerto.

Eso tiene sentido porque según estadísticas oficiales, Buenaventura es donde se trafica la mayor cantidad de tiburones en Colombia. Según datos de la AUNAP, la Dirección General Marítima y Portuaria (DIMAR), la Armada y la Policía Nacional, de los 22 decomisos de tiburón o aletas de tiburón realizados en Colombia entre 2016 y 2020, al menos 14 ocurrieron en el departamento de Valle del Cauca, de los cuales 11 fueron en Buenaventura.

Incluso después de que comenzara la prohibición nacional de pescar y vender tiburones en marzo de 2021, la situación no hizo más que empeorar. Datos del Ministerio de Medio Ambiente muestran que al menos 23 decomisos de tiburones y sus aletas se produjeron entre la entrada en vigor de la ley y julio de 2023. En la mayoría de estos casos, los animales o sus partes procedían de Tumaco, cerca de la frontera con Ecuador, o de Buenaventura. .

También hay casos en los que, aunque la incautación pudo haber ocurrido en otra zona del país, los responsables provinieron de Buenaventura. Por ejemplo, en abril de 2022, agentes de la guardia costera de Bahía Solano, en la parte norte de la costa pacífica de Colombia, estaban inspeccionando un barco llamado “JD” que venía de Buenaventura y encontraron dos cajas de hielo con 30 tiburones sin cabeza ni cola. Lo mismo ocurrió en noviembre de 2022, cuando agentes de la Guardia Costera de Bahía Solano encontraron 114 tiburones y 89 aletas en una embarcación denominada “Los Pescadores”. De hecho, las aletas interceptadas en Tumaco, las empaquetadas en bolsas con posos de café, también procedían de Buenaventura.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga


Nuestro equipo visitó la plaza principal del mercado y la Galería de Pueblo Nuevo, un mercado de alimentos, en Buenaventura y confirmó que todavía es posible comprar un tiburón tollo entero a un precio muy bajo. ( Tollo se refiere a tiburones de cuerpo pequeño, a menudo del género Mustelus ). El aceite de estos tiburones también se vende a la vista de lugareños y visitantes.

Una fuente de la Armada de Colombia reconoció que es casi imposible para las autoridades marítimas controlar la pesca de tiburones en Buenaventura y otros puertos cercanos. “Buenaventura no tiene muelles formales”, dijo la fuente. “Aquí el patio de cualquier casa que mira al mar es un muelle, y allí atracan los barcos. Hay mucha informalidad y falta de control porque es demasiado amplio para ir y controlar todos esos lugares”.

El comandante de la DIMAR, capitán Alberto Buelvas, dijo que este “es uno de los grandes problemas”. Por eso, “siempre estamos apuntando, con los administradores de turno, a [construir] un solo gran muelle pesquero costero donde se mueva la carga, donde se mueva el pescado”, dijo.

Los científicos y ambientalistas también advierten sobre otro problema grave. Luego de que se estableció la ley que prohibía la pesca y venta de tiburones, los tiburones dejaron de ser considerados un recurso pesquero y por lo tanto ya no es responsabilidad de la AUNAP fiscalizarlos. “Se dictó la Ley 281, mediante la cual el gobierno nacional declaró al tiburón recurso hidrobiológico, lo que pasa a ser competencia del Ministerio del Ambiente”, dijo Sandra Angulo, directora regional de la AUNAP en Cali. “Nosotros, como autoridad pesquera, ya no tenemos jurisdicción sobre este tema”.

Según Angulo, es por eso que cuando la AUNAP realiza operativos de control y encuentra tiburones, “lo que automáticamente hacemos es informar a la autoridad correspondiente, que es el Ministerio del Ambiente, y luego ellos inician sus trámites para hacer todo el proceso de incautación”.

Juan Manuel Díaz, coordinador de programas Colombia de la Fundación MarViva, una organización de conservación marina en Colombia, Costa Rica y Panamá, dijo que desde la declaración de la nueva ley “ya no hay registros de cuántos [tiburones] se capturan” y Todo el proceso comercial se ha “convertido en algo muy oscuro”.

Nuestro equipo periodístico solicitó el comentario del Ministerio del Medio Ambiente, pero no recibió respuesta al momento de la publicación de este artículo en español.

“La gente seca las aletas encima de bambú, sobre tapetes de bambú, pero ya no son aletas grandes”, dijo a este equipo un ingeniero pesquero de Buenaventura conocedor del manejo de aletas de tiburón, que pidió permanecer en el anonimato. “Son pequeños porque el tamaño de la especie es cada vez más pequeño”. El ingeniero pesquero agregó que es posible que las aletas se trasladen para secarlas a otros municipios menos húmedos que Buenaventura, como Roldanillo.

Maicao: El origen de las vejigas natatorias
Según registros de la empresa de mensajería Servientrega, que se encuentran entre los documentos de la Fiscalía General de la Nación, el cargamento de vejigas natatorias fue enviado desde Maicao a Roldanillo por Stevenson Bautista Moreno. Cuando la Procuraduría General de la República solicitó información sobre esta persona a DataCrédito, la central de riesgos que recopila toda la información disponible sobre las obligaciones de pago de personas y empresas, su respuesta fue que ese nombre no coincidía con el número de identificación que le fue proporcionado. Por tanto, la identidad del primer eslabón de la cadena era un misterio.

Sin embargo, este equipo periodístico analizó cuentas de redes sociales y documentos de registro y pudo determinar que quien envió el envío desde Maicao es, en realidad, la misma persona que aparece en los registros de Servientrega, pero con sutiles diferencias ortográficas. Su verdadero nombre es Stivinzón Bautista Moreno.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga


El perfil de Facebook de Bautista Moreno contiene fotografías y videos de 2018 y 2019 que muestran vejigas natatorias, también conocidas como “fauces”, siendo procesadas en una planta que, según información encontrada en su cuenta de redes sociales, está ubicada en un barrio de Maicao. Algunas fotos también lo muestran posando con vejigas natatorias, armas y fajos de billetes. También hay alusiones a narcotraficantes famosos, como Pablo Escobar. Entre sus contactos se encuentran varios comerciantes de vejigas natatorias en países como Indonesia, Malasia, Corea del Sur y Pakistán, algunos de los cuales también venden aletas de tiburón, pepinos de mar y otros productos marinos muy buscados en los mercados asiáticos.

La información proporcionada por la AUNAP también permitió a nuestro equipo confirmar que hasta el momento no se han emitido permisos para procesar vejigas natatorias en Maicao ni en ningún otro lugar del departamento de La Guajira. Esto indicaría que la planta donde Bautista Moreno procesaba las fauces funcionaba en secreto. Sin embargo, la AUNAP no cuenta con informes al respecto.

Un detalle de su cuenta de redes sociales agregó una pista adicional a esta historia. Una fotografía tomada en 2021 muestra un cartel en una pared de un lugar donde Bautista Moreno posaba con vejigas natatorias y se ve la palabra “Pesquera Kike”. Este es el nombre de un negocio familiar en el corazón del mercado de Maicao. Es una de las lonjas de pescado más antiguas y consolidadas del municipio. Su propietario, Teobaldo Enrique De Moya Barceló, afirmó no conocer a Bautista Moreno, pese a que los dos aparecen juntos en una fotografía colgada en la pared de su negocio. También es evidente que Bautista Moreno se comunica a menudo en las redes sociales con varios miembros de la familia De Moya.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Hasta el momento no se ha podido establecer quién suministró las vejigas natatorias que Bautista Moreno envió a Fernández en Roldanillo. Sin embargo, esta investigación logró confirmar que las fauces están siendo traficadas desde la parte norte del lago de Maracaibo hacia Maicao.

Nuestros periodistas viajaron al norte del Lago de Maracaibo, en el estado venezolano de Zulia, donde se ha registrado la mayor actividad pesquera. Allí, la Isla Toas, a sólo 40 kilómetros de Maicao, es uno de los centros de esta actividad; la mayoría de sus 12.000 habitantes se dedican a la pesca. Los productos más vendidos son las fauces, principalmente las de corvina, término que puede incluir varias especies de peces parecidos a la lubina.

Sin embargo, las operaciones de distribución las controlan grupos criminales conocidos como “piratas”, que operan armados con rifles de alto calibre. Los pescadores locales dijeron que pueden ganar hasta 170 dólares por 1 kg de buche, pero el dueño de una de las organizaciones pesqueras en la isla de Toas, que pidió permanecer en el anonimato por razones de seguridad, dijo que para poder trabajar deben pagar a los grupos armados. De 50 a 100 dólares por barco todos los días. Aun así, eso no les protege de la posibilidad de que los piratas puedan rodear su pesquero y robarles sus corvinas más grandes y sus fauces.

En esta dinámica criminal, donde se cobran recargos por todos los suministros, incluidos la gasolina y el aceite de motor, y se realizan pagos de extorsión a los agentes de seguridad del gobierno, los pescadores de la zona dicen que sus propias ganancias suelen ser mínimas. Algunos se han atrevido a vender sus fauces fuera de los grupos armados, pero la respuesta ha sido despiadada. Hay relatos de que los piratas incluso han desmembrado a algunos pescadores y atado partes de sus cuerpos a las embarcaciones como castigo y como advertencia al resto de la población.
Fuentes consultadas por este equipo dijeron que las fauces eventualmente son compradas en la zona por personas de origen asiático, pero agregaron que parte de este producto es enviado a Maicao.

Existen dos rutas principales para llegar a Maicao por carretera. El primero comienza en el pueblo de San Rafael del Moján, a donde llegan embarcaciones desde las islas de la parte norte del lago. El segundo comienza en San Carlos, al noroeste de la isla Toas. Desde cualquier origen, un viajero podría desviarse por los senderos sin pavimentar de la porosa frontera entre Colombia y Venezuela, que están controlados por grupos criminales.

Al momento de la publicación de este artículo en español, ni Bautista Moreno ni De Moya habían respondido a las preguntas enviadas por nuestro equipo periodístico.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Hong Kong: un receptor frecuente
Ho’s Import & Export Ltd. es el nombre de la empresa que iba a recibir el cargamento de Fernández en Hong Kong, según documentos de la Fiscalía General.

Según información de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), Ho’s Import & Export Ltd. es el principal comprador de Fernández. De hecho, desde que Rodríguez Mondragón puso en marcha su empresa y comenzó a realizar envíos al exterior, Ho’s Import & Export Ltd. fue siempre su principal socio comercial. Según registros oficiales, está ubicado en un edificio industrial en Tuen Mun, una zona remota de Hong Kong. Sin embargo, al visitar este sitio, los periodistas no pudieron encontrar ninguna empresa con ese nombre.

En las últimas tres semanas de diciembre de 2018, Fernández realizó sus tres primeras exportaciones por $86.750. En 2019, las ventas de la empresa se dispararon y realizó 24 exportaciones, enviando casi 14 toneladas de vejigas natatorias y productos alimentarios para animales, por un total de 816.000 dólares, a Chan Man Kin, Sui Man Wholesale y Ho’s Import & Export Ltd. Ese año, Fernández también exportó mangos, pitahaya y maracuyá a Canadá, pero en los dos años siguientes, el negocio de Rodríguez Mondragón se centró principalmente en las vejigas natatorias, el mismo producto que camuflaba las aletas de tiburón incautadas en el aeropuerto de Bogotá. En 2020, las ventas de la empresa alcanzaron los 550.000 dólares, y en los primeros nueve meses de 2021 antes de que se produjera la incautación, la empresa exportó vejigas natatorias por un valor total de 495.000 dólares.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga


Un dato importante es que todos los envíos fueron clasificados con un código arancelario que corresponde a vejigas de animales, pero no a las de pescado. Sin embargo, la descripción de la carga especificaba que se trataba de vejigas natatorias.

Según el exdirector de la DIAN, Juan Ricardo Ortega, las agencias aduaneras son las encargadas de presentar los documentos de los exportadores y realizar la clasificación arancelaria. El problema es que “Colombia no revisa las clasificaciones arancelarias del exportador. Aquí no hay mucha supervisión”, dijo Ortega. Agregó que marcar un envío con un código que no corresponde al producto correcto “claramente es un delito; es falsificación de documentos públicos y es un delito grave”.

Por otro lado, debido a que el permiso que la AUNAP le había otorgado a Fernández había expirado en 2020 -e incluso antes de expirar, la empresa solo tenía permiso para comerciar dentro del país-, es posible inferir que todas las exportaciones de vejigas natatorias de Fernapez fueron ilegal.

Mongabay: Tráfico de aletas de tiburón el nuevo negocio de los capos de la Droga

Rodríguez Mondragón, en una declaración que presentó ante la AUNAP para la investigación administrativa que la agencia había abierto en su contra y que este equipo revisó, se defendió argumentando que vender buches “no requiere autorización de la AUNAP”. La razón, afirmó Rodríguez Mondragón, es que las vejigas natatorias son “restos cuyo otro destino posible es la incineración o su eliminación como residuo”. Lo mismo afirmó al ser consultado para esta investigación: “En Colombia las vejigas natatorias son desechos de pesca”, dijo Rodríguez Mondragón.

Sin embargo, Henry Gómez, abogado de la Dirección Técnica de Inspección y Vigilancia de la AUNAP, sostuvo que “no se puede tener la idea de que las vejigas natatorias son un sobrante, un desperdicio”. La razón principal de esto, dijo, es que “representan una ganancia económica, y esa es una de las condiciones que debe tener un recurso pesquero [para] ser considerado como tal”. Por eso, para vender vejigas natatorias es necesario contar con un permiso de la AUNAP, dijo Gómez.

Otro punto destacable es que en 2020 y 2021 casi la totalidad de los envíos de vejigas natatorias enviados por Fernández estuvieron valorados en 30.000 dólares, aunque existen diferencias considerables en los pesos de los envíos. Por ejemplo, en 2021, de las 19 exportaciones de la empresa, 11 pesaban 300 kg (661 lbs) y estaban valoradas en 30.000 dólares. Sin embargo, también hubo envíos de 117 kg (258 lbs), 125 kg (276 lbs) e incluso 49 kg (108 lbs) en diciembre de 2020, pero el valor fue el mismo para cada uno: 30.000 dólares. El cargamento que fue incautado en el aeropuerto de Bogotá también tenía el mismo valor, pero pesaba 225 kg (496 lbs). ¿Por qué tantos envíos con diferentes pesos siempre se valoraban por la misma cantidad?

La imagen es una reproducción de un albarán de Fernapez para un envío a Ho’s Import & Export Ltd. en Hong Kong de 300 kg (661 lbs) de vejigas natatorias vendidas por $30 000, con resaltado para mostrar detalles relevantes realizados por Mongabay Latam.
Alfonso Miranda, presidente del Comité para el Manejo Sostenible del Calamar Gigante (CALAMASUR), un grupo comercial con actores en Chile, Ecuador, Perú y México cuyo principal mercado está en Asia, dijo que no le encuentra sentido a esa diferencia. Aunque tiene años de experiencia en el sector público y privado como exministro de producción del Perú y viceministro de pesca, dijo que nunca había visto un producto pesquero o agrícola con una fluctuación de precios tan grande en tan poco tiempo. . “A mí me suena a trampa, aunque no sé de quién”, dijo Miranda. A modo de ejemplo, agregó: “La harina de pescado pudo haber costado $300 en el año 1998 y hoy cuesta $1.600, pero eso cambió en 25 años, no en 25 días. No hay mercado que pueda fluctuar de esa manera, con ese extraordinario margen de diferencia”.

Sin embargo, hay otro detalle. “Que los números sean fijos es muy extraño. Los números nunca son tan absolutos”, afirmó Ortega. “Es tan fácil hacer trampa en Colombia que la gente ni siquiera se molesta en ocultarlo”.

Rodríguez Mondragón respondió que la diferencia es que el valor de las vejigas natatorias varía según la especie de pez. Por ejemplo, “la corvina es más cara que la merluza y el tambaqui”, afirmó.

¿Qué exportó realmente Rodríguez Mondragón en todos esos envíos? En el caso de las vejigas natatorias incautadas en el aeropuerto, según Gómez, abogado de la AUNAP, “en realidad lo que estaban haciendo era ocultar la exportación de lo que pretendían ser aletas de tiburón”. ¿Cuántas veces se enviaron aletas de tiburón en envíos etiquetados como “vejigas”?

Según Ortega, exdirector de la DIAN, “no hay mucho interés” por parte de Colombia en verificar que las exportaciones realmente corresponden al producto que fue declarado. “Lamentablemente no hay colaboración y con China no hay nada. Hoy en día, China es un gran facilitador del blanqueo en el mundo, por lo que el nivel de coordinación es cero”, afirmó.

El cargamento de vejigas natatorias y aletas de tiburón que fue incautado en el aeropuerto de Bogotá. Imagen cortesía de la Secretaría de Ambiente de Bogotá.
“Cuando un delincuente quiere exportar droga o quiere exportar aletas de tiburón, no lo dice abiertamente”, dijo Alberto Lozano, exdirector de la Unidad de Análisis e Información Financiera (UIAF) del gobierno colombiano. “Va a decir muchas mentiras, y algunas de las mentiras que va a decir son financieras”.

Lozano dijo creer que dado que “el lavado de dinero es ocultar el origen del pago”, entonces en las operaciones de Fernández, “si se confirmaran los hechos, habría lavado de activos”.

De hecho, según la información accedida para esta investigación, la Fiscalía General de la Nación abrió un proceso judicial por lavado de activos tras el decomiso en el aeropuerto de Bogotá. El proceso legal estuvo todavía en fase de investigación al menos hasta septiembre.

Fernando Jiménez, director especializado en delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente de la Fiscalía General de la Nación, dijo a nuestro equipo periodístico que Rodríguez Mondragón se encuentra bajo arresto domiciliario en su casa de Roldanillo. Esta medida fue ordenada judicialmente luego de que fuera acusado como “autor del uso ilícito de recursos naturales renovables en combinación con el delito de tráfico de vida silvestre con pena aumentada por el comercio de aletas de tiburón”. El caso se encuentra actualmente bajo investigación.

Rodríguez Mondragón dijo a nuestro equipo periodístico que planea apelar los cargos en su contra. “Soy inocente. Estoy reuniendo pruebas contundentes que demostrarán que no tuve nada que ver con el envío de este cargamento a Hong Kong”, afirmó Rodríguez Mondragón. Agregó que el responsable de esto es un ciudadano chino que tenía un contrato laboral con la empresa. “Abusó de la confianza y envió unas aletas de tiburón a Bogotá para exportarlas a Hong Kong sin mi consentimiento mientras yo me cuidaba con COVID-19 fuera de Roldanillo”, dijo Rodríguez Mondragón.

Rodríguez Mondragón también compartió dos videos de las cámaras de seguridad de su empresa en los que se puede ver a sus empleados manipulando las aletas de tiburón. Afirmó que los videos están en manos de la Fiscalía General de la República. Sin embargo, no aportó pruebas que descarten su participación en el operativo.

Nuestro equipo de periodistas intentó contactar a este ciudadano chino acusado por Rodríguez Mondragón utilizando la dirección de correo electrónico que aparece en su solicitud de visa, pero al momento de la publicación de este artículo en español, no hubo respuesta.

Cardona Bonilla tampoco envió respuestas a nuestras preguntas. Fuentes policiales dijeron que se trata de un “prófugo de la justicia” y que actualmente está siendo buscado con el objetivo de “desarticular toda la organización”.

Imagen del encabezado de James O’Brien para OCCRP.

Este artículo se publicó por primera vez aquí en Inglés en el sitio web latinoamericano de Mongabay el 9 de noviembre de 2023.