'); } else { _e(''); } ?>
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Hay que aceptarlo, el reguetón fué el turno de Latinoamérica de tener una voz diferente a el pop que era ya globalziado, y aunque hay bastante diferencia en entre el gueto perreo y el popetón de baladas y letras más amigables y de formás más armónicas, su estructura básica y elemental que es entendido fácilmente por niños, se ha tomado el mundo entero por sorpresa, estandarizando y bombardeando todos los medios con sus canciones. Hasta aquí lleva un orden natural, pero muchas veces en tiempos donde el feminismo ha tomado una voz constante ante unos siglos completamente patriarcales, en ciudades y países que aún el día de hoy, las mujeres no pueden manejar carro, participar de política ó son golpeadas como símbolo de matrimonio, o aún peor hay religiones que aceptan y ven normal la pedofilia, el groso sexual del género no es que haya ayudado mucho a calmar el movimiento hypersexualizado de la cosificación de la mujer y aún peor, parece que a las mayoría de las mujeres, inconsciente mente les gustara esa misoginia y sentimentalismo completamente sumiso y despectivo hacia ellas, si está bien calentarse, y hacer el amor, pero de ahí a promover la promiscuidad generacional en poblaciones que lastimosamente, la música es una de las más grandes influencias educativas que puedan llegar a tener en sus vidas, es una situación sumamente grave.

Uno es lo que escucha, y no es para nadie un secreto que más aún uno es lo que consume, lo que se mete y procesa por los orificios de su cuerpo.

Las drogas están en todas partes, en la mayoría de países desarrollados del planeta, y Colombia es uno de ellos, con la razón del estigma que somos los mayores productores de una de las más negativas física y psicológicamente, pero eso a la final, no afecta como podría afectar a la población general como pensamos, no, no somos una sociedad consumidora de cocaina:

Albania – 2.5 per cent of the population uses it
Scotland – 2.34
United States – 2.3
England and Wales – 2.25
Spain – 2.2
Australia – 2.1
Uruguay – 1.8
Chile – 1.73
Netherlands – 1.6
Ireland – 1.5
Canada – 1.46
Aruba – 1.3
Bermuda – 1.3
Ghana – 1.1
Italy – 1.1
France – 1.1
Israel – 1.07
Iceland – 1.06
Costa Rica – 1.06
Luxembourg – 1.04

Es más, no llegamos a estar en los primeros 20 países más consumidores de cocaína del mundo, la palabra por la cual nuestro estúpido país es más conocido en el mundo, algunos dirían incoherente, pero es todo lo contrario, la experiencia puede hablar y más cuando es tan pura.

Pero pelear contra el consumo inconsciente ha sido una de las mayores luchas que ha tenido que sobrellevar el género de la música electrónica que no ha tenido más remedio que irse en contra de la corriente conceptual.

Leer también: Alerta 2CB y LSD falso en Medellín

El concepto es que la música electrónica se consume drogas, pero en el reguetón, no, o al menos no tanto, y en el vallenato no, en el rock no, en los demás no, no tanto, y mientras el público pelea con una función estadística de buen comportamiento comparado con inclusive otros contextos que también se toma alcohol, como la salsa, vallenato, rancheras, han llegado a haber peleas campales, que se pueden ver en conciertos de Silvestre en youtube, violaciones en La Macarena según informaciones de la Alcaldía de Medellín y demás, el consumo consciente de la música electrónica tiene que llegar en Colombia a los límites que se demuestran en Holanda, ( España no tanto ) , Alemania no tanto, en éstos anteriores el apoyo del gobierno ha tenido un interés más que todo monetario detrás de los gigantes movimientos culturales, que han decido apoyar y hasta bajar impuesto hace ya algunas décadas. En cambio en Holanda, la implementación ha sido imprecindiblemente didáctica, han usado lo malo para convertirlo en lo bueno, teniendo un control gubernamental en lo que antes se regía gracias al crimen y la ilegalidad: 8 homicidios por año es lo normal en Holanda, y solo el 15% son relacionados con drogas eso es como 3, y casi siempre un usuario que asesina a su dealer, mientras que en Medellín llevamos 200 éste año, y cuántos relacionados con éste tema?

Y si! ser conscientes de la delicada situación por la que pasa nuestra urbe (5 millones) , que es la de un tercio del tamaño de Holanda 17.02 million (2016) , no sería mejor si al menos supieramos que lo que tomamos es una sustancia 100% educada como allá? aquí todo se pone de moda, pero que cojan de parche la electrónica, y en ella desalojen toda la basura de las otras demás músicas porque fué la primera que tuvo la fuerza y el poder de revolucionar la forma de ver las drogas de una manera consiente es una cosa, a que llegue el reguetón y de por hecho que hablar de ellas, es un acto común:

La niña quiere creepy creepy/ Porque la pone happy happy (…) Y sus ojitos rojos la delatan/ Se le nota por encima que le gusta la mata/ No le gusta la mary porque es muy barata…Julián canta mientras la música retumba en las ventanas de su cuarto. A su lado su hermanito Felipe, de unos 8 años, tres menos que él, hace el coro mientras improvisa unos pasos de baile.A pocos metros, la abuela de ambos, sentada en una silla en el comedor, apenas si les presta atención a los chicos. Ninguno está haciendo nada fuera de lo normal.

https://www.elpais.com.co/colombia/el-reggaeton-y-sus-letras-prohibidas.html

Y no se trata de ser asolapados, de negar, de esconder algo que ni las autoridades dan ejemplo de una noción, dónde primero en el ciudadano esté el valor, sino más bien una mancha de corrupción, o peor una aseveración política disyuntiva que pretende prohibir, solo en la superficie, mientras por debajo se mueve como si nada en las aguas más mansas.

No es justo que mientras el Techno, lucha por acabar con un exceso contaminante de sustancias tóxicas que dañan el buen ambiente y acaban convirtiendo a las personas en nada más que zombies ( sobretodo los niños que vienen del reguetón ) y la guaracha que no consideramos como electrónica tradicional, sino una especie de bootleg del pop comercial con ritmos tribales; porque de allá es dónde se ve aceptación 100% de su uso, y llegar de ahí a un hipnotismo intenso y hasta ilógico, donde la única forma de visualizar el poder inherente de los ritmos agitados y super intensos de los futuristas electrónicos, sea unicamente a través de las drogas.

Y no se trata de no poder experimentar, de vivir, de probar, moléculas que se encuentran ahí para algo, sólo que luego de agitarlas, dejan de servir…

Repetir por repetir, caer en un vicio, jugar al espiral, no no se trata de eso.

Se trata de entender porque la gente del común y los reguetoneros aceptan el uso de sustancias -ojalá psicodélicas- como un acto cualquiera, perdiendo el efecto único y shamanístico, aprehendido, tanto por animales y humanos a través de los tiempos.

Leer: ESTUDIO: DESCUBREN CORRELACIÓN ENTRE LOS GUSTOS MUSICALES Y EL COEFICIENTE INTELECTUAL

Respetemos. No promovamos, el desuso, colaboremos a llevar el momento justo y especial de cada cosa. Sin necesidad de exceso por exceso, no cayendo en el juego de las toxinas que tanto abundan en las calles. Ojalá todos se dieran cuenta de ésto.

Más:
Ecuador prohibe Regueton de día.

Análisis extra:
A través de las 8 entrevistas realizadas a jóvenes de 14 a 19 años que viven en Bogotá y cuentan con un nivel socioeconómico de 2º o 3er nivel, se pueden sacar a relucir diferentes aspectos sumamente importantes para la investigación.

Empecemos indicando que para la mayoría de los jóvenes les es totalmente indiferente la letra de las canciones y simplemente se dejan guiar por el ritmo de la música, se puede evidenciar un símil entre personas que no son tolerantes con este género y personas que sí; es allí donde se forman diversas perspectivas en la forma de ver; interpretar y escuchar el reggaetón, pero también hay que recalcar que existen personas a las cuales les es totalmente indiferente; es decir; no tienen una posición muy radical acorde a todo lo que abarca esta música, simplemente no le prestan atención y son tolerantes a esta.

Para complementar lo anterior se deduce que mientras los receptores están realizando otras actividades la atención que le prestan a la música que escuchan es muy baja; esto también ocurre cuando escuchan este género y su única intención es divertirse. Además es importante resaltar el hecho de que aunque muchas mujeres están en total desacuerdo con la violencia hacia la mujer, no toman total rechazo de este tipo de canciones si no que en predeterminados momentos las bailan sin importar su contenido y hasta les genera gracia en vez de sentir indignación; son actitudes como estas en las que se evidencia una doble moral donde por una parte exigen respeto hacia la mujer pero por otro lado no le prestan ningún tipo de atención al contenido de estas canciones.

A partir de las entrevistas también se buscó generar material que permitiera observar y entender la degradación del lenguaje, es aquí donde se muestra como los entrevistados hacen uso y se apropian de ciertos términos para referirse al reggaetón, tomando en cuenta que no todos son tolerantes con aquello relacionado con este género musical. La manera en la que cada uno interpreta el contenido sexual de estas canciones es muy similar a pesar de presentar diferentes tipos de personalidad todos consideran que al escuchar reggaetón se difunde el mensaje de sexo, drogas, una vida fácil y una clara degradación del rol de la mujer.

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles