Nuestro estado emocional: La Paz
Nuestro alimento: La Música
Nuestra adicción: La Educación
Nuestra religión: El Amor
Nuestro dinero: Cultura
Nuestra política: La Sociedad
Nuestra sociedad: Incluyente
Nuestro enemigo: El Exceso
Nuestra arma: El Conocimiento
Nuestro crimen: Ir en contra del sistema

Tan dificil de entender un movimiento que acepta por medio del Baile ritualístico, que acoge a todos sin juzgar, y nos llena de vida como la naturaleza misma del espíritu. Las almas se salvan si la música se encuentra con ellos, pero el camino hacia la fuerza, está lleno de espejismos, sólo los valientes pueden ir al encuentro real con el alma del Beat.

La música es para muchos su inspiración, pero solo algunos respetan su expresión de la manera más orgánica posible, las ondas encuentran su esfinge astral, cuando nos reunimos a apreciarlas, comparable al latido de una madre que consuela a su hijo en un vientre de concreto, acero y de cables eléctricos. Fuimos regresados a ese vientre, y ahí, en la pista de baile, aceptamos el hecho de que todos somos iguales.

Tal vez nos malentiendas. Tal vez no te des cuenta de nuestra existencia. Tan sólo podemos esperar que no te importe el juzgarnos, porque nosotros nunca lo haremos contigo. No somos criminales. Somos una tribu global que trasciende la ley hecha por el hombre, la geografía física y a las dimensiones.

Llevándonos a voltear hacia la persona a nuestro lado para unir nuestras manos y levantarlas al compartir este gozo incontrolable que sentimos al crear esta Danza mágica que puede, por una noche, protegernos de los horrores, atrocidades y la contaminación de nuestro mundo. Es en ese mismo instante, con estas revelaciones, escuando cada uno de nosotros ha nacido realmente.

No es una burbuja es la realidad, y una realidad que pelea contra la adversidad, es la misión llevar la responsabilidad a todas partes, a tus casas, a tus barrios, a las universidades, a los trabajos, esa función del amor y la Paz que tanto anhelamos y tocamos por algunas horas, debemos hacerla posible en todas partes.

Compartir la música para liberarnos a nosotros mismos de las restricciones que ustedes han puesto en nosotros para su propio bienestar. Re-escribir el sistema que ustedes han tratado de dogmatizarnos desde el momento en que nacimos. Investigar más, no quedarnos en lo básico. Buscar la verdad.

Almas débiles que buscan respeto, respeto que busca equilibrio, equilibrio que buscar tranquilidad, tranquilidad que si no la cuidas, se irá para siempre.

Hasta que el sol aparezca y queme nuestros ojos al revelar la utópica realidad de un mundo que ustedes han formado, nosotros bailamos con nuestros hermanos y hermanas en celebración de nuestra vida, nuestra cultura y en los valores en los cuales creemos:

Armonía, Responsabilidad y Respeto.

Pero considera que mientras tú cancelas cualquier fiesta, en cualquier noche, en cualquier ciudad, en cualquier país o continente en este hermoso planeta, nunca podrás cancelar la fiesta entera. La música nunca se detendrá, el latido de nuestro corazón nunca desvanecerá. La fiesta jamás terminará.

Soy un raver, y este es mi manifiesto… di no a las drogas en la pista de baile.
PLUR (Peace, Love, Unity and Respect)

No more articles