Cover

El día de ayer anticipamos la primera parte de los mejores álbumes del año según dos amigos y activos de la casa. El primero en mencionarlo fue Juan Pablo López, DJ/Producer, quién ha seleccionado discos como el “Workshop 19” de Kassem Mosse, “Under Destruction” de Kink o el “Happines Is Hapenning” de Roman Flugel. Pues bien, ahora es el turno de Felipe Es, Editor y Critico, con una selección diferente para rememorar lo mejor del 2014:

  1. Clap! Clap! – TAYI BEBBA [Black Acre] 

Clap! Clap! Se convirtió en nómada en África. Excavó con grabaciones de campo hasta el más mínimo detalle sonoro que se extrae de este mágico lugar. Y como resultado, deja una obra que no tiene parecido equivalente con ninguna otra. O tal vez si, con Ibibio Sound Machine, pero “Tayi Bebba” está en otra magnitud.

 

  1. Population One ‎– Theater Of A Confused Mind [Rush Hour] 

Realmente no es necesario utilizar muchas palabras para describir lo que el maestro Terrence Dixon es capaz de hacer. Lo dejo a su consideración.

 

  1. LAWRENCE ENGLISH – Wilderness of Mirrors  [Room40] 

Lawrence English es sencillamente un director, un jefe incomparable. Bajo su propio sello,  Room40, ha firmado uno de los largos Drone/Ambient más inspiradores del año. Él es capaz de coger el ruido, hacerlo mutar a su conveniencia y deseo, siempre calculado a lo que sus planos tienen concretado.

 

  1. Jeff Mills – Emerging Crystal Universe [Axis]

Este disco lo veo reflejado como si estuviera disfrutando de una película de ciencia ficción. Te cuenta todas las historias que quieras o puedas imaginar. Por algo esta leyenda es un mago.

 

  1. Occult Orientated Crime – The Occult Orientated Crime [Nightwind] 

La ambición (para bien) del siempre prolífico Danny W se intensifica cada vez más. Ahora, llega con lo que él mismo define como PROFESSIONAL AMBIENT.

 

  1. SD LAIKA – That’s Harakiri [Tri Angle] 

En términos generales el disco es una composición que linda con horribles sensaciones de violencia y revolución. El contexto creativo en el que Peter se basó deja a flor de piel la sensibilidad social actual, es un álbum que te dice bastantes realidades a la cara sin tener ninguna descripción. Aparte del alto nivel de producción y creatividad sonora que ha implentado Laika, tiene otro valor adicional y es las sensaciones que genera en el oyente. Por mencionar un par podríamos decir que “Peace” comprende un alto panorama de tensión y sensación de acechamiento, el Bassline es sencillamente increíble.

 

  1. Shxcxchcxsh – Linear S Decoded [Avian] 

Cualquiera que ya conozca al innombrable dúo sabe que éste disco es su punta del iceberg. Dejaron de lado las configuraciones que siempre utilizaban y se concentraron en ambientizar con profundas melodías ese sonido industrial que les caracteriza.

 

  1. Distal – Retrogade Space Opera [Anarchostar] 

Esta es la opera intergaláctica prima mayor. Es dirigirte a la estación satelital y disfrutar de un concierto con la más completa orquesta sinfónica de extraterrestres. Bueno, la idea es esa. Un álbum fantástico e infravalorado.

 

  1. Arca – Xen [Mute] 

El venezolano es considerado hoy en día un productor dorado. Sus planteamientos son poco convencionales pero de una calidad técnica insuperable. “&&&&” lo puso en el mapa, ha sido un emblema en la actualidad Dubstep/Grime y con “Xen” vuelve y ataca.

 

  1. Lone – Reality Testing [R&S] 

La influencia Hip Hop de Lone utilizada a un nivel más abultado con éste su sexto álbum de estudio. La paleta de sonidos utilizada define claramente la versatilidad de Matt Cutler. La primera vez  que lo escuché, me sentí disfrutando del Techno más característico de Detroit, pero producido como por J Dilla, Quasimoto o el mismo MF Doom. Es realmente inabarcable.

 

  1. Community Corporation – The Salt Mines [Crisis Urbana Recordings] 

Crisis Urbana Recordings es uno de mis sellos predilectos hoy por hoy. Community Corporation, ese misterioso proyecto de Detroit del que desconozco datos personales, ingresan con honores a la paleta de fin de año gracias a un álbum altamente eficaz y arquitectónico. Yo no pude dejar de escucharlo.

 

  1. Shinichi Atobe – Butterfly Effect [DDS] 

En algunas ocasiones, diría que en muy pocas, me quedo sin palabras. Eh aquí una de ellas.

 

  1. Gesloten Cirkel – Submit X [Murder Capital] 

Gesloten Cirkel es la droga necesaria. Es el líquido que necesitamos los adictos. Lo escuchas la primera vez y te deja ahí, sumergido en su nombre. Genera un 99% de dependencia. Es la heroína del Acid/Electro. “Submit X” es pesado, denso. Cogió el sonido industrial/metálico y lo llevo a su campo de acción, lo hizo mutar a su manera y como con odio hacia todo engendró un álbum revitalizante y vitamínico.

 

  1. Actress – Ghettoville [Werk Discs/ Ninja Tune] 

El inentendible proyecto Actress es uno de los bosquejos más inspiradores y devastadores de la última década. Muy posiblemente lo tendremos que recordar y echar de menos de ahora en adelante. Un artista que levita y está creativa/conceptualmente muy avanzado a comparación de los demás. Si te sientas a escuchar “Corner” y conoces a Actress lo reconocerás inmediatamente. Y así es en general, todo el disco tiene la marca de Darren. Es sencillamente una obra magistral y descomunal. “Grey Over Blue” puede ser uno de los cortes más bonitos del actual año. Oscuro, cinematográfico, milimétrico, siniestro, envolvente, enigmático y espeso.

 

  1. Fatima Al Qadiri – Asiatisch [Hyperdub] 

Las ambiciones y riesgos del sello (HYPERDUB) lo siguen postulando año tras año como un principal benefactor del sonido inspirado por UK. En este actual periodo, no podían ser la excepción. Con Fatima Al Qadiri firman uno de los largos más estilísticamente superiores y conceptualmente avanzados, el álbum que lleva el nombre de “Asiático” en Aleman: “Asiatisch”. La repercusión política del alusivo disco trata de la guerra, la hyper-capital y el imperialismo basada en su propia experiencia cuando vivía en el Golfo: “It’s barbaric, but hey, it’s home”.

Es hasta el momento su discurso más lúgubre pero al mismo tiempo audaz y determinante. Melodías de sintetizadores astrales y coros celestiales, cuasi sobre-humanos le dan el aura y enfoque universal al documento; le precisa la correlación que gravita en él en cuanto a la brillantez y la profundidad. Es un disco absolutamente indescifrable pero magnético.

 

  1. Andy Stott – Faith In Strangers [Modern Love] 

Sublime. Extraordinario. Inestimable. Esplendido. Glorioso. Celestial. Todos los sinónimos de masterpiece para este álbum. Solo cómo Andy nos tiene acostumbrados. Con este formato larga duración, volvió para salvarnos a todos.

 

  1. MR MITCH – Parallel Memories [Planet Mu] 

Tenemos ante nosotros un disco de vanguardia contextura. Es realmente impresionante la amplia gama de sensaciones y estados de ánimo que genera al oyente. Para este servidor es un paisaje emotivo qué cuando ingreso no quiero por ningún motivo salir. Tiene un gran valor sentimental, pero todo es construido con el juego de synths, nada tiene que ver con tu subconsciente, son memorias vistas desde un plano paralelo, pero que no sabes de donde vienen, ni de quien son. Gravitan contigo como en un espejismo. Dejan que las toques pero no te hablan, no te dicen mucha información. Solo lo necesario para hipnotizarte y hacer que todos tus poros se levanten. En muchos momentos la sobriedad y exactitud de los elementos utilizados lo perfilan como un álbum ingenieril. Es ciencia sonora dirigida por una dimensión de la cual lo único que conoces son las paredes psicodélicas del artwork.

 

  1. Head High – Megatrap [Power House] 

La misticidad y respeto que bordea el nombre René Pawlowitz es tan inabarcable que sencillamente no necesita ni un solo porcentaje de protocolo/promoción para presentarse y saciar hasta el más antiguo y veterano seguidor, que hoy por hoy, necesita innovación y diferenciación en la música como si se tratase de oxigeno o agua para el cuerpo. Este año sucumbió todas las tiendas en forma de Head High, transformación que emplea para redireccionar nuestra atención hacia el sonido de antaño; alias que utiliza para escribir su versión del pasado en los RAVES, para rehidratar de manera contundente y sin limitaciones lo que es el House y por supuesto el Techno. El documento se inicia con el intenso “Hex Factor”, una oda de principio a fin sobre las melodías que invaden la mente del progenitor alemán operadas bajo estricta exquisitez en un espacio con maquinaria corpulenta. Pura energía eléctrica. Sin ser muy técnico podría decir que el sonido que prensa POWER HOUSE (etiqueta del maestro) son lambdas tratadas con compresores robustos; el synth y la longitud que logra en el corte “Megatrap (Real Mix)” es un ejemplo de ello; dejando un resultado cojonudo en el mastering, que fácilmente hace vibrar tus tímpanos con aquellas bastas frecuencias. Básicamente esto es poder. Esto es POWER HOUSE.
051

 

  2.  Call Super – Suzi Ecto [Houndstooth] 

La cronológica línea de tiempo que lleva recorrida la música electrónica hasta la actualidad, le entrega de por si un semblante de experiencias y paisajes con cimientos lo bastante corpulentos, suficiente voluminosos, como para no discernir sobre los trabajos que se limitan a lo cotidiano hoy en día; y obviamente, esa misma fisonomía se aplica a la inversa cuando nos topamos con una obra desemejante, intrépida, arriesgada, majestuosa. Hay un énfasis real y consistente en la progresión. En clausurar las delimitaciones y dejar fluir la mente con los panoramas sonoros que tocan el espectro poco abusado. Allí donde hay escasas frecuencias, donde posicionamos discos cuasi-únicos, imborrables. Joe Seaton aka Call Super, excita las probabilidades, genera campos magnéticos inverosímiles con su debut en largo: “Suzi Ecto”, firmado por la etiqueta de Fabric Record, Houndstooth.

Una edificación vibrante, lúcida que llega al punto de lo espiritual, Blanca. Pero también es tétrica, pérfida y siniestra al mismo tiempo, Negra. Una comparativa acerca del Ying Yang, dualidad en lo negativo y lo positivo. Fuerzas que se equilibran con cada concepto, con cada idea, con cada track.
014

 

  1. Theo Parrish – American intelligence [Sound Signature] 

Theo Parrish lleva toda su vida estudiando, cultivándose, experimentando, educándose y por si fuera poco, con cada nueva referencia se canoniza, se añeja, madura un poco más con respecto a la anterior.

Ahora toda su veteranía a lo largo de su cronológica línea de tiempo artística llega al punto más alto, el de ebullición, el momento de inflexión más reconocible en sus casi ya 20 años de trayectoria. Esta es su graduación. Ha pasado por todos los niveles académicos que podamos imaginar: con “First Floor” obtuvo su título profesional, con  “Space Station / Going Through Changes” se especializó, en “Parallel Dimensions” alcanzó una maestría, Sound Signature, su casa editorial ahora es un monumento titánico y para seguir redondeando un vida cuasi-inigualable, firma “American intelligence”, su Doctorado

Un disco que manifiesta muchas vidas y salva un millón más.

Un álbum inspirador. Con el poder de cambiar muchos de tus pensamientos y hacer levantar todas tus emociones, es el documento en largo en Música Electrónica número UNO del año. Es su perfil más ambicioso hasta ahora. Está ahora en otro nivel. Una dimensión que pocos van alcanzando. Mezcla House, Techno, Jazz, Funk, Soul, Disco, Instrumental y vocales de la manera más magistral que puedas encontrar. Es como ver a Ferran Adrià hacer su ensalada más especial; así mismo, pero con sintetizadores, Bassline y drums. Todo le fluye. Esos cortes largos -como por ejemplo “Ah”- lo sumergen a uno donde él quiere que estemos, sin preocupaciones ni problemas solo enjoy watching you.

Hay arreglos y acordes que paralizan a cualquiera, un letargo absoluto por el magistral camino que solo el maestro puede describir.
CS554727-01B-BIG

 

No more articles