Para muchos, Ben Klock es techno. Dada su larga trayectoria, esto no es sorprendente. Residente en la indiscutible meca del techno, parte de la exclusiva nómina del sorprendente Ostgut Ton, y creador de numerosos éxitos encontrados en las maletas de los mejores Dj’s techno actuales, Klock es un productor y Dj que se siente como en casa con ambas profesiones. No ha sido un éxito inmediato el de Klock, aunque se haya pasado gran parte de su carrera en las trincheras tanto para encontrar su sonido y un público receptivo. A medida que el deseo por la marca Klock de techno se extiende cada vez más, también lo hacen sus imitadores. LWE se sentó con Klock en Nueva York para hablar sobre los 90’s, el afecto del Berghain techno y la experiencia de su padre en el club.

-Cómo fue tu primer acercamiento con el techno?
Pienso que mi primera experiencia con la electrónica, música de baile fue a finales de los 80’s con las primeras fiestas de acid house que llegaron a Berlín; me estallaron el cerebro. Esa fue la primera vez que vi un sistema de luces y música a un alto volumen. Esa fue una etapa a finales de los 80’s, después me volví a interesar en otros tipos de música. Toqué el piano y la guitarra y tuve distintos intereses. De alguna manera terminé de nuevo en el techno.

-A mediados de los 90’s o algo así?
Sí, como a principios y mediados de los 90’s. Hablaba de esto más temprano hoy sobre esta cosa de Josh Wink que recuerdo: ‘‘I Am Ready’’ (voz baja) ‘‘I am ready’’. Recuerdo escuchar eso cuando estaba en la pista y pensaba, ‘Wow, eso es lo que realmente quiero’.

-Cuéntanos un poco sobre tu formación musical.
Tomé clases de piano desde muy temprana edad por unos cuantos años. En un punto de mi vida quise ir a la universidad para estudiar jazz piano, pero me di cuenta que practicar ocho o nueve horas al día no es lo mío, pasando por las escalas. Estaba más interesado en componer, usando todo tipo de sonidos. Así que renuncié totalmente al piano, al igual que a la guitarra. Realmente estaba más metido en explorar nuevos sonidos y todo lo que estaba pasando en los 90’s era nuevo para mí.

-Tu primer disco fue en tu propio sello, Clockworks, que parecía ser un precursor al actual Klockworks. Desde cuándo se encontró por primera vez con el techno, qué te hizo querer hacerlo e impulsarte a crear tu propio sello y sacar algo por ti mismo?
Eso pertenecía al sello de Jazzanova. En aquel entonces era Dj residente de Delicious Donut. Allí se tocaba toda clase de música desde acid jazz y drum’n’bass, hasta house y cosas así. Yo todavía estaba buscando lo que realmente quería, así que este fue el primer intento de hacer algo de música. No está tan relacionado con lo que estoy haciendo ahora, creo, aunque tal vez lo es.

-Pero pareciera que fuera sólo un release…
Yo sólo estaba probando algo y me di cuenta que Jazzanova en ese momento iba en una dirección completamente distinta a la que yo quería tomar. No tenía sentido seguir trabajando juntos.

-Fue después de eso que te enganchaste con BPitch Control?
Tal vez unos años después de eso. Yo conocía a gente como Sascha Funke y Ellen Allien, eran amigos. Éramos como todos estos chicos de Berlín.

-Ese sello fue como tu casa por un tiempo…
Yo no lo llamaría una casa. Mi primera verdadera casa, donde sentí que tenía un sello propio o incluso un hogar en lo que respecta a toda esta escena, fue cuando me involucré con Berghain y Ostgut Ton. Realmente sentí que quería estar allí, y es allí donde realmente me siento en casa. No me sentí en casa en ningún otro lugar antes, ni en otros clubes ni sellos.

-Una vez encontraste aquello con Ostgut y Berghain, crees que tu música ha cambiado?
Creo que un poco. Hubieron otras influencias, y en cierto modo tuve la sensación de ‘’al fin estoy allí’’. Era lo que estaba buscando y todo como que encajaba en ese punto. Cuando toqué por primera vez en Berghain y sentí la vibra, seguramente eso influye, al igual que su arquitectura.

-Cómo decides qué releases van en Klockworks y cuáles en Ostgut?
En realidad es bastante fácil. Tengo la sensación que ciertos tracks son más tracks para Klockworks y otros son más para Berghain. Mi reciente Compression Session EP; su lado A es un típico release de Ostgut. No tendría sentido en Klockworks, porque Klockworks tiene más un sentimiento como de proyecto. Así que lo más musical o épico lo dejo para Ostgut.

-Bueno, la estética de sellos blancos estampados sin promoción está como regresando.
Sí, a lo que me refiero, es que hasta 5 años atrás tuvimos sellos como esos, pero este estilo está creciendo cada vez más, es verdad. Aunque, puede llegar al punto donde se vuelve un poco ridículo. Cada sello con una estampilla es como, ‘Wow, tiene que ser algo muy bueno ya que no lo promocionan. Sólo hacen estampillas, así que tiene que ser bueno’. Esa es la actitud algunas veces. Si se va en esta dirección, en el que todo el mundo quiere hacer esto, será la misma mierda.

-Cuál es tu razón para querer lanzar tus discos sin promoción alguna?
Creo que es algo natural; sólo hacer música y lanzarla. Sin preocuparse por tener que promocionarla. La mayoría de nosotros, como artistas, no queremos lidiar con esas cosas. Cuando es un sello pequeño como Klockworks, donde sólo hay un encargado, no me gusta hacerle promoción. Lo que quiero decir, es que no me importa si vendo un centenar más con promoción; sólo que ya no creo tanto en la promoción. Me sentí abrumado con tantos correos promocionales y promos. Realmente ya no sé cómo lidiar con eso. Tal vez sea la idea de que no quiero ser uno de esos tantos correos promocionales que se envían a diario.

-Cuándo te volviste residente de Berghain?
Berghain ya tiene 6 años, y fue antes de eso, como siete u ocho años atrás, con el electroclash en pleno furor (si me lo preguntas diría que fue una moda pasajera). No era residente en ningún club en aquel entonces y no me estaba divirtiendo tanto. En Berlín, el único lugar donde realmente quería tocar era en Ostgut, o en el nuevo Berghain. Tuve la oportunidad de tocar allí una vez. Fue uno de los mejores sets que he hecho. Luego me preguntaron que si quería ser residente. Fue uno de esos momentos en los cuales sientes que estás en el lugar y en el momento indicado. Inclusive fue Ellen (Allien) quien me introdujo a los chicos y me dijo, ‘‘¿Por qué no tocas allí?’’.

-En lugares como Nueva York, Japón e Ibiza se han hecho las denominadas ‘‘Noches Berghain/Panorama Bar’’, ¿crees que estas noches capturan el espíritu de Berghain y Panorama Bar, o crees que es sólo el sitio en si?
Escucho gente que dice: ‘‘Nos traes la vibra de Berghain que por lo general nunca tenemos; no escuchamos esa tipo de música aquí!’’. Eso es lo que escucho de la gente, ‘‘es casi como Berghain’’, o cosas así. Nunca trato de llevar la vibra de Berghain a ninguna parte, sólo toco lo que toco.

-Tiene sentido exportar el club, y puedes?
Seguramente no es lo mismo. Berghain es único; no hay un lugar igual en el mundo. No quiere decir que sea mejor, es simplemente único. Aún puedes tocar la música que tocas en Berghain en cualquier otro lugar y funciona, es divertido. Tal vez la música captura algo de la vibra.

-Como Dj en Berghain usualmente tocas sets maratónicos, pero cada vez más los chicos de Ostgut son invitados a tocar a grandes festivales, donde no tienen mucho tiempo para tocar. Cómo intentas demostrar tu estilo al tocar cuando sólo tienes una hora u hora y media?
Sí, es un desafío. A veces me pregunto lo mismo. Dos horas está bien, es como el estándar internacional en un club. Pero cuando se trata de festivales, donde sólo tienes como una hora u hora y media, es muy diferente y no puedes captar esta vibra. Cuando Ricardo (Villalobos) toca estas cosas interminables, no puedes hacer eso en una hora; es prácticamente imposible. La última vez en Berghain toqué solo por 11 horas, lo cual fue grandioso. Tienes razón, la mayoría de personas me conocen por estos sets extendidos, los cuales en verdad disfruto. Pero cuando estoy tocando en otros lugares, muchas veces tengo un espacio de dos horas y la gente viene por dos horas y se divierten como locos. Todavía no me siento muy cómodo con estos sets tan cortos, son como un reto personal.

-Dirías entonces que realmente no puedes mostrarte completamente como un Dj en un espacio tan corto de tiempo?
Sé que mis mejores momentos son durante sets extendidos. Después de 3 ó 4 horas, de repente tengo 2 horas muy profundas donde realmente no pienso. Estoy completamente metido en el groove, y es ahí donde me siento satisfecho. No hay posibilidad de que esto suceda en un set de una hora.

-Qué te gustó del proceso del álbum? Es algo que te gustaría hacer de nuevo?
Es algo que siempre quise hacer. Incluso cuando era un niño soñaba con hacer un álbum. En aquel entonces pensaba que iba a tener una banda, pero pensaba que en algún punto de mi vida haría un álbum, así que fue un sueño hecho realidad. Era claro que quería hacer un álbum que trabajar como álbum , no sólo tracks para clubes. Cuando lo terminé fue como un alivio, como, ‘ya lo hice y ya estoy listo para sacar un 12’’ de nuevo’. Pero estoy seguro que habrá otro álbum, tal vez comience este año. A veces pienso que toma un tiempo para inspirarse de nuevo para algo como un álbum. Toma tiempo para construir una nueva idea básica o un concepto, porque no tendría sentido reunir tracks ahora y lanzar otro álbum y llamarlo Two. Pienso que cuando sea el momento justo me daré cuenta; cuando haya una nueva idea que quiera salir. Realmente disfruté hacer algo diferente a lo que ya había hecho antes, el hacer tracks que no tengan un bass drum o algo parecido. Realmente disfruto ese proceso. Tal vez el próximo álbum sea aún más distanciado de lo que es música para clubes.

-Sentiste más satisfacción del álbum que de un 12’’?
La verdad es que sí. Bueno, depende. Todo el mundo trabaja distinto. Creo que Shed dijo que sólo trabajó en su último álbum por casi un mes; eso es muy distinto. Para mí, hacer un álbum fue como esta enorme montaña que no sabía cómo escalar. Luego se comienza a formar y se desarrolla y sientes como si supieras cuáles tracks quieres juntar, qué tiene sentido. Piensas sobre el tracklist y cómo combinar las canciones. En cada pequeño proceso hay tantas decisiones: cómo quieres organizar un track, escoger el artwork. Realmente estaba satisfecho con ello; pienso que en 10 años todavía me seguirá gustando. Hacer un 12’’ no es un gran trabajo; es mucho más rápido. Como mi último Klockworks, el track en el lado-A tiene como dos o tres años de haberse hecho.

-Su más reciente e importante release fue el Berghain 04. Casi que se devuelve a lo que nos habías dicho sobre tener que encajar tu estilo al mezclar en poco más de una hora, pero aquí obviamente tienes mucho más control y puedes pasar mucho tiempo en él.
La mayor parte del tiempo se gastó escogiendo los tracks, ya que la mayoría de los tracks eran exclusivos. Así que la mayor parte del trabajo fue hablar con la gente, reunir los tracks y escoger los apropiados.

-Crees que el CD es una representación más precisa de sus Dj sets que de sus sets en festivales?
No veo los CD mixes como la forma en que mezclo, es sólo una cosa por sí misma. Para este CD mix quería que la gente lo pudiera escuchar en la casa o en el carro. Algunas veces si escucho un set de techno pesado, lo escucho y con eso tengo. No quiero escuchar eso todos los días cuando estoy sentado en el carro. Así que la idea fue hacerlo más suave. Seguro representa mi estilo de alguna forma, mezclando cosas juntas, construyendo cosas, pero también es algo propio.

-Hay muchos de tus propios tracks en él, como también todos los exclusivos. Lo hiciste más como productor que como Dj?
Es una combinación de ser Dj y productor, creo. Es la combinación perfecta de ambas capacidades.

-Berghain 04 fue un CD bastante cálido, donde a veces ustedes son descritos con las palabras…
‘‘Fríos’’, ‘‘despiadados’’, ‘‘de acero’’. Nunca pensé que estas palabras nos describieran, o precisamente a mí. ‘‘Frío, despiadado, techno’’. Pienso que Berghain no es el lugar donde siempre escuchas este tipo de música. Hay muchas producciones que son llamadas techno Berghain, y cada vez que lo escucho me aburro ya que no es lo única cosa que me interesa. Me interesa la buena música, no sólo oscuridad y cosas monótonas. Puede ser monótono y oscuro y ser grandioso, pero tiene que ser algo especial. Pienso que el sonido en Berghain es ese cálido drum bass. Tal vez puedes decir que también hay un aspecto femenino, no es sólo música para machos. Especialmente con el Berghain 04; lo hice en el invierno y cuando lo terminé no lo quise escuchar más. Fue sólo cuando salió que lo volví a escuchar. Estaba conduciendo por la ciudad, el sol brillaba, y me di cuenta que en verdad es un CD como para escuchar en verano. Tuvo mucho sentido lanzarlo en el verano. El intro y los primeros tracks tienen un cálido sentimiento veraniego. Estaba feliz con que tuviera este sentimiento, en especial cuando la gente nos relacionaba con estas palabras ‘‘frío, áspero, banging techno’’. En Berghain tocamos house a veces. No todo es oscuridad.

-Así que piensas que alguna de la música llamada Berghain techno ni siquiera se tocaría en Berghain?
Sí, estoy seguro de eso. Me mandan tantos promos diciendo, ‘Mira, esto es algo para usted, esto es Berghain, te gustará’’. Tan pronto cuando leo esto sé que no es para mí. Simplemente me aburre, el llamado ‘‘Berghain techno’’.

-Qué tienes planeado ahora? Para dónde ves que se dirige el sonido Berghain?
No estoy seguro. Hace poco Marcel (Dettmann) estuvimos hablando sobre eso. Siempre es un reto el no quedarse con el mismo sonido para siempre. Seguro que no nos alejaremos tanto, pero siempre estamos buscando algo para abrir el concepto o nuevas direcciones hacia dónde dirigirnos. Definitivamente habrá otro Dettmann/Klock en el futuro, con suerte en 2011. No estamos seguros de qué vamos a hacer todavía, veremos a ver qué nos inspira. En cuanto a mí, creo que pondré un poco más de esfuerzo en Klockworks. 2010 sólo tuvo un release, 2009 tuvo tal vez 2 releases. No tengo un calendario para Klockworks, pero seguramente habrá algo de DVS-1 y algunas otras cosas.

-Quieres de algún modo ver a Klockworks no sólo como un vehículo para tus propias cosas? Sacaste el disco de DVS-1, pero quieres volver a Klockworks en una especie de familia?
No estoy planeando algo así, pero me mantengo abierto. Depende de quién conozca. Antes de que conocí a Zak (DVS-1) era sólo una plataforma para mis cosas, pero cuando lo conocí, de inmediato supe, ‘Ok, necesito esta música, tiene que lanzarse’. Así que la idea básica cambió en ese momento. Ahora soy abierto a otros artistas, pero en realidad no estoy buscando nada. Soy tal vez un poco exigente y personalmente me tiene que gustar. No estoy buscando construir una gran familia de artistas, sólo me voy a mantener abierto.

-Dijiste que ustedes (los de Ostgut) ignoran el éxito que ha tenido Berghain y mantienen la vista baja y concentrados en lo que están haciendo, pero me imagino que es difícil de evitar.
Sí. Algunas veces es raro cuando hay gente en frente de la cabina del Dj gritando ‘‘Berghain!’’ y soy como, ‘‘Um , sí, ok, lo que sea’’. Soy Ben Klock, sólo estoy haciendo lo mío, y algunas veces simplemente se pasan con la cuestión de Berghain.

-Dirías que Berghain es un lugar para el techno puro?
Diría que es un lugar en donde realmente puedes experimentar el techno en una forma muy pura. Donde personas que no tienen nada que ver con este tipo de música, que piensan que el techno es alguna mierda comercial, sólo boom-boom-boom, quienes no tienen idea sobre lo que en verdad es la cultura techno: diríjanse a la pista de Berghain, párense en el medio de la pista y quédense allí por una hora más o menos. Ese es el lugar donde realmente puedes entender de qué se trata y de esa manera yo diría que es pura experiencia; una manera para realmente sentir de lo que se trata el techno. Incluso para mi padre, hace poco vino a Berghain por primera vez a los 75 años. Se quedó allí por 10 horas, ni siquiera se quería ir, y después de eso me dijo: ‘‘Ahora entiendo lo que haces’’. Porque realmente lo vivió; el sonido y la vibra allí, la arquitectura y la idea de tocar música de la forma en que nosotros la tocamos. Yo no diría que es sólo para los amantes de la música o para nerds, pero es experimentar el techno en su forma más pura sin tener que presumir, el típico ‘‘mírame’’ de algunos otros clubes. Sé que algunas personas van allí sólo porque puedes ser tu mismo, y hacer lo que quieras hacer. Sé de algunas actrices que sólo quieren estar allí porque nadie las mira y dice, ‘‘Eres esto y aquello’’. Allí puedes ser tu mismo. Y eso es algo bueno.

-Parece ser que cierto nivel de éxito repentino va en contra de lo que en realidad significa Berghain, que es lo que acabaste de decir, la idea de ir allí y no ser observado, sin embargo cuando algo está en pleno auge…
Sí, es un conflicto tal vez. Pero ellos todavía tienen sus reglas y creencias, como el todavía no permitir que allí se tomen fotos, lo cual es bueno. En cualquier otro lugar todo se trata de estar en Youtube y de que te tomen tu foto, así que esto es diferente. Sólo se trata de la idea básica de estar allí por la música y ser tu mismo, haciendo lo que quieras hacer sin importar que te graben o cosas por el estilo.

-Sólo puedo asumir que soy culpable de ello, pero otra clase de verdad de la cual se pegarán los medios es describir la música de Berghain desde los términos de su arquitectura. Cómo crees que la arquitectura juega en el sonido?
Existe una relación entre la sala, el entorno y la música. Creo que la razón por la cual el techno creció tanto en Berlín tiene sentido; después de la caída del muro la ciudad miró de cierta manera, y quizás cierto tipo de música pertenece a cierto tipo de ambiente. Yo no esperaría que este tipo de música fuera creada en un lugar amable, cómodo, soleado en el sur, como en una isla. Como que necesitas este tipo de sentimiento urbano y este concreto a tu alrededor para crear estas ideas. Este tipo de, siempre se me olvida el título de la película, es vieja y de los años 20…

-Metropolis?
Sí, siempre me recuerda a Metropolis. Es como, cuando escuchas a Jeff Mills tienes ciertas imágenes, o ciertas ideas asociadas con ello, y tiene mucho sentido que él haya hecho esto de Metropolis. En cierto sentido, la arquitectura de Berghain se conecta a la música que hacemos.

-Dices que el techno tiene una forma muy urbana…
Sí, yo diría que sí. Tienes estos raves de Goa en la naturaleza, pero este tipo de techno está muy relacionado con Berlín y este sentimiento urbano.

-Bueno, pero tienes el festival Labyrinth en Japón?
Sí, a lo que me refiero, es que también toqué en un festival en Japón que también era en las montañas, un parche de sólo mochileros, junto con Autechre y otros más. Fue grandioso, fue perfecto, pero las personas que crean esta música, en su mayoría vienen de la ciudad. Especialmente en Detroit, hay una conexión entre la ciudad y este tipo de música.

-Cómo haces con Marcel (Dettmann) para abordar el proceso de colaboración? Dj’s con agendas muy apretadas, la colaboración parece ser el envío de piezas para allá y para acá. Cómo hacen ustedes?
Decidimos no hacer eso. Tenemos gustos parecidos en cuanto a música y casi siempre sabemos lo que al otro le gusta, lo cual es bastante motivante. Cuando hagamos el próximo proyecto será totalmente diferente al primero que hicimos, porque en aquel entonces Marcel apenas comenzaba a producir. Así que no sé exactamente cómo se vería ahora, pero ya dijimos que si lo hacemos de nuevo definitivamente nos sentaremos los 2 juntos, y no enviándonos archivos. Nos vemos bastante, pero puede ser difícil por el calendario de ambos.

-Es Berlín la capital del techno en Alemania?
Si eres de Frankfurt dirías que Frankfurt siempre lo ha sido. Pero yo soy de Berlín, así que diría Berlín. Siempre hubo esta conexión entre Detroit y Berlín, especialmente con Tresor. Así que tal vez por eso Berlín se convirtió en la meca del techno. Tantos artistas se mudan a Berlín. Hablé de lo mismo hoy con Function, y me dijo que estaba recibiendo más inspiración en sólo un año en Berlín que la que tuvo estando diez años en Nueva York. Creo que esto cambiará de nuevo algún día, será otra ciudad. Escucho a tantas personas diciendo que Berlín es como lo era Nueva York años atrás, y que no están seguros cuánto tiempo durará así. Se volverá comercial en todas partes. Hay áreas donde se han construido estos edificios de negocios donde solían haber bares alternativos y cosas por el estilo, así que ya está cambiando. Pero todavía es una gran ciudad para vivir de forma relativamente barata y para hacer arte. A veces cuando escucho que todas estas personas se mudan a Berlín, especialmente en la escena de la música electrónica, a veces pienso, ‘‘Por qué estas personas no se quedan simplemente donde están? ya que no quiero que Berlín sea la única ciudad techno. No lo sé, la gente solía ir a Ibiza, y ahora ya todos llegan buscando fiestas a Berlín. Todavía hay grandes fiestas en todo el mundo, así que creo que no es el caso de que Berlín será la única ciudad techno, pero sin duda es la principal ciudad techno.

-Crees que es algo propio de los alemanes?
Realmente no diría que la cultura alemana tiene mucho que ver con ello, pero el hecho de que derribaran el muro creó esta situación especial en la ciudad. En el Este teníamos todas estas plazas vacías, todos estos edificios que no pertenecían a nadie, y podías hacer fiestas donde quisieras. Eso fue una buena vibra para esta música. El espíritu en ese entonces era un complemento perfecto a la idea del techno.

-Alguna última cosa que te gustaría añadir?
Hay una cosa que me gustaría añadir. No quiero sonar presumido. Cuando digo que no queremos prestar atención a todo el éxito, podría parecer como si no nos importara. Pero en verdad nos importa y en verdad apreciamos todo lo que está pasando. Algunos años atrás, siempre pensé que esto sería grande, que más y más personas apreciarían lo que está pasando con Ostgut y Berghain. Realmente creí en ello, y creo que cuando en verdad crees en algo, crecerá. Pones todas tus creencias y energía en ello y en algún punto simplemente tiene que crecer, es algo natural. Pero, por otro lado, yo nunca habría esperado que la música que estamos haciendo recibiría tanta atención. Siempre me sorprendo cuando veo jóvenes de unos 19 años bailando delante de mí, y toco el techno más pesado de mitad de los 90’s y dicen, ‘‘Siiiiii!’’, me pregunto, ‘‘Cómo puedes valorar este tipo de música? Deberías estar escuchando otra mierda’’.

-Bueno, siempre y cuando la música no tenga tiempo…
Pero aún me sorprende a veces porque creo que toma un poquito de educación para adentrarse en esta música. Ellos no tuvieron la oportunidad de crecer con esta música por años, así que algunas veces en verdad me sorprende que chicos jóvenes son atrapados por este tipo de música intensa. Tal vez no me debería sorprender, pero es bueno ver eso. Hay tantas otras opciones, opciones mucho más fáciles, como más comerciales, agradables, cosas pegajosas en las que puedes caer. Pienso que tenemos como un enfoque mucho más maduro hacia ello. Es divertido ver a la gente disfrutando.

Tomado de: Little White Earbuds http://www.littlewhiteearbuds.com/feature/little-white-earbuds-interviews-ben-klock/

Formato BajoTierra presenta por primera vez en Medellín a BEN KLOCK.

TICKETS
* 1ra Preventa $26.000
* 2da Preventa $35.000
* Sitio $50.000

PUNTOS DE VENTA:
– Baren Bar (Parque Lleras)
– Fábula Deli-Bar (Parque del Poblado)
– Tropical Cocktails (Lleras, 33, Sabaneta)
– Leal Licor (La 10)

No more articles