Se ha publicado el ranking de los 500 superordenadores que menos energía consumen del mundo (“Green500”) y de ella se desprende que, entre los 10 primeros sistemas de la lista, los únicos que alcanzan petaflops de rendimiento utilizan las GPU NVIDIA® Tesla™ como motor de procesamiento.

Dentro del grupo de sistemas basados en GPU y dotados de petaflops de capacidad, el Tsubame 2.0, del Instituto Tecnológico de Tokio (Tokyo Tech), se sitúa en la segunda posición de la lista, mientras que el superordenador más rápido del mundo, el Tianhe-1A (del Centro Nacional de Supercomputación de Tianjin), ocupa el puesto número 10.

“El ascenso de las supercomputadoras basadas en GPU dentro de la lista Green500 demuestra que los sistemas heterogéneos, formados por GPU y CPU, alcanzan los mayores índices de rendimiento y una eficiencia energética sin precedentes”, explica Wu-chun Feng, fundador de Green500 y profesor titular del departamento de Ciencia Computacional de la Universidad Estatal de Virginia.

Las GPU se han convertido rápidamente en la base imprescindible para crear los sistemas de cálculo más potentes del mundo. Contienen cientos de núcleos de procesamiento paralelo capaces de dividir grandes volúmenes de instrucciones y procesarlas simultáneamente. Esto incrementa enormemente la eficiencia total del sistema medida en rendimiento por vatio. Los superordenadores del ranking “Green500” que se basan en arquitecturas heterogéneas ofrecen tres veces más eficiencia energética (de media) que los sistemas convencionales.

No more articles