La decisión de Iza deja ver que en Colombia es complejo reciclar este tipo de plástico, usado en la industria alimentaria, la construcción y la manufactura. Pero es un primer paso para reducir las basuras en el campo.

A casi cuatro horas de Bogotá y a dos de Tunja está Iza, un pequeño municipio de Boyacá reconocido por sus frondosos árboles y por la producción de dulces artesanales y postres. Esto lo convierte en uno de los pueblos del departamento que más atrae visitantes en cualquier temporada del año. Los izanos han aprovechado esa fama, ganada hace décadas, para convertir al turismo en una de sus industrias.

Carmen Rosa Santana es una de las pioneras de la fabricación de dulces y postres en Iza. Lleva más de 25 años en el negocio y tiene un puesto en la Feria Dulce, donde está la mayoría de quienes se dedican a ese oficio. “Comenzamos con derivados de queso que se empacaban en hojas de chisgua (las mismas de los tamales). Aún mantenemos esa tradición, porque las hojas le dan un mejor sabor a la comida. Pero nos dimos cuenta de que podríamos expandirnos a través de la transformación de los frutos de nuestras huertas. Así empezamos con los dulces y postres”.

La chisgua no aguanta el peso de los postres de uchuva, papayuela, maracuyá, mora y otros sabores. Esto llevó a los comerciantes a emplear platos de plástico desechable. Santana comenta que el cambio aumentó los costos de producción, por lo que empezaron a utilizar empaques de poliestireno expandido,conocido en Colombia como “Icopor” debido al acrónimo de la empresa que lo fabricó por primera vez en el país: Industria Colombiana de Porosos. Cuestan menos que los platos desechables.


Carmen Rosa Santana en su puesto de postres en la Feria Dulce de Iza. Es una de las pioneras de etse negocio en el pueblo. © GINA ROJAS

La fama de Iza como pueblo ‘postrero y dulcero’ de Boyacá fue creciendo como la producción de estos alimentos. Pero mientras esta bonanza comercial ocurría, la cantidad de desechos de Icopor aumentaba.

Prohibir el Icopor

Iza tiene 34 kilómetros cuadrados y un poco más de 2.300 habitantes. Las basuras que genera este pequeño pueblo deben ser depositadas en el relleno sanitario de otro municipio porque no cuenta con la capacidad para manejar residuos. Hasta octubre de 2017, los desechos de Iza —incluido el poliestireno expandido— terminaban en el relleno sanitario Terraza del Porvenir, en Sogamoso.

En esa fecha la empresa que maneja el relleno dejó de recibir residuos de Iza y de otros 42 pueblos de Boyacá, para ampliar su capacidad y así evitar un desbordamiento de basuras. Los desechos ahora son transportados hasta el relleno de Tunja. Esta decisión llevó a pensar a los izanos en alternativas para generar menos desechos. Desde 2016 los vendedores y fabricantes de postres ya estaban buscando otras formas de empacar sus productos sin utilizar el Icopor y así contribuir en la reducción de desechos. Pero lo ocurrido con Terrazas del Porvenir aceleró el proceso.

Lea el artículo completo, dando click aquí.

 

No more articles