ACEPTAMOS BINANCE PAGA CON CRIPTO
Enciende el festivo con THE ADVENT y su reciente Mix en The White Hotel

Futuros Artificiales: Sembrar nubes y fabricar lluvia, solución contra escasez de agua

Según un estudio reciente del Instituto para el Agua, el Medio Ambiente y la Salud de la Universidad de las Naciones Unidas, la mitad de los países del mundo sufrirá de escasez de agua hasta 2050. Sobre todo, los de la zona del Sahel, en África, así como regiones de Oriente Medio y Asia. Por eso, los investigadores han desarrollado ideas originales para poder solucionar este problema. Aquí, algunas de ellas. 

Enciende el festivo con THE ADVENT y su reciente Mix en The White Hotel

La masa de hielo ártico consiste de 27 millones de kilómetros cúbicos de agua, de los que anualmente 100.000 caen al mar y se derriten. Esos trozos de hielo son una inmensa fuente de agua dulce inexplotada. Pero todavía nadie ha transportado un gran iceberg a lo largo de cientos o miles de kilómetros. Algunas empresas petroleras los alejan de las plataformas con pequeños barcos. Pero aún quedan interrogantes por resolver, por ejemplo, sobre la fuerza del oleaje, que podría obstaculizar el transporte. Y tampoco se sabe cuánto hielo se derretiría por el camino. 

¿Qué pasaría si pudiéramos lograr que la lluvia caiga allí donde más se la necesita? Suena irreal, pero es posible: el método se llama “siembra de nubes” y para eso se necesita un ingrediente casi “mágico”, el yoduro de plata, que es disparado desde drones o aviones hacia las nubes que contengan agua por debajo de cero grados Celsius. Esa sustancia condensa la humedad en las nubes, en gotas que luego caen en determinados lugares. En China ya está en marcha un programa de siembra de nubes sobre una superficie agrícola 1,5 veces más grande que la de India. También en Rusia se utiliza este método para influir en el buen clima durante desfiles militares. Aunque la toxicidad del yoduro de plata para el medio ambiente es considerada mínima, sí podría afectar a la fauna y flora de los mares. Aún no se cuenta con suficiente información sobre los peligros de dicha sustancia. Y tampoco con las condiciones necesarias para que funcione este método en todas las regiones del globo. 

Pero no siempre es necesaria la alta tecnología para usar la humedad de la atmósfera. La cosecha de niebla es una tradición antiquísima en regiones secas de montaña. Debido al descenso de la temperatura, la humedad del ambiente se condensa y se transforma en niebla. Al colocarse redes atrapanieblas o captanieblas de cerca de un metro cuadrado, o más grandes, en forma vertical y en la dirección del viento, la humedad queda atrapada y se forman gotas, que fluyen hacia una cisterna. 

Fuente: dw.com