El catedrático de Paleontología del Departamento de Ecología de la Universidad de Málaga, Paul Palmqvist y la arqueóloga paleolítica de la Universidad de York, Penny Spikins explicaron que la cara que tenemos ahora es el resultado de millones de años de evolución, que se transformó de un rostro más intimidante (una ventaja para competir) a otro que era conveniente para llevarse bien con los semejantes, un rostro capaz de recrear alrededor de 50 gestos facilitados por el completo conjunto de músculos “miméticos” que solo se da en mamíferos.Dado que el mundo nació hace 4.500 millones de años, la vida hace 3.800 millones y el humano actual hace apenas 200 mil años, se cree que ocurrió una serie de factores entre los 100 mil a 50 mil, lo que haría que la especie humana fuera tan creativa como para pensarse a sí misma. Por ende, si nuestro cráneo continúa evolucionando, lo previsible sería que continuase con esa juvenilización en las proporciones craneales, lo que llevaría a una cara más reducida, con órbitas oculares proporcionalmente mayores, un mentón de menores dimensiones y una bóveda craneal más globular y desarrollada. Eso sería lo esperable si continúa un proceso que se conoce como neotenia, que quiere decir alcanzar el estado adulto reteniendo características juveniles.

Fuente: Clarín

No more articles
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!