El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que el clima extremo probablemente se volvería más frecuente como resultado del calentamiento global. “Tendremos que cambiar nuestra configuración, nuestra forma de trabajar, construir de manera diferente”, dijo, enfatizando una necesaria “adaptación de la sociedad y sus hábitos”.

Francia está registrando de nuevo temperaturas tan altas que se han roto dos records en menos de un día. Primero, la ciudad de Carpentras en el departamento de Vaucluse en el sureste de Francia registró una temperatura de 44.3° C, algo jamás visto para el país galo. Luego, la ciudad de Villevieille en el departamento de Gard se convirtió en la primera ciudad en Francia en registrar una temperatura superior a los 45° C. sobrepasando el umbral de este país y aún puede aumentar más. Los científicos han dicho que la ola de calor que vive actualmente el hemisferio norte está estrechamente relacionada con la crisis climática y que estos eventos climáticos extremos serán mucho más probables en las próximas décadas. No es coincidencia que el año pasado se registraran eventos similares.

Como medida de protección, se cerraron cientos de escuelas en todo el país y otras pidieron a los padres que mantuvieran a los niños en casa. Los exámenes de la escuela secundaria fueron pospuestos hasta la próxima semana. Ciudades más grandes en o cerca de la costa francesa, como Marsella, donde las brisas marinas significan temperaturas ligeramente más bajas, abrieron museos gratis el viernes para permitir que las personas busquen refugio en espacios con aire acondicionado y muchas piscinas municipales también bajaron sus precios.

Fuente: N+1

No more articles