Se esta creando una “bóveda del fin del mundo” para guardar música en una isla entre el Polo Norte y Noruega

El Global Music Vault está encabezado por Elire Management Group, con sede en Oslo, que afirma que el edificio debería durar al menos mil años enterrado bajo unos 300 metros de nieve en el archipiélago de Svalbard. El sitio también puede soportar pulsos electromagnéticos de una explosión nuclear. Según Billboard, la estructura utiliza tecnología especializada desarrollada por expertos en archivos, almacenamiento y conservación de datos de la firma noruega Piql. Esto implica codificación binaria y códigos QR de alta densidad escritos en una película óptica duradera.

“No queremos proteger un género y una época determinados”, dijo el director gerente de Global Music Vault, Luke Jenkinson, sobre el proceso de selección de los artistas y el trabajo que se incluirán. Las naciones podrán enviar ideas sobre las pistas y canciones que deberían hacer el corte final, lo que podría involucrar un voto público. El objetivo es tener la bóveda operativa a principios de 2022, y el enfoque inicial estará en los estilos musicales autóctonos. El pop y otros géneros seguirán poco después. “Queremos que las naciones y regiones del mundo seleccionen qué música se deposita”, agregó Jenkinson.

La región de Svalbard es un lugar ideal para Global Music Vault gracias a su clima frío y seco. Esta es la razón por la que el grupo de islas ya alberga tanto el Arctic World Vault, que almacena artefactos históricos y culturales y datos de todo el mundo, como el Global Seed Vault, una ‘copia de seguridad’ física para proteger la diversidad de cultivos del planeta. El área está clasificada como desmilitarizada, por lo que, en principio, no puede estar involucrada en conflictos bélicos.

Fuente: DJ Mag LA