Entrevista: Jeff Mills y Jean-Phi Dary nos hablan sobre su proyecto The Paradox

Jeff Mills, el reconocido The Wizard en todo el mundo y quien se convirtió en una figura influyente de Underground Resistance y la música techno desde Detroit, tomando forma como un artista multifacético moldeado por su pasión por el espacio y la ciencia ficción siendo reflejado desde su legendario sello Axis, se ha unido con Jean-Phi Dary, un alma musical enriquecida de ascendencia guyanesa que desde Francia ha infundido en su ser todo el gusto de influencia de su padre por la música afrocubana y kompa, en la que se fusionó con su gusto por el jazz, el reggae y el funk, considerándose un músico de múltiples instrumentos con un indudable gusto por el teclado y el piano que comenzó a hacerse eco en los clubes durante la década de los ochenta en el sur de Francia antes de mudarse a París. Demostrando ser el catalizador de su viaje musical, Jean-Phi ha tocado y colaborado con gente como Papa Wemba, Peter Gabriel y Tony Allen, logrando armarse una carrera que abarca décadas y lo ha llevado a todas partes tocando afrobeat, jazz, soul y una plétora de otros que contribuyen al mismo tiempo a más de veinte álbumes.

Ahora, y gracias a su unión con el difunto Tony Allen, ambos artistas aprovecharon la experiencia d trabajar en un mismo proyecto para darle apertura a un trabajo más externo que lleva por nombre The Paradox, donde la música electrónica y el jazz y funk son la base de un disco que está diseñado para mostrar un ejemplo de dos mentes uniéndose sin compromiso o sin condiciones creativas, dejando que la música, como dicen ellos, “representa quienes somos y exactamente lo que queremos decir”.

Aprovechamos la ocasión de su álbum debut para hablar un poco con ambos artistas.

Entrevista: Jeff Mills y Jean-Phi Dary nos hablan sobre su proyecto The Paradox
Foto: Jacob Khrist

La unión de ustedes provino gracias a un proyecto colaborativo con el difunto Tony Allen. Podrían hablarnos de cuando empezaron a escribir/producir música, ¿cuáles fueron sus primeras pasiones e influencias más allá de tener una relación de interés sonoro?

Jeff: El teclista Jean-Phi Dary fue el tercer miembro de la colaboración de Tony Allen. Para cada actuación, necesitaríamos tener una verificación de sonido y línea para todos los instrumentos que íbamos a tocar. Tony a veces llegaba un poco tarde a esto. Al probar los instrumentos, Jean-Phi y yo creábamos música o tocábamos una idea para que los ingenieros de sonido pudieran tener una idea de los niveles de volumen y el ecualizador. Fue en este momento que nos dimos cuenta de lo fácil que era tocar juntos y crear música sobre la marcha. Jean-Phi es excelente para leer una situación en tiempo real y modificarse para responder a lo que está escuchando. Es un verdadero maestro.

Jean-Phi: Pasamos tanto tiempo divirtiéndonos durante los shows y las pruebas de sonido con Tony, que fue como una prueba para Jeff y para mí experimentar por nosotros mismos. La idea de trabajar juntos era profundizar en la producción desde la improvisación.

¿Qué pasa con la música y/o el sonido que los unió a ambos a tener un proyecto externo?

Jeff: La idea básica de The Paradox es ser libre, hacer lo que sentimos. Al tocar y escuchar así, crear sin condiciones es una gran parte del concepto. Puedes escuchar esto fácilmente en el álbum y en las pistas, pero debajo de todo esto hay una visión compartida de lo que podría hacer la música si los músicos se mantuvieran enfocados en la creatividad.

Jean-Phi: Mezclando Jazz, impro, techno, electro y simplemente déjate llevar y mira hacia dónde vamos…

Los humanos somos animales complejos y cambiamos con el tiempo, por lo que tener un hilo de pensamiento para toda una carrera, no es realista. […] Es necesario establecer un terreno común. Hay que dejar de lado los egos y el énfasis excesivo en lo que me gusta, y entra en juego una mentalidad de trabajo en equipo. Ayuda ser siempre amable, respetuoso y considerado.  – Jeff Mills

Para la mayoría de los artistas, la originalidad va precedida primero de una fase de aprendizaje y, a menudo, de emular a otros. ¿Cómo fue esto para ustedes? Es decir, ya cada uno tenía un sonido que ha definido a lo largo de los años. ¿pero cómo describirían ese desarrollo de hacer una transición/fusión y ver la música no como un proyecto original de una persona sino colaborativo?

Jeff: Sí, estás en lo correcto. Para mí, comencé esta manera de aprender lo suficiente para poder intentar emular la música y los artistas que me gustaban. En algún momento, comencé a aventurarme en varias perspectivas hasta que encontré un camino con el que me sentía más cómodo. Los humanos somos animales complejos y cambiamos con el tiempo, por lo que tener un hilo de pensamiento para toda una carrera, no es realista. Con el tiempo, aprendí a jugar al ping pong entre diferentes estilos, diferentes conceptos y proyectos sin esfuerzo. Por encima de todo, me encanta crear música, ¡así que esto ayuda! Al colaborar (de cualquier trabajo creativo), creo que es importante saber cómo sentir y escuchar los pensamientos compartidos sobre temas particulares (relacionados con la música u otras cosas) con la persona con la que está a punto de trabajar. Es necesario establecer un terreno común. Hay que dejar de lado los egos y el énfasis excesivo en lo que me gusta, y entra en juego una mentalidad de trabajo en equipo. Ayuda ser siempre amable, respetuoso y considerado. Jean-Phi: Colaborar con personas a menudo te empuja a donde no hubieras ido solo. Para mí, ser parte de un proyecto de este tipo en el que puedes hacer lo que quieras, es la mejor forma de expresar tu originalidad. Y Tony y Jeff confían en mí en su proyecto. Cuando Jeff me habla de la idea del proyecto, para mi fue la continuación de la experiencia.

Entrevista: Jeff Mills y Jean-Phi Dary nos hablan sobre su proyecto The Paradox
Foto: Jacob Khrist

Las colaboraciones pueden adoptar muchas formas. ¿Qué papel juegan en su enfoque y cuáles son sus formas preferidas de interactuar con otros creativos, por ejemplo, compartiendo archivos, improvisando o simplemente hablando de ideas?

Jeff: Hablar es vital. Incluso antes de que se cree la música. También es importante tener un tiempo relajado para pensar en lo que se dijo. Encuentro que “improvisar” juntos antes de presionar el botón de grabación, es la mejor manera de conocer a una persona para tener una idea de adónde ambos podrían viajar.

Jean-Phi: En este proyecto, el primer paso fue hablar de cosas, no solo de música. luego improvisamos, pero no improvisar por improvisar, sino crear con toda la libertad que desees. Todas las direcciones eran posibles. La música está dentro de nuestra vida, por lo que tocar música o hablar y compartir cosas, es lo mismo.

¿Cuáles fueron tus principales desafíos de composición y producción al principio y cómo cambió con el tiempo?

Jeff: Tuve la suerte de no tener muchos problemas para hacer música al principio de mi carrera y creo que me ayudó (a la larga) simplemente hacer música para mí. No para los oídos de la audiencia, sino para que yo escuche y examine lo que hace en el espacio de escucha. Hay muchas pistas que hice solo para este propósito; de hecho, la mayor parte de la música que hago es por esta razón. Solo un pequeño porcentaje se da a conocer al público.

Jean-Phi: Para mí, “The X Factor” fue el más desafiante. Recuerdo que estábamos hablando de Theolonius Monk. La forma en que estaba pensando y haciendo las cosas de una manera diferente a los demás. Y después de la primera toma, en una segunda sesión de estudio cuando comenzamos a regrabar, estaba pensando cómo podría sonar la escritura clásica en esta pista.

De cara al disco, ¿cuál es esa pista que durante el proceso de composición al estilo cadáver exquisito, fue el elixir de querer seguir trabajando más?

Jeff: Todos fueron fáciles de crear, pero esta pandemia golpeó justo cuando íbamos a comenzar las sesiones de mezcla, así que tuvimos que encontrar otras formas de gestionar esto. Jean-Phi en París, yo en Miami, y el estudio e ingeniero Steve Kovacs en Chicago, así que encontramos una aplicación para compartir audio que todos podíamos escuchar y responder en tiempo real. Y como Jean-Phi y yo estábamos en nuestros estudios separados, podíamos tener una dinámica de escucha similar a la del estudio donde Steve estaba trabajando. Mezclamos todo el álbum de esta manera.

Jean-Phi: Cada pista fue un desafío en sí misma. Cada pista tiene su propia historia, así que fue una historia para escribir desde la creación libre, hasta la producción.

Cuando el oyente puede escuchar todo con claridad, puedo poner más énfasis y darle más carácter a esa voz en particular. Encontrar el equilibrio adecuado entre los sonidos puede ser difícil y se necesita una mentalidad especial para saber qué “se siente” bien. A veces, este aspecto puede entrar en conflicto con el pensamiento lógico. – Jeff Mills.

¿Qué tema se convirtió en el elixir/te inspiró más a seguir componiendo de esa manera?

Jeff: Tendría que decir que “The X Factor” es la pista que encontramos más singular y el mejor ejemplo de lo que trata The Paradox. Hicimos esto en una sola toma y abarca una mezcla y una variedad de diferentes estilos de juego. La pista trata de viajar a un territorio desconocido.

Jean-Phi: Tenemos muchas pistas grabadas. Algunas no pertenecen a este álbum de la primera parte. Y la mayoría de ellos se registraron al inicio del proceso.

Las herramientas de producción, desde instrumentos hasta entornos de software complejos, contribuyen al proceso de composición. ¿Cómo se manifiesta esto en su trabajo? ¿Puede describir la coautoría entre usted y sus herramientas?

Como músico electrónico, sería raro en este contexto. Elijo no usar software de computadora para escribir y componer porque reacciona demasiado rápido a mis comandos. Prefiero tener tiempo para pensarlo. Se tarda más, pero de esta manera, la pista en general sigue siendo simple y los ritmos que se escuchan son los que son necesarios. La claridad en la música es importante. Prefiero usar software para otras tareas como editar y publicar mejoras, etc. Me gusta tocar los sintetizadores y las máquinas, no solo programarlos. Al trabajar con Jean-Phi, es útil ser rápido y conocer bien el equipo. Jean-Phi: Bueno, Jeff se encargó de las drum machines analógicas y yo me ocupé de los teclados analógicos. Utilizo la computadora solo para hacer algunas ediciones.

Entrevista: Jeff Mills y Jean-Phi Dary nos hablan sobre su proyecto The Paradox

Hay muchas descripciones del estado mental ideal para ser creativo. ¿Cómo es para ti? ¿Qué apoya este estado mental ideal y qué son las distracciones? ¿Existen estrategias para entrar más fácilmente en este estado?

Jeff Mills: La mayor parte de la música que he creado se ha hecho durante las horas nocturnas. A veces, cuando la mayoría de la gente duerme, cuando hay más quietud y menos conflicto con otros sonidos. La vista y el estado de ánimo de la Luna están escritos en muchas de las pistas. Nuevamente, la claridad es importante porque determina cuánto sonido se necesita realmente para que la pista exprese su punto. Cuando el oyente puede escuchar todo con claridad, puedo poner más énfasis y darle más carácter a esa voz en particular. Encontrar el equilibrio adecuado entre los sonidos puede ser difícil y se necesita una mentalidad especial para saber qué “se siente” bien. A veces, este aspecto puede entrar en conflicto con el pensamiento lógico.

Jean-Phi: Mantenerse concentrado en lo que tiene que hacer es la clave. Utilizo algunas técnicas de respiración que provienen de un método llamado flujo Ethos. Esto me ayuda a mantener la calma y concentrarme como lo hacemos en el escenario.

Hoy en día la música está en todas partes y todo el mundo ama y escucha música. Quizás porque la música es vibraciones, física y psicológicamente es algo que toca a todos. Entonces, para mí, la música sana y salva a la gente. – Jean-Phi.

Hablando del estado mental ideal, ustedes mencionan que el proyecto es como una ‘libertad sin concesiones y la manifestación de nuevas ideas les permitía alcanzar un nivel superior de conciencia espiritual dentro de su trabajo’. ¿Cómo la espiritualidad puede ayudar a ver la música de otra forma y tener un enfoque más allá de ser para escuchar, bailar o apreciar?

Jeff: Soñar es el dispositivo que da sabor a las ideas, por lo que, cuanta más experiencia uno tiene con el sueño, más dimensiones se pueden explorar. No soy una persona religiosa, pero soy lo suficientemente sensible como para racionalizar todas las creencias que la gente tiene y prescribe. El optimismo es clave. Creo que es importante tener alguna idea o plan de qué propósito podría tener la música o la creación, incluso si no es razonable.

Jean-Phi: Hoy en día la música está en todas partes y todo el mundo ama y escucha música. Quizás porque la música es vibraciones, física y psicológicamente es algo que toca a todos. Entonces, para mí, la música sana y salva a la gente. Podemos ver ahora con la situación de la pandemia cómo la falta de conciertos en vivo hace que la gente y los artistas realmente se pierdan los eventos en vivo.

El diseño de la portada se hizo antes de que la música fuera definitiva, y fue en base a la imagen que recodaron la libertad limitada que tenían para terminar lo que habían iniciado. Aunque el arte puede ser un propósito por derecho propio, pero también puede retroalimentar directamente la vida cotidiana, asumir un papel social y político y generar un mayor compromiso. ¿Puedes describir tu acercamiento al arte y como con el tiempo ha sido fundamental dentro de su carrera?

Jeff: El lenguaje entre arte y música es el mismo. Hacer una carrera creando algo de la nada requiere una visión y un enfoque único en un mundo donde generalmente se nos enseña a aprender, usar, consumir y desechar. La creación de una obra de arte puede ser una forma de arte en sí misma. “Arte”, las cosas que vemos en los museos y colgadas en las paredes es el resultado y las secuelas de un pensamiento vívido. En mi caso, no tengo formación como artista, así que, en cambio, me he rodeado de todas las cosas que puedo permitirme y sé que aviva mi imaginación.

Jean-Phi: Como músico, compositor, escritor, el arte en su gran entidad me alimenta y me empuja. No soy un especialista, pero puedo sentir e imaginar los diferentes pasos de la creación.

¿Cómo ve la relación entre los aspectos “sonoros” de la música y los aspectos “composición”? ¿Cómo trabajas con el sonido y el timbre para cumplir con ciertas ideas de producción y de qué manera ciertos sonidos pueden adquirir cualidades compositivas?

Jeff: La acústica en la que se generan los sonidos, según el espacio y las circunstancias, es clave. Por ejemplo, lo que suena bien en un club de baile puede sonar horrible en los auriculares o en un sistema de alta fidelidad. Cada situación merece diferentes aplicaciones. Para aprender esto se necesitan muchos años de escuchar música, estar cerca y estudiar a la gente, comprender lo que significa “crear” música y el uso del tiempo mismo. Por ejemplo, lo que suena terrible el lunes a las 12 del mediodía puede sonar increíble el sábado a las 3:00 a.m. Es decir, la música es solo una parte del proceso. Las personas y sus estados de ánimo (y niveles de tolerancia) son otro.

Jean-Phi: Algunos sonidos, especialmente los analógicos, le hablan directamente y le permiten tener ideas. Es como si este sonido te diera ideas. Te hace tocar el instrumento como nunca antes hubieras pensado.

Entrevista: Jeff Mills y Jean-Phi Dary nos hablan sobre su proyecto The Paradox
Foto: Jacob Khrist

Nuestro sentido del oído comparte intrigantes conexiones con otros sentidos. Según su experiencia, ¿cuáles son algunas de las coincidencias más inspiradoras entre los diferentes sentidos y qué nos dicen sobre la forma en que funcionan nuestros sentidos? ¿Qué sucede con el sonido en sus fronteras más externas?

Jeff: Claro, solo puedo hablar verdaderamente en mi caso, ya que sería diferente con los demás. Los límites de mi imaginación dirigen cómo sonará mi música, no necesariamente como se siente el oyente. Esto es algo que nunca sabré. Entonces, siempre tengo que trabajar y hacer música con este valor perdido y solo imaginar lo que siente el oyente. Sé que se pierden tantos puntos importantes en la traducción (entre lo que quiero decir y lo que el oyente entiende) que ni siquiera tiene sentido trabajar hacia este objetivo. En cambio, lo que fomenta es una forma de crear modularmente. Espero que la música caiga dentro de una cierta vecindad al hacer que la música sea accesible para todos. La comprensión universal es realmente lo que hace que la música dance funcione. Pero entonces, no necesariamente ‘techno music’. Este género requiere un tipo de pensamiento y enfoque completamente diferente. Puedo adentrarme en la mecánica de tallo largo, pero para resumir, no hay una forma correcta o incorrecta de hacer música. No es una ciencia exacta, por lo que es raro encontrar ejemplos de estimaciones y cálculos exactos. Si uno puede vivir con esto, sería posible tener una carrera en la música.

Jean-Phi: Stevie Wonder organizó una escucha de su nuevo álbum en ese momento, en un autobús que se sumerge en la oscuridad, para los periodistas. Creo que fue para el disco “Songs in the key of life”. Creo, aunque no estoy seguro. Quería que el periodista tuviera la misma experiencia que solía tener como ciego. Por otro lado, Amadou y Mariam, los artistas malienses, están haciendo muchos conciertos de esa manera. Estoy seguro de que es una experiencia auditiva completamente diferente.

Nuestro cerebro es una herramienta maravillosa que establece conexiones entre lo que sentimos, oímos, tocamos, comemos y lo que imaginamos a partir de esta información. Los dos emisores cerebrales trabajan juntos sin hacer las mismas cosas, pero cuando tocas un instrumento, ambos lados parecen funcionar mejor. Estoy seguro de que escuchar música funciona igual.

Entrevista por Mauricio Atencia.