Gønzalo Ocampo es un DJ/productor de 24 años de la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Inició siendo disc jockey y un tiempo después de la formación del proyecto llamado Vincent, que realiza junto a su hermano Germán Ocampo quien ya llevaba tiempo como DJ. Ese mismo año ingresa en el mundo de la producción, y en paralelo era promotor de eventos; situación que cambia a finales de 2017 que se enfoca principalmente en su desarrollo artístico. Además de haber tocado en los principales clubes de Buenos Aires, Gønzalo ha complementado su producción musical con diferentes estudios académicos como licenciatura en música y tecnología, piano, mastering, mezcla, producción musical, composiciones en estilo, teoría musical del siglo XXI, entre otros. En palabras de Gonzalo, “todo artista debe actualizarse porque la música está en un constante flujo de tendencias, posturas y tecnologías”.

Gønzalo, ¿cuáles son sus principales referentes musicales tanto dentro como fuera del techno?

Qué pregunta tan compleja, pero si hablamos de referentes musicales me veo muy atraído por Charly García, me parece increíble lo talentoso que es, además del personaje que creo. También me gusta Virus, similar a ese estilo.  Por otro lado, me fascina lo que logró Pink Floyd con su estética sonora.

Dentro del techno voy variando mis gustos, al ser algo que va cambiando constantemente, surgen nuevos artistas muy interesantes. Pero si tengo que nombrar algunos artistas que se siguen manteniendo a lo largo de los años me parece increíble Rodhad, pero no solo como DJ y productor,también me fascina su visión de crear una estructura sólida de trabajo, con excelentes profesionales a su lado. El concepto que crearon bajo el nombre Dystopian me parece una locura, lejos de solo ser un sello discográfico, llevaron todo a otro nivel.

Otro gran artista que me encanta es Robert Hood, sus producciones son increíbles, la energía que tienen y estilo particular es espectacular. Además de todo el trabajo que viene haciendo desde hace años; recordemos que fue integrante del famoso colectivo artístico llamado Underground Resistance. Los valores que promovían junto a Jeff Mills y Mike Banks marcaron un cambio en la historia de la música.

¿Cómo se dio ese proceso del primer contacto con la música electrónica y por ende ese instante en que decide sumergirse como DJ y productor?

Desde chico escuchaba música electrónica, pero no tenía mucha idea. El clic me hizo cuando escuche por primera vez techno, me cambio la vida. Sentí que era lo mío, y di un giro de 180% en mi vida y me metí de lleno en la música. Recuerdo que el sonido de los bajos y la vibración que me provocaba en el pecho fue algo de otro planeta, se sintió tan liberador, que desde ahí trato de mejorar día a día.

Acorde a su producción de música electrónica dance, también has manifestado sus vínculos académicos con la música. Según tu experiencia y criterio, ¿cuáles crees que han sido las mayores influencias musicales del sector académico hacia el mundo sonoro del techno?

Si hablamos para el nacimiento del mundo techno, también es muy amplio todo porque nunca se sabe los compositores que pasaron y no han salido a la luz. Pero los más conocidos son Pierre Schaeffer y Karlheinz Stockhausen, ambos con sus posturas fueron claves para la evolución de la música electrónica en general.

¿Qué buscas expresar con tu música, es decir, a nivel filosófico, político, social etc., podemos encontrar alguna postura al respecto dentro de los sonidos y estructuras de sus producciones?

Esto es algo muy difícil de responder. Toda persona que está en el proceso de la creación tiene algo para decir, para expresar. Sino ¿para qué estamos en este camino? Si me dan a elegir, apunto mi camino musical más hacia lo artístico, a trascender musicalmente. Las buenas obras de arte perduran en el tiempo, si bien es un camino más complejo, creo que es hermoso porque verdaderamente uno trata de expresarse.  Es algo difícil porque la música es una industria como cualquier otra área y muchas veces el mercado busca otra cosa, le sirve más el enlatado y que todo siga funcionando. Por suerte hay otras personas que también siguen el camino artístico y creo que siempre es lo que termina quedando, porque es algo que se hace con el corazón, con nuestra alma, convirtiendo nuestra vida en una obra.

Hablando un poco de performances y tecnologías, ¿cómo es un proceso de producción de Gønzalo? Y además, ¿qué nos podemos encontrar en un live performance o DJ set tuyo?

El proceso de producción es muy variado, pero a lo largo de los años se fue estructurando. Creo que cada vez uno va adquiriendo conocimientos; no puede dejar pasar por alto diferentes cuestiones que hacen a la música. Por eso ahora me toma mucho más tiempo componer algo comparado al principio de mi carrera.

En cuanto al DJ set, me dejo llevar por sonoridades que sienta adecuadas, casi siempre uso tracks de productores que son poco conocidos, pero no por el hecho de que no los conozcan sino porque su sonido me llevó a seleccionarlos. Trato de buscar un color sonoro, más allá del estilo, me gusta generar climas agradables.

Se viene el lanzamiento de Leaving the maze en AL3 MOVEMENT. Esta fantástica producción está cargada de sonidos muy profundos y densos, que incitan a una deconstrucción mental de sonidos y contextos, es decir, se pueden apreciar dos estados emotivos en interacción: por un lado el frenesí del baile con la materialidad y fisicalidad de las frecuencias bajas, y por otro lado, desde la postura más existencial del ambient con las atmósferas de los synth. ¿Cómo describes este gran EP? ¿Qué factores se consolidaron como eje de inspiración?

Sinceramente este EP nace en un momento de transición que estoy teniendo en mi vida. La inspiración fue dejarme llevar y usar la música como sostén emocional. Es como mi cable a tierra, sino siento que termino desbordado, es un gran equilibrio para mi vida.

Hay posturas tecnológicas y tendencias que han transversalizado la música electrónica con el transcurrir de los años, por ejemplo, en los noventa o los primeros años del presente siglo estuvo enmarcados por los formatos analógicos y tracks producidos con altos bpm, luego se redujeron los bpm y los formatos digitales adquieren mayor protagonismo –por citar un ejemplo. En el mismo sentido, ¿cómo ves el presente y futuro de la música electrónica?

El presente lo veo genial y el futuro aún mejor. Al ser una música que se ve sumamente relacionada con el avance tecnológico cada vez va a mejorar la experiencia que se tenga. Actualmente me encuentro muy interesado en la tecnología aplicada a la música. Estoy interiorizándome para en algún momento poder crear una experiencia sonora de esta clase. Siento que es algo que va más allá. Por otra parte, hace poco realice un synth polifónico de ocho voces entorno a pure data, si bien estos sistemas de creación ya están hace años, pero me parece genial que existan plataformas gratuitas que permitan esto. Antes solo existía el formato analógico y las personas que no tenían el dinero para adquirir equipos quedaban marginadas.

Entrevista por Rodolfo Vera.

No more articles