El joven británico Henry Miller, murió en Colombia luego de ritual con ayahuasca o yagé.

t1656561-151

En el último mes, el yagé ha estado en la agenda mediática del país por cuenta de dos hechos. El primero fue la muerte de dos personas al consumirlo en una ceremonia en Piedecuesta, Santander.

El segundo fue el festival multicultural que realizó la Gobernación de Nariño e incluyó rituales de yagé como parte de su oferta de diversidad cultural.

Esa incidencia mediática no fue más que un síntoma de un hecho real y palpable que es la popularización de esta bebida más allá de las fronteras de sus comunidades. Mientras el yagé expande sus fronteras, sus consumidores habituales están preocupados por la forma cómo está llegando a estos nuevos públicos.

¿Qué pasa cuando una persona que no tiene conocimientos de medicina -o aún teniéndolos- le ofrece a otros “un remedio” compuesto de diversas sustancias, mezcladas en distintas cantidades no contabilizadas y cuya preparación varía de ritual en ritual?

En el mejor de los casos, sólo será una droga que deprimirá el sistema nervioso central, estimulará algunas zonas del cerebro, generará alucinaciones y agudizará los sentidos.

El joven británico Henry Miller, de 19 años, murió en Colombia tras participar en una ceremonia ritual chamánica con ayahuasca o yagé.

Miller falleció en la selva tras lo que se cree fue una reacción negativa a la infusión de ayahuasca que le fue suministrada durante el ritual.
Los padres de Miller, David y Elizabeth, dijeron que el joven se había dirigido a una parte remota de la selva para participar de una ceremonia chamánica.
David Miller dijo que el cuerpo de su hijo fue hallado el miércoles en la región de Putumayo
En esa zona son populares los rituales con ayahuasca, especialmente, por sus efectos alucinógenos.
Un agente de policía local dijo que, una vez era evidente el deterioro de salud del joven Miller, el chamán lo envió a un hospital en motocicleta, acompañado de dos jóvenes.
El policía dijo que cree que Miller murió en el trayecto y los jóvenes que lo acompañaban entraron en pánico y abandonaron su cuerpo en la carretera.
“Triste noticia”
Su familia lo describió como un “joven aventurero que viajaba mucho”. Además, comentó que planeaba ingresar en la universidad en septiembre.
En un comunicado, su familia declaró: “En las últimas 48 horas recibimos la excepcionalmente triste noticia de que nuestro hijo Henry murió en su viaje a Colombia”.
“Creemos que participó en un ritual tribal local. El ritual implica tomar una infusión hecha a base de plantas del lugar”, explica.
“Esperamos más información del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero parece que la reacción a la bebida fue la causa”.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Reino Unido dijo que “tenía conocimiento de la muerte de un ciudadano británico en Colombia” y estaba tratando de ayudar a la familia en este “tiempo muy difícil”.