“Se nos está yendo la vida por una pantalla”

El artista francés de 20 años Antoine Geiger logra evidenciar esta obsesión de una manera tan acertada como perturbadora con su proyecto fotográfico llamado Sur-Fake (Sur-Falsa), en el que los rostros de la gente es succionada por (principalmente) teléfonos celulares, lo que resulta en una directa crítica de nuestra dependencia y adicción a la tecnología, que llega incluso a privarnos de nuestra propia vida.La enorme y creciente gama de aparatos electrónicos que nos permiten acceder a las redes sociales especialmente los teléfonos móviles, han llegado a alienar nuestra relación con nuestro propio ser y el mundo físico. En muchas ocasiones dejamos de percibir la realidad por estar al tanto de la ficción que envuelven los teléfonos inteligentes, olvidándonos incluso que a nuestro lado se encuentran personas con las cuales podemos generar interacción.Fuente: Videismo

No more articles