De DJ a Artista

Descubre las claves que diferencian al dj amateur del profesional

Si bien los recortes en educación no paran, el aumento de interesados en la música aumenta sin cesar, y con ello los jóvenes djs que aspiran a lo más alto. Para ello una buena formación, pese a no ser garantía, es una gran ayuda para alcanzar el trono en el escenario.

Microfusa

El mundo está en constante cambio y la industria musical no es menos, la oferta formativa de este sector se encuentra sumergida en varios procesos de cambios.

Para ayudarnos con este pequeño análisis de la formación y profesionalización de los djs, contaremos con la experiencia de David Vives, Director de Microfusa y de Eduard Gramunt, Jefe de Estudios de esta prestigiosa escuela.

Qué diferencia al aficionado del profesional

Qué es lo que lleva a un dj a pasar de pinchadiscos a artista es la pregunta que tantos aspirantes se hacen. Y la respuesta es tan fácil de encontrar como difícil de ejecutar. “Buena presencia escénica, mucha capacidad comunicativa, empatía con el público, y evidentemente un buen repertorio.

Cuando uno está en casa escucha música, sin embargo, cuando acudes a un local para ver a un dj, este tiene que aportar algo diferente, ese punto diferencial que haga que merezca la pena. Para David ser capaz de organizar bien la sesión y siempre estar atento al público son dos puntos clave. El dj trabaja para ellos y si no disfrutan, en consonancia con el artista, hay que cambiar y adaptarse a la situación. Y aquí aparece la esencia del buen dj, “Un DJ tiene que saber de música.” Sin una base y un conocimiento musical amplio, adaptarse se torna sumamente complicado.

Ir a clase vs. autoaprendizaje

La democratización de la información y el avance imparable de internet ha acercado la profesión a tantos jóvenes soñadores. “La facilidad para tener equipo y software profesional en casa, amplia mucho el número de músicos y djs que pueden iniciarse en la producción musical” recalca David. Son innumerables los manuales y tutoriales existentes en la red enfocados a la formación musical, sin embargo el método autodidacta viene acompañado generalmente de una falta de metodología y orden.

El ir a clase aporta algo diferente, “la metodología en el aprendizaje y la experiencia docente del profesor-profesional se adapta a los distintos perfiles y necesidades de cada alumno constantemente. La comunicación es bidireccional.” Eduard destaca la presencia de una tercera persona que pueda valorar el aprendizaje, que sea capaz de conseguir que el alumno pueda superarse a si mismo. Unos ojos que vean aquello que uno mismo no es capaz de apreciar.

Nuevas herramientas, nuevos métodos

Sin embargo, si para un dj la música es como el agua que calma su sed, se necesita un grifo que nos surta de ella. Es gracias a las herramientas, ya sean mesa de mezclas, reproductores, sintetizadores… con las que puede compartir con nosotros su producto. “Hoy en día es importante conocer las herramientas con las que se trabaja y tener la capacidad de renovarse tecnológicamente para incorporar nuevos elementos”.

Hace años solo existían los soportes físicos por lo que el dj podía ser autodidacta, sin embargo con la cantidad de software y herramientas existentes hoy en día se hace más difícil esta tarea. “En ocasiones, no disponer de una buena base formativa puede limitar el aprendizaje a base de experiencias”. Es por ello que la formación puede tener un peso verdaderamente importante, sobretodo en la velocidad de aprendizaje.

David sostiene que “actualmente, los djs tienen un nivel alto de conocimientos, y en el caso de las salas, con el cambio de los vinilos a nuevos soportes, el dj tiene mucha capacidad de adaptación”.

Impulsos para los nuevos escenarios

Recientemente en la Generalitat Valenciana se ha llegado a un acuerdo para que los alumnos del ciclo formativo de Video Disc-Jockey y Sonido puedan realizar prácticas en empresas. Con este acuerdo el sector recibió un impulso para que la opinión pública viese con mejores ojos esta profesión, en ocasiones tratada como menor, así como dar la oportunidad a todos esos estudiantes de acercarse más al entorno de trabajo. El dj en la actualidad ha ampliado la frontera de la cabina en una discoteca o local a ferias, celebraciones deportivas, tiendas, centros comerciales, convenciones, fiestas de empresa…

Por todo esto para David “el dj ha pasado de ser solo un artista a convertirse realmente en una profesión. Hoy el dj presta un servicio”. Aunque para Eduard, este tipo de noticias no supone ningún cambio, “la gente, ajena a la profesión, no creo que note demasiadas diferencias.”

Profesionalizar al dj

El dj debe trabajar para llegar al público, “estés donde estés, llega al público para ganarte su reconocimiento”. Y que mejor manera de conseguir una presencia mediática importante que un trabajo de autopromoción en redes sociales o en portales de música.

Otro factor muy importante es que a parte de ser dj seas productor. Si creas tu propia música con repertorio propio te puede abrir más puertas”, subraya David.

Pero no solo del dj depende que sea mejor valorado, las empresas de management o booking deben seleccionar y adaptar el trabajo según las características y estilos musicales del dj, y no reducir las actuaciones de este a festivales o clubes, como hemos comentado anteriormente.

Asimismo, las administraciones tienen que ponerle ganas y más importante aún es la tarea del público: “se crítico y selectivo, atiende y disfruta”.